Coaching

Coaching nutricional, educativo, profesional… ¿Cuáles son las claves para elegir el tipo de coaching que nos lleve al éxito?

  • Cuerpo
cat-icon-on-post

Existen momentos en nuestra vida en los que necesitamos una ayuda externa o un pequeño empujón que nos guíe en nuestro camino para poder conseguir nuestros objetivos. En esto consiste básicamente el coaching: una disciplina relativamente nueva (aunque basada en conceptos muy antiguos de la filosofía) en la que un profesional, el coach, nos acompaña en el camino para mejorar nuestras habilidades o para alcanzar una meta. ¿Te has planteado alguna vez asistir a una sesión de coaching? Esto es lo que puede hacer por ti.

Desde Vive 0,0 te presentamos nuevas perspectivas para hacer que tu día a día funcione: desde ideas do it yourself (DIY) hasta el movimiento Maker, desde recetas de aprovechamiento de la cocina hasta nuevas tendencias de ejercicio como el Yoga. Si no quieres perderte ninguna de nuestras publicaciones, puedes suscribirte a nuestra newsletter de forma gratuita, así recibirás cada semana en tu buzón todas nuestras novedades.

¿En qué consiste el coaching?

La palabra clave en el mundo del coaching es “confianza”: no se trata solo de una clase o una charla a la que tú vas para aprender cosas nuevas, sino que va un poco más allá. Entre el coach o entrenador y el coachee o alumno se desarrolla una relación basada en la confianza en la que se trabaja de forma conjunta hacia un objetivo común. Se trata de un proceso muy personal, aunque a veces puede realizarse en grupo, en el que se van a tocar aspectos laborales pero también personales del entrenado.

El coaching es un camino que se recorre entre dos: a través de charlas motivacionales, talleres o ejercicios el coach y su entrenado buscan el camino más eficaz para alcanzar una meta. En las sesiones de coaching no solo se aprenden conceptos, sino que también se desarrollan habilidades que nos van a servir en un futuro.

¿Cómo debe ser tu coach ideal?

Coaching

Antes de elegir un buen coach, debes sentarte a pensar qué es lo que quieres cambiar en tu vida en este momento: quizás es el momento ideal para comenzar a buscar una nueva versión más saludable de ti mismo, pero no es tan buen momento para plantearte un cambio de orientación laboral, por ejemplo. Elige un solo objetivo para cambiar en este momento y centra tus esfuerzos en él: ya sabes, “quien mucho abarca, poco aprieta”.

Si estás decidido a cambiar, la ayuda de un coach que te acompañe en este camino será inestimable, pero ¿qué cualidades debe tener un buen coach para poder alcanzar tus metas? Como hemos dicho, debe ser una persona con la que crees un vínculo de confianza: no será solo un profesor que te dará lecciones que debes aprender y poner en práctica, sino que estará a tu lado en el camino y te guiará para que tú sepas descubrir y desarrollar esas habilidades que te lleven hasta tus objetivos. La empatía es una de las cualidades básicas del buen coach.

Además, debe ser una persona positiva, directa y clara pero también paciente y respetuosa. Debes buscar a un experto en el campo en el que quieres actuar: debe conocer perfectamente las dificultades que encontrarás en tu camino hacia tus objetivos para orientarte a la hora de superarlos. El coach debe guiarse siempre por tus objetivos personales, sin interferir en ellos o querer cambiarlos, sino actuando como catalizador y como espejo del coachee donde pueda ver reflejados cuáles son sus fortalezas y sus debilidades. Un coach no hace el trabajo por ti, sino que te ayuda a reflexionar y a pensar racionalmente cuál es el mejor camino hacia el éxito.

Coaching profesional: el más demandado en nuestros días

Coaching

Sin duda, el tipo de coaching con más adeptos es el de tipo profesional. Puede que hayas terminado tu carrera y no sepas muy bien hacia dónde quieres dirigirte ahora, o puede que hayas perdido o hayas decidido dejar ese trabajo en el que llevabas tantos años. Quizás lo que buscas es ser mejor en tu trabajo y desarrollar unas habilidades concretas que te ayuden a crecer, o puede que hayas sido ascendido a un puesto de responsabilidad y estés un poco perdido. Todos estos son momentos perfectos para contar con un buen coach profesional o educacional.

Un momento muy importante en el que debemos contar con un coach es cuando comenzamos a emprender: por un lado, si es la primera vez que comenzamos un negocio, un coach nos podrá indicar qué es lo que se espera de nosotros, qué habilidades debemos desarrollar, cómo debemos erigirnos como líderes de nuestro equipo. El coach puede ayudarnos a definir algo tan importante como la misión, visión y valores de nuestra nueva empresa: los pilares sobre los que se edificará todo el trabajo posterior.

Por otro lado, si trabajamos con un nuevo equipo, el coaching es una herramienta importante para formar un verdadero espíritu de grupo desde el principio, para generar una cohesión y facilitar el trabajo en equipo entre los distintos participantes. Una sesión de coaching grupal bien orientada puede enseñarnos cómo cada uno tiene algo diferente y único que aportar al equipo: conocer nuestros pros y nuestros contras como grupo nos hará más productivos y mejores trabajadores, mejorando también el ambiente de trabajo.

Coaching relacionado con la salud: acude siempre a un profesional

Coaching

El ámbito de la salud es el otro gran sector en el que el coaching va creciendo año tras año: la educación (o reeducación nutricional) y el ejercicio físico, que tanta importancia han ganado en nuestra sociedad en los últimos tiempos, necesitan de algo más que una tabla de ejercicios descargada de internet o de una dieta pre-hecha sacada de un cajón para conseguir que las personas alcancen sus objetivos.

En el ámbito de la salud es muy importante la motivación, por lo que un dietista-nutricionista que además sea un coach nutricional o un entrenador personal que además sea un coach deportivo, serán una parte básica para conseguir adherencia por parte del coachee al programa de ejercicio o de dieta. No se trata solo de dar al entrenado las directrices pertinentes y olvidarnos del tema, sino de acompañarle en el camino, de explicarle por qué y para qué hace cada cosa que le decimos que haga, y de llevarle de la mano en este viaje fuera de su zona de confort.

Comentarios

compartir en redes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.