“Solo con darle a un objeto el doble de vida, utilizamos la mitad de recursos”, así es la filosofía maker

  • Mente
cat-icon-on-post

Ya conocemos cómo es la filosofía Makers y sabemos de primera mano las posibilidades que ofrece un taller donde los miembros de este movimiento se reúnen día a día. Lo que podría parecer algo más complicado es unir ambos conceptos, debido a que en apariencia no están tan relacionados. Por ese motivo, vamos a ver qué nos lleva de la idea de los Makers a los talleres, qué nos lleva de la teoría a la práctica del día a día.

Si eres Maker o te gustaría serlo, apúntate a nuestra Newsletter para conocer más sobre el movimiento. Si todavía no estás familiarizado, pero te interesan este tipo de filosofías compartidas y de trabajo en común, te interesará igualmente recibir más posts sobre el tema.

Makers: de la teoría a la práctica, de la filosofía al taller

“Solo con darle a un objeto el doble de vida, utilizamos la mitad de recursos”, nos explica uno de los miembros de Makespace en Madrid. Esta frase es la unión perfecta entre lo abstracto y lo tangible, es lo que une el fundamento con la práctica. En los Labs, se pone en práctica la idea de darle un doble uso a los objetos, ya que muchos de ellos se reutilizan. Los talleres constantemente obedecen a la idea de la reutilización y de dar vida a cosas que se iban a desechar.

Los talleres que no están subvencionados públicamente aprovechan maquinaria y materiales de aportaciones benéficas y de donaciones y muchas veces lo que consiguen son instrumentos que han tenido una vida anterior o que se han descatalogado y ya no tienen valor comercial. A partir de material de segunda mano, gracias a las reparaciones necesarias, consiguen trabajar con resultados impecables. Los participantes en los talleres no pueden ser gente que desee que se lo den todo hecho, tienen que estar dispuestos a reparar o construir sus propias máquinas, a conseguir sus materias primas e instrumentos.

creative coworkers putting their imagination to the test in designing clothes

Gracias a esta ida, no solo están consiguiendo maquinaria que no se podrían permitir de otra manera y logran mantener una cuota de socios muy razonable. Con ello además se consigue limitar la cantidad de desechos informáticos y mecánicos que se produce y al mismo tiempo reducir la necesidad de nuevas producciones de piezas y con ello reducir las emisiones y gasto de energía.

Estas personas que se pasan las horas en los talleres reparando unas máquinas y que podrían parecer al ojo ajeno un poco románticas o nostálgicas por dedicarle tanto tiempo a un aparato que otros desecharían, no solo cumplen con su sueño y se entretienen con su fetichismo tecnológico, sino que ponen su granito de arena con el medio ambiente, tal vez sin darse ni cuenta.

El código abierto aplicado en los talleres Makers

talleres de makers comparten conocimiento

El otro pilar fundamental de la filosofía Makers es el código abierto y este se pone en práctica en los talleres Maker y en los FabLabs gracias a las impresoras 3D. Estas máquinas son fabricadas por los propios socios participantes a partir de un código que se ha compartido previamente en un wiki de Internet. Ellos mismos, cuando consiguen una mejoría o avance significativo, comparten su nuevo código y así la cadena va aumentando y las impresoras van mejorando.

Pero esta teoría no sería nada sin la práctica. Si no existiesen talleres y laboratorios donde se prueban los resultados de esos códigos, sería imposible saber si la programación realmente ha sido superada, sería impensable dar con la mejoría que le hacía falta a alguna de las máquinas para ser mejor, sería imposible detectar las debilidades… la práctica es fundamental para la teoría y la van aportando todos aquellos socios que acuden a los talleres de cada localidad.

Bicycle and businessman arriving at busy office for work

Por ese motivo, estas personas que pueden estar involucradas en un gran proyecto empresarial o que simplemente disfrutan pasando sus horas libres junto a otros Makers son realmente importantes para el Movimiento, dado que ellas son quienes lo hacen posible. Estas personas, con su trabajo o el tiempo dedicado a su hobby, son la maquinaria fundamental que impulsa el movimiento Maker y lo hacen desde su pequeño taller con repercusión en todo el mundo, gracias a sus descubrimientos y aportaciones.

Talleres y Makers: toda una filosofía sobre el aprendizaje

La filosofía de compartir conocimientos y colaborar supone otra de las patas del pensamiento del Movimiento Makers y se pone en práctica en los talleres. Las personas que se apuntan a los Labs de Makers son gente muy abiertas y aportaciones de otros y tienen siempre ganas de aprender.

En nuestra visita a Makespace descubríamos que lo que más aprecian todas las personas que están allí es que, además de optar al uso del material, obtienen de su participación y de su trabajo en un lugar común una aportación mucho más valiosa que es la opinión de los demás. Los que ya han pasado por lo que ellos están haciendo les pueden indicar el camino, evitarles errores, ayudarles a mejorar y a avanzar con mucha más rapidez. Con todo ello, además, el trabajo que podría ser solitario se hace mucho más entretenido.

Maker_filosofia_normal

Todos los que están en un taller o Lab Makers son al mismo tiempo profesores y alumnos y de la misma manera que están dispuestos a escuchar cualquier cosa que pueda ayudarles a mejorar su proyecto, lo están a transmitir lo que ya saben a cualquiera que lo necesite. Al igual que se comparte el código, en lo que se refiere a aprendizaje, nadie se guarda lo que sabe. Este intercambio desinteresado que forma parte de la filosofía Makers se hace muy tangible en los talleres.

Dicho y hecho, los Makers lo hacen

No todos los movimientos ni todas las iniciativas de pensamiento están sustentadas por la práctica, por muy positivas y buenas que suenen sobre el papel. Algunos no se han llevado todavía a la realidad porque falta dar ese paso, en otros casos simplemente ha fallado esa traslación a lo práctico.

Los Makers, tal vez obedeciendo al nombre de “hacedores” que les identifica, no podían quedarse solo en lo teórico y así la filosofía Maker es uno de los pocos movimientos que están sustentados con la praxis. Por si fuese poco, esta realidad práctica es diaria, constante y cada vez está más extendida. Ha demostrado dar buenos resultados y ofrece un gran potencial futuro.

Imágenes: iStock Photos

compartir en redes