Así serán las bicis en 2020

  • Cuerpo
cat-icon-on-post

La evolución de la bicicleta y la implantación de la tecnología en su fabricación están provocando que los cambios que se producen sean muy grandes. Hoy en día se pueden fabricar bicicletas tan ligeras y resistentes que los profesionales que las utilizan deben añadirles lastre para que cumplan la normativa de UCI en la competición. Pero estas novedades, como ocurre en otros ámbitos, también llegan al ciclista de la calle, por eso vamos a hacer un repaso y ver cómo será la bici del futuro.

Estos cambios no llegan sólo a los cuadros de las bicicletas, sino que se extienden a otras cuestiones, como los materiales de la ropa, los cascos o también el futuro del carril bici, un terreno en el que se está investigando bastante para hacer que esta inversión de una vía segregada del resto de la circulación resulte más segura y rentable, con diferentes opciones a la hora de encontrar un retorno de la inversión más allá del aumento de bicis en circulación y la mejora de salud de los ciudadanos.

Los cuadros de la bici del futuro

Por lo que respecta a los materiales de los cuadros de bicicletas, la fibra de carbono hoy está más que extendida. Sin embargo, la innovación viene más por el lado de lograr bicicletas más ligeras y resistentes. Esto es fundamental a la hora de incorporar la bicicleta eléctrica también al día a día de los ciclistas, ya que estos modelos tienen en el aumento de peso uno de sus principales hándicaps. Como en otros sectores tecnológicos, el desarrollo de baterías más ligeras y con más autonomía marcarán el futuro del sector que en este caso va de la mano de los desarrollos que se incorporan al coche eléctrico, algo similar a lo que ocurre con los prototipos de bicicletas autónomas.

El titanio es otro de los materiales en los que se trabaja para el desarrollo de las bicis del futuro. Su modelado e impresión en 3D permiten construir bicicletas más ligeras que las de aluminio y seis veces más resistentes. Además con la impresión en 3D no se desperdicia material y existe mucha flexibilidad a la hora de diseñar los cuadros.

Otra de las tecnologías que hoy ya son una realidad es la que nos permite crear cuadros de fibra de basalto, una tecnología incorporada desde la Formula 1 al mundo de la bici. Este material tiene la ventaja de contar con un coeficiente de amortiguación mejor que el del carbono, por lo que absorbe mejor los baches y evita que se trasladen al ciclista.

Los accesorios, ropa y casco que acompañan a bici del futuro

motor-electrico-invisible

Dentro de los accesorios para la bici, la transmisión y la incorporación de motores eléctricos que faciliten la asistencia al pedaleo, pero no rompan la estética de la bici es uno de las cuestiones en las que se está trabajando. De esta forma se busca camuflar dentro del cuadro toda la tecnología que se pretende incorporar al mundo de la bici.

Ya existen diferentes prototipos que tratan de incorporar otra tecnología a la bicicleta. La bici conectada, pero también sensores que detecten la luz y si se necesita o no encender las luces de la bici, que activen intermitentes según las maniobras del ciclista o un sistema que evita las salpicaduras de la rueda trasera, son algunas de las novedades de Denny, uno de los modelos de bicis del futuro más innovadores.

Los materiales y la tecnología se incorporan también a la ropa, como una forma de hacer a los ciclistas más visibles que se puede incorporar con total normalidad a la ropa de calle. Esto permite que el resto de vehículos tengan más visibilidad de los ciclistas, mejorando la seguridad de los mismos. Materiales que repelen el agua y anti salpicaduras se incorporan a las nuevas líneas de ropa que muchas marcas están creando para el creciente número de ciclistas urbanos.

Los cascos son otro de los aspectos destacados. La tecnología se incorpora para mejorar la seguridad de los ciclistas, ya sea a modo de airbag o también para señalizar a otros conductores las maniobras que van a realizar o avisar en caso de caída del ciclista.

El carril bici del futuro, estas son algunas propuestas

carril-bici-furuto

Pero también la tecnología se incorpora a la red viaria. El carril bici del futuro puede ser incluso virtual, marcado por el propio ciclista para que sirva de referencia a otros conductores. Pero lo cierto es que se está intentando aprovechar el carril bici para la generación de energía, con diversos proyectos de aprovechamiento de la energía solar, ya sea para cubrirlos o para integrarlos en el pavimento que no sólo recoge la energía solar, sino también la cinética.

El futuro del carril bici tiene todavía muchas incógnitas por delante. Los materiales que incorporan receptores luminiscentes que iluminan el carril bici por la noche, es otro de los aspectos destacados. La ingeniería trabaja para dotar a las vías de circulación de mejores medidas de seguridad, y la iluminación por la noche es sólo uno de ellas.

En Ciudadano 0,0 | Especial historia de la bicicleta III: El futuro

Comentarios

compartir en redes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.