¿Cómo sería un país si sus habitantes tuvieran la asignatura de alimentación desde el colegio?

  • Gastronomía
cat-icon-on-post

Los alarmantes niveles de obesidad en los países occidentales sorprenden desde cualquier punto de vista. Tenemos más información y formación, mejor alimentación y nuestro ritmo de vida debería empujarnos hacia una vida más sana y sin embargo ha sucedido todo lo contrario.

Una asignatura de Alimentación, Dietética y Nutrición desde los primeros años aseguraría que los adultos del mañana interiorizarían una serie de parámetros fundamentales para una vida saludable.

Alimentación y nutrición vs. vida moderna

Hace décadas, el sobrepeso y la obesidad eran considerados como un problema principalmente endocrino y, como tales, eran tratados por el especialista de endocrinología, con ayuda de personal técnico, diplomados universitarios en enfermería o en dietética y nutrición.

Sin embargo, a día de hoy, se consideran factores tales como producción, factores sociales y culturales la televisión, publicidad y otros medios de comunicación de masas, precio de alimentos, nivel socioeconómico, diseño urbanístico (cantidad de espacios verdes, parques, carriles bici, tipo de vivienda, etc.), tipo de empleo, sistemas de transporte urbano… Es decir, se ha convertido en un asunto de salud pública.

La vida que llevamos nos empuja a consumir en más ocasiones de las debidas alimentos y bebidas que antes, simplemente no existían: alimentos excesivamente procesados, refrescos químicos, bollería industrial…

La Comisión de Cultura y Deporte del Parlamento Europeo, por medio del eurodiputado español D. Santigo Fisas, aprobó en 2014 un informe en el que se solicita la inclusión en los planes de estudio de una asignatura sobre alimentación saludable y los hábitos necesarios para conseguirla. Enseñar a los niños a comer bien con una asignatura sobre alimentación saludable es tan importante como matemáticas o lengua.

¿Qué pasaría si se educara desde la infancia en unos hábitos de vida saludables?

A ese respecto, Rafael Ansón (presidente de la Real Academia de Gastronomía) y  Gregorio Varela, (presidente de la Fundación Española de la Nutrición) con el respaldo de los trabajos y estudios llevados a cabo durante años por  Valentín Fusterdestacaban la necesidad de incorporar los conocimientos de alimentación, de nutrición y la educación del gusto.

Experiencias que, a lo largo de la historia se aprendían a través de la familia, que en la actualidad, ya no cumple esa función, por lo que es indispensable que las Escuelas y Colegios enseñen a los niños a comer, tanto desde el punto de vista saludable como del sensorial.

También es un tema que preocupa a los chefs más reputados como Ferrán Adriá, asesor de la Fundación Alicia, que desde 2004, promueve la buena alimentación y  la lucha contra la obesidad  o el británico, Jamie Oliver, quien ha impulsado la campaña “Food Revolution Day”, con el objetivo de involucrar al mayor número de países en la inclusión de “la comida” como una asignatura más en los programas educativos de sus centros escolares.

Dieta mediterránea, la alimentación de antaño

alimentacion-frescos

La dieta mediterránea se caracteriza por la abundancia de alimentos de origen vegetal (frutas, verduras, cereales, patatas, frutos secos, etc.) frescos o mínimamente procesados, la escasez de productos ricos en azúcares refinados y carnes rojas, la presencia del aceite de oliva como la principal fuente de grasa, la ingesta de queso, yogur, pollo y pescado en cantidades moderadas y el consumo de vino en las comidas. Los países del área mediterránea que seguían este patrón dietético durante la década de los sesenta, cuentan con una esperanza de vida entre las más altas del planeta y con tasas muy bajas de enfermedades crónicas relacionadas con la dieta, como las cardiovasculares y el cáncer.

Sin embargo, según un estudio de la Universidad Carlos III,  las evidencias epidemiológicas sobre los efectos beneficiosos de la dieta mediterránea eran prácticamente inexistentes hasta hace poco, lo que impulsó el diseño de índices de la dieta meditarránea y de sus efectos sobre la salud.

Estos índices se han establecido de manera similar cada uno de los elementos que caracteriza la dieta mediterránea (ejemplo, alto consumo de aceite de oliva) constituye un componente del índice global. Para cada componente se divide a la muestra bajo estudio en dos grupos de igual tamaño tomando como punto de corte la mediana en la ingesta de ese componente, en nuestro ejemplo la mediana de consumo de aceite de oliva.

Una vez hecho esto, aquellos individuos cuyo comportamiento se aproxima más al patrón mediterráneo reciben un punto en ese componente, en nuestro ejemplo los que tienen una ingesta de aceite de oliva superior a la mediana, mientras que el resto recibe una puntuación de cero. Así se va analizando el resto de componentes del índice  y se suma la puntuación de los mismos para obtener el valor total del índice: a mayor puntuación, más próxima es la dieta al patrón mediterráneo.

El informe concluye asegurando que en la última década,  se han encontrado una relación inversa y significativa entre la mortalidad total y la puntación de diversos índices de calidad de la dieta basados en el patrón mediterráneo, tanto en poblaciones del área mediterránea como en otras con hábitos dietéticos muy diferentes

Interiorizando la salud

alimentacion-endocrino

Así, para la prevención y el desarrollo de enfermedades crónicas y carenciales, estos estudios proporcionan a los expertos el soporte científico para establecer recomendaciones nutricionales dirigidas a conseguir una alimentación saludable. Para ello se han establecido una serie de ingestas recomendadas de nutrientes y de objetivos nutricionales (ON).

Lo deseable sería que todos y cada uno de los individuos de la población tuvieran una ingesta equivalente o superior a la recomendada, ya que los individuos con un consumo igual o superior al recomendado tienen un riesgo prácticamente nulo de caer en una situación de ingesta deficiente.

La labor de las autoridades es fundamental y un mayor rigor en el etiquetado de los productos ayudaría a una mejor alimentación de la población y a un mayor conocimiento de lo que está haciendo bien y mal. También un cambio en las políticas de incentivos fiscales que abaraten productos sanos como el aceite de oliva o los productos bio o ecológicos y graven con más dureza a las grasas trans y otros productos menos beneficiosos para nuestra salud.

La contradicción como forma de vida

alimentacion-dieta

Pero ¿cuantos de nosotros leemos las indicaciones nutricionales de un paquete de galletas, unos cereales, un frasco de tomate frito o una mermelada? No se trata solo de que el gobierno de una nación se ocupe de lo que comen sus habitantes, sino que estos sean lo suficientemente maduros para decidir la opción más sana, que por otra parte no tiene porqué ser la que más afecte a nuestros bolsillos.

¿Cuantos optamos por tomarnos un tiempo para desayunar, almorzar, tomar una media mañana o merienda y por supuesto una cena adecuada y en un horario adecuado, en vez de comer cualquier cosa que “mate el gusanillo”? Todo eso es importante a la hora de cuidarnos.

Por supuesto que los controles de calidad y sanitarios deben estar siempre alerta y más en el caso de la salud pública y la alimentación. Y estaría genial una asignatura obligatoria de Alimentación, Nutrición y Dietética desde el colegio, pero somos nosotros quienes debemos educar a nuestros hijos con el ejemplo, con el consumo de frutas y verduras de temporada, incluso con un pequeño huerto urbano en el balcón (muchos centros educativos ya los tienen en el jardín o el patio).

alimentacion-huerto

Es decir, la labor de las autoridades en esta materia es complicada pero necesaria y la educación en alimentación, ya sea en el colegio o en casa (o en el colegio y en casa) es fundamental para conseguir una población concienciada con el famoso “somos lo que comemos”.

 

IImágenes | Flickr

En Vive 0,0 |  Comida saludable: cuánto hay de realidad y cuánto de mito en los nuevos hábitos alimenticios

En Vive 0,0 |  Paleodieta, paleotraining, paleovida… Cómo volver al paleolítico en pleno S. XXI

En Vive 0,0 | 11 titulares sobre salud que queremos que algún día se hagan realidad

En Vive 0,0 | La auténtica receta de ceviche peruano para hacerlo casero

compartir en redes