Yoga o Pilates, ¿cuál es mejor para mi espalda?

  • Cuerpo
cat-icon-on-post

Seguramente, si has sufrido dolor de espalda, tu propio médico o tus amigos y conocidos te hayan recomendado asistir a clases de Pilates o Yoga en un estudio. Estas son dos de las disciplinas más recomendadas y que mejor nos pueden venir a la hora de mejorar determinadas patologías y de prevenir posibles lesiones futuras, pero ¿para qué es mejor cada una de ellas? Desgranamos los beneficios para nuestra espalda que nos ofrecen el método Pilates y el Yoga.

Antes de pasar a la acción, es importante que recordemos que tanto Pilates como Yoga son dos disciplinas muy exigentes, pero que pueden ser aptas para todos los públicos: no porque seas principiantes, porque tu flexibilidad no sea la de un artista del Circo del Sol o porque sufras algún tipo de lesión tienes que por qué descartarlas directamente. A través de las modificaciones de los distintos ejercicios y posturas y de las ayudas que podemos generar con diferentes elementos (una banda elástica, un fitball, un rodillo de espuma…), ambas disciplinas pueden practicarse por todo tipo de personas.

Además, hay que tener en cuenta que estas dos actividades no son excluyentes, sino que podemos combinarlas para lograr unos mejores resultados. A pesar de que mucha gente piensa que pilateros y yoguis se encuentran en guerra, lo cierto es que cada vez son más las personas que practican ambas disciplinas y disfrutan de los beneficios que les ofrecen. Ni siquiera tenemos por qué elegir una escuela determinada de Pilates o un tipo estricto de Yoga: las combinaciones de distintas escuelas y tipos nos ayudarán a conseguir beneficios más completos y globales.

Pilates para fortalecer la musculatura del “core”

Uno de los grandes beneficios del Pilates es que nos ayuda a mejorar notablemente nuestra postura corporal. ¿Te has preguntado de dónde viene ese dolor de espalda que te acompaña día tras día? Es muy posible que, a no ser que sufras alguna patología diagnosticada por un médico, se deba a que llevas una postura mala o descompensada durante la gran mayoría del tiempo.

El método Pilates no consiste solo en hacer abdominales, como muchos pueden pensar: nos enseña a movernos de una manera eficiente (más movimiento, de forma más segura y con menos esfuerzo), y una de las pautas básicas para ello es partir de una postura corporal correcta. A través de los ejercicios del método Pilates, aprenderás a alinearte correctamente, tanto cuando te encuentras de pie como cuando estás tumbado o sentado: una correcta alineación previa al movimiento consigue que no reclutemos en exceso los músculos de la zona lumbar, fuente habitual de los dolores de espalda.

El método Pilates trabaja de manera intensa la musculatura del core, es decir, la que forma la parte central de nuestro cuerpo. Con esto no solo nos referimos al archiconocido six-pack o tableta de chocolate, sino también a la musculatura de la zona interna del abdomen y a los glúteos, que son los responsables de ayudarnos a mantener una postura correcta.

Yoga para mejorar nuestra flexibilidad y movilidad

Yoga

A pesar de que el método Pilates tiene multitud de ejercicios con los que se pretende mejorar la movilidad de la columna, quizás el Yoga hace más hincapié en esta característica. En las sesiones de Yoga, sobre todo en las más dinámicas como las que nos propone el Vinyasa Flow Yoga, se realizan multitud de posturas o asanas que requieren grandes flexiones e hiperextensiones de columna, realizadas siempre de forma controlada. Estas posturas nos ayudan a liberar la tensión que generamos a lo largo del día y a mejorar notablemente nuestra movilidad.

La flexibilidad no es un requisito imprescindible para comenzar a practicar Yoga, pero sí es algo que se trabaja en todas las sesiones y que iremos mejorando poco a poco. Joseph Pilates fue quien dijo la célebre frase de “eres tan joven como flexible sea tu espalda”, y tanto su método como la disciplina milenaria del Yoga pueden ayudarnos a ganar esa flexibilidad que perdemos a lo largo de los años si no la trabajamos con constancia.

El rango de movilidad de las articulaciones es uno de los pilares de trabajo del Yoga, y una de las maneras más efectivas de prevenir y mejorar posibles dolores de espalda. Debemos tener en cuenta que cada unión entre una vértebra y otra de la columna es una articulación que tiene un movimiento más o menos limitado (las vértebras de la zona cervical y lumbar son las que mayor rango de movimiento tienen, mientras que las dorsales y las de la zona del sacro son las que menos) y que lo ideal es mantener ese rango de movimiento a lo largo de los años en un estado ideal.

Las posturas a evitar si tenemos problemas de espalda

Pilates Yoga

¿Hay algunas posturas en PIlates y Yoga que debamos evitar si sufrimos dolores de espalda? En el caso de que suframos una patología, como puede ser una hernia o protusión discal, es necesario que siempre consultemos con un médico para asegurarnos de que podemos practicar estas disciplinas sin riesgo. En segundo lugar, no debemos olvidar hablar con nuestro profesor de Pilates o Yoga antes de la clase para informarle de nuestro estado y que pueda modificar los ejercicios adecuadamente a nuestro estado de salud.

La mayoría de ejercicios y posturas pueden asistirse y modificarse para hacerlos accesibles a todo el público, pero sí hay algunos movimientos que debemos evitar. Por ejemplo, en el caso de sufrir una protusión o hernia discal deberemos evitar aquellos movimientos que supongan una combinación de flexión y rotación de columna, ya que pueden agravar el estado de nuestra lesión.

En Vive 0,0 | Yoga para principiantes: todo lo que necesitas saber para entrar en el mundo del Yoga
En Vive 0,0 | Kundalini Yoga

[Total:0    Promedio:0/5]

Comentarios

compartir en redes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.