Del refugio a tu hogar: cómo es el proceso para adoptar una mascota

  • Viajes
cat-icon-on-post

Adoptar un animal es salvar una vida, es darle una nueva oportunidad a un ser vivo que, en la mayoría de los casos, ha sido abandonado o quizás no ha conocido durante toda su vida algo distinto de la calle. Durante el año 2014 más de 140.000 perros y gatos fueron abandonados, y solamente el 44% de ellos consiguieron una adopción: la adopción es necesaria, muy por delante de la compra de animales. La buena noticia es que cada estamos más concienciados de la importancia de la adopción: la Comunidad de Madrid cerró el año 2015 con más adopciones que abandonos.

Adoptar de forma responsable

Una mascota (aunque luego pasa a formar parte del propio núcleo familiar) puede suponer muchos beneficios para las familias adoptantes: no solo nos provee de compañía, sino que nos da afecto incondicional, nos ayuda a ser más responsables e incluso puede ayudarnos a mejorar nuestra salud. Pero antes de adoptar debemos ser conscientes de lo que ello supone.

¿Cuánto tiempo voy a pasar en casa? Porque si adoptas un animal es para pasar tiempo con él, no para dejarlo solo en casa la mayoría del día. ¿Puedo hacerme cargo económicamente de él? Una mascota supone gastos en comida y en veterinarios que debemos ser capaces de subsanar. ¿Estoy dispuesto a atender a sus necesidades? Sobre todo en el caso de los perros, que necesitan salir de casa de forma regular para hacer sus necesidades y socializar. ¿Puedo hacerme cargo durante las vacaciones? Es otra de las cosas a tener en cuenta: llevar a nuestra mascota con nosotros, o poder dejarla con un familiar cercano es un punto a favor. ¿Podré ocuparme de él cuando se haga mayor? Con el paso de los años, las necesidades de las mascotas también cambian, y no es lo mismo cuidar de un cachorro que de un perro adulto.

Adoptar debe ser un acto responsable que no podemos hacer por impulso: hay muchas preguntas que debemos hacernos antes de decidirnos a adoptar una mascota: saber qué tipo de mascota va mejor a nuestro estilo de vida, si nuestra casa está adaptada para que el animal esté seguro, si no tenemos ningún tipo de alergia para poder convivir con él…

Si estás seguro de que quieres adoptar, estos son los pasos que debes seguir.

Busca en diferentes protectoras, refugios y perreras

Adoptar

Actualmente esta búsqueda se ha vuelto muy fácil gracias a internet: la mayoría de refugios y protectoras tienen una página web donde podemos ver los animales que necesitan una acogida o adopción. Comienza buscando en las más cercanas a tu hogar y ve ampliando el radio si no encuentras lo que buscas.

Tienes que tener muy claro de antemano qué tipo de mascota quieres, y has de tener en cuenta también si él o ella se adaptará bien a ti. Por ejemplo, si eres una persona muy sedentaria no te interesa adoptar a un perro que sea muy activo, ya que podría estresarse al pasar demasiado tiempo en casa o sin moverse. Quizás un perro mayor, que no tenga tanta energía como un cachorro, pueda ser una buena opción para ti.

Una vez encontrado a tu nuevo compañero ideal, ponte en contacto telefónico o vía e-mail con la protectora o el refugio.

Conociendo a la mascota y a los dueños

Adoptar

Lo primero que se suele hacer una vez se ha establecido el primer contacto entre la protectora y el adoptante es rellenar un formulario con unas sencillas cuestiones (tamaño de la casa, si has tenido mascotas anteriormente, horario laboral, etc). Y posteriormente se concierta una entrevista en el nuevo hogar de adopción de la mascota para que una persona de la protectora pueda conoceros de forma personal y explicaros cómo sigue el proceso de adopción y cómo debe ser el proceso de adaptación de la mascota a un nuevo medio.

Es muy recomendable que la familia de adopción conozca a la mascota antes de que llegue a casa: de esta manera se puede ver si hay feeling entre ellos y cómo reaccionan ambos al verse. Además, nos sirve también para observar cómo es el carácter del animal: si es tranquilo, si le gusta juguetear, si es simpático o si se lleva bien con otros animales…

La llegada de la mascota a casa

Adoptar

El mismo día en que la mascota llega a su nuevo hogar es cuando se firman los papeles de la adopción: a partir de entonces ya puedes considerar que tienes un miembro más en tu familia. Generalmente las protectoras o asociaciones cobran un pequeño importe para cubrir parte de los gastos que ha generado el animal: vacunas, microchip, castración, etc. Es importante que ese mismo día tengas ya preparado todo lo necesario para el cuidado de tu mascota: cuencos para comida y bebida, el lugar donde va a dormir, la comida, algún juguete y alguna chuchería…

La persona de la protectora o el refugio que haya llevado a la mascota a casa te dará las pautas para las primeras horas y los primeros días de tu nuevo amigo en casa: dejarle que vaya explorando poco a poco cada una de las estancias de la casa donde puede entrar, que se vaya familiarizando con tus rutinas, que aprenda a comportarse durante los paseos…

Durante los primeros meses las protectoras y refugios suelen hacer un seguimiento de las mascotas adoptadas para ver qué tal se van adaptando a su nuevo medio y para solucionar todas las dudas que puedan surgir a los adoptantes: qué hacer si el gato no quiere comer, cómo hacer que el perro no tire demasiado de la correa en los paseos… Durante este tiempo tu mascota y tú os iréis conociendo hasta crear un lazo de unión fuerte y duradero.

Mi experiencia al adoptar a Kira

Raquel y Kira

Este mes hace justo un año que decidí adoptar un perrito. Ya llevaba unos meses pensándolo, pero nunca terminaba de decidirme: miraba a menudo páginas de asociaciones y protectoras para ver qué tipo de perros tenían y si alguno me llamaba la atención. Yo tenía muy claro lo que quería: una perrita de corta edad (no me importaba si era una cachorra, pero no era un requisito fundamental) de tamaño mediano, y que fuera muy activa para que pudiéramos disfrutar juntas de nuestras aventuras deportivas.

En mi caso me puse en contacto con Animales Con Un Nuevo Rumbo (ACUNR), ya que unas amigas habían adoptado allí y estaban muy contentas. Entré a su página web y en cuanto vi la foto de Kira supe que ella era la perrita que quería adoptar. Me puse en contacto con ellos vía e-mail y enseguida me remitieron el formulario para comenzar con el proceso de adopción.

Esther fue la persona dentro de la asociación que llevó nuestro caso: vino a casa para conocernos y hablarnos de Kira, que en ese momento estaba en una casa de acogida. Nos explicó perfectamente cada paso de la adopción y del proceso de adaptación de Kira a la casa y estuvo siempre disponible para solucionarnos las dudas que nos pudieran surgir.

Unos días antes de la fecha estipulada para que Kira viniera a casa, fui a verla a su casa de acogida. Decir que yo estaba nerviosa se queda corto: ¡estaba atacada! ¿Y si yo no le gustaba a Kira? Afortunadamente no fue así: se mostró cariñosa y juguetona desde el primer momento. Los chicos de la casa de acogida de Kira me hablaron de su carácter, sus costumbres, lo que le gustaba hacer, lo que no…

El día que Kira llegó a casa yo estaba nerviosísima, pero Kira se hizo con la casa desde el principio: nada más llegar ya se echó una buena siesta encima de nuestras rodillas y cogió confianza muy rápido. Ahora, un año después, creo que ha sido una de las mejores decisiones que he tomado en mi vida.

En Vive 0,0 | Mil razones para adoptar una mascota antes de comprarla

[Total:0    Promedio:0/5]

Comentarios

compartir en redes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.