pastel de arroz y atun

Oficinas sin cocina: cómo comer caliente si no tenemos microondas

  • Gastronomía
cat-icon-on-post

En muchas ocasiones nos encontramos con dificultades a la hora de plantearnos comer en el trabajo, especialmente cuando no disponemos de un office o zona para comer o cuando aunque tengamos ese lugar, no funciona el microondas. Ahora que llega el frío la cosa se complica si no tenemos forma de calentar la comida, ya que comer siempre frío puede resultar aburrido y, sobre todo, es algo que no nos apetece, pero, ¿podemos tener comida caliente en el trabajo cuando no hay microondas?

La solución dependerá un poco del entorno laboral en el que estemos y además de daros algunas sugerencias para solucionarlo, nos gustaría conocer vuestras soluciones. ¿Cuál es tu truco para comer caliente si no tienes cocina? Si estás interesado en temas como éste, puedes recibir cómodamente en tu correo electrónico todas nuestras publicaciones en un resumen semanal, simplemente mediante la suscripción a nuestro newsletter en este sencillo formulario.

Para calentar los platos cuando no disponemos de microondas o de cocina en la que calentar lo que llevamos en los tupper, tenemos algunas sugerencias que esperamos que os puedan ser de utilidad. Lo primero que tenemos que tener presente si estamos en esa situación es pensar bien qué comidas llevar a la oficina y qué platos son más fáciles de calentar. También es recomendable valorar los envases en los que llevar la comida, para que éstos sean de fácil calentamiento, cuando estamos en esas condiciones.

Utiliza lo que tienes a mano

Los radiadores de la oficina pueden ayudar a calentar la comida. Estos conductos suelen funcionar con un circuito de agua caliente, que mantiene sus placas a unos 50-60 grados para caldear las habitaciones. Poniendo la comida sobre ellos una hora antes de comer, la comida estará en su punto. Procura no dejar todo el tiempo el tupper sobre ellos, o te arriesgarás a que la comida pueda fermentar. Este sistema es bueno para calentar platos de pasta, guisos de carne o pollo y platos similares.

Lo único, hay que tener en cuenta que los recipientes que mejor calientan el contenido por contacto son las fiambreras metálicas, que además no tienen el riesgo de quedarse pegadas en el radiador como los tupper de plástico.

La cafetera eléctrica puede ayudarte a calentar sopas y otros platos líquidos

Las sopas, cremas y purés, pueden calentarse sin dificultad si se meten en la jarra de una cafetera eléctrica por goteo. Conectando el sistema de mantener caliente el café, la cafetera tendrá la sopa a una temperatura ideal para la hora de comer. Normalmente será necesario mantener allí la sopa más de una hora para que esté en su punto.

Además para otro tipo de platos, la resistencia al pie de la cafetera en la que se calienta el liquido, puede calentar por contacto recipientes metálicos o fiambreras, o incluso pequeñas cacerolas, haciendo más apetecible la comida.

El baño María, en el lavabo como última opción

Si la oficina cuenta con aire acondicionado sin radiadores y llevamos platos que no son líquidos, la mejor opción para calentarlos puede ser un baño María improvisado que podemos hacer en el lavabo, poniendo el agua muy caliente y sumergiendo nuestro alimento durante unos diez minutos para que se caliente. En este caso, lo mejor es llevar la comida envasada en bolsas con sistema de cierre hermético tipo zip, y poner un peso sobre ellas para evitar que floten en el agua.

Con ese sistema, los alimentos estarán más o menos a buena temperatura en unos minutos, mientras preparamos el pan, la bebida y los cubiertos o mientras terminamos de redactar el último documento y así podremos comer nuestras recetas a buena temperatura. De todas formas, recordad que hay que comer variado, introduciendo entre platos calientes algunas ensaladas de invierno saludables que podemos tomar a temperatura ambiente.

Estas son solamente algunas soluciones, ya que existen disponibles en el mercado algunos calentadores básicos que se pueden conectar a los puertos USB de los ordenadores, algunos hornillos eléctricos de pequeño tamaño y otros pequeños electrodomésticos que nos pueden ayudar a comer nuestra comida de cada día sin tener que tomar los platos fríos, especialmente en esta época del año.

Por último, recordaros que nos gustaría saber cómo hacéis cada uno de vosotros para calentar vuestra comida, ya que conocer y compartir las soluciones utilizadas por cada uno, nos ayuda a todos a estar más cómodos. Por eso te pedimos que nos lo cuentes en los comentarios: ¿Cuál es tu truco para comer caliente si no tienes cocina?

En Vive 0,0 | Recetas saludables para tupper en el trabajo
En Vive 0,0 | Las siete mejores recetas para tupper de la cocina italiana
Imagen | Taka PPRS

compartir en redes
  • Mamuky6

    Yo me llevo agua caliente en un termo para hacer una sopa instantánea o la misma sopa en el termo que se conserva estupéndamente un par de horas sin problema.

    • Carlos Roberto

      Yo he utilizado un termo para comida, que viene muy bien para las comidas caldosas, y sobre todo si no pasan muchas horas desde la hora de que preparamos el termo hasta que tenemos que comer.

  • Esther Clemente

    Para sopas y caldos yo me he guardado un calienta biberones de cuando mi hijo era pequeño que se enchufa al mechero del coche. Es como una manta pequeña con velcro que rodea el tarro y en diez minutos te lo pone con temperatura para beber. Saludos

  • Marian

    Yo tengo un bolso de Salvador Bachiller que se enchufa directamente al ordenador por USB y me calienta la comida.

    • Carlos Roberto

      Pues la verdad es que no me vendría nada mal un bolso de este tipo. Voy a ver si lo encuentro

  • Beatriz

    Qué de cosas estoy descubriendo. No sabía que existían ninguna de las que comentáis, ni la bolsa que se enchufa por USB ni lo del mechero del coche. Pero me parecen ideas buenísimas.

    Recuerdo el año pasado, en un trabajo en el que estuve temporalmente, que se estropeó el microondas y, claro, nos llevábamos cosas que no había que calentar, pero era pleno invierno y no hacía ninguna gracia. Lo único, las sopas de sobre a las que les basta agua (me llevé yo de casa un hervidor de agua, con el que también preparaba té o café), pero luego el segundo tenía que ser frío. Menos mal que el jefe en seguida compró otro microondas.

  • Beatriz

    La foto
    que pones nos da una pista: son estas bolsas térmicas que mantienen bastante la temperatura de los alimentos. Yo las suelo usar para que lo frío se conserve, pero supongo que también se puede utilizar como termo, para llevar las cosas calientes. Y de toda la vida los termos en los que la gente llevaba el café o un plato de cuchara, supongo que conservaban más o menos, aunque no al 100% con la misma temperatura.

te recomendamos