17 destinos en España que merece más la pena disfrutar en otoño

  • Viajes
cat-icon-on-post

Tomarse las vacaciones en septiembre puede ser la mejor opción para encontrar nuestro destino más despejado de turistas y hacer visitas culturales sin sufrir el calor. Pero una vez pasadas las largas temporadas de descanso, el resto del otoño nos sigue ofreciendo varios momentos idóneos para viajar. Encontramos en estas fechas una serie de puentes o fines de semana largos –dependiendo de cada calendario— con una frecuencia de casi uno al mes y la mejor manera de aprovecharlos es haciendo un turismo específico de otoño.

Vamos a ver diecisiete lugares de España que merece más la pena disfrutar en otoño, al mismo tiempo que te aconsejamos en general el tipo de sitio que ganará con los colores y temperaturas de esta época, como los hayedos pues, si bien hablamos de algunos ejemplos, nuestra idea es invitarte a que visites cualquiera de ellos. Si te interesan los viajes especializados y las visitas hechas con auténtico interés, apúntate a nuestra Newsletter.

La Selva de Irati, en Navarra

Está casi al lado de Francia, pegadita a la frontera, pero merece la pena recorrer los kilómetros que la mantienen alejada de nosotros para conocer este lugar de belleza incomparable, que posee el bosque de hayas y abetos más grande y en mejor estado de conservación de toda Europa (unas 17.000 hectáreas). Una vez allí, hay que visitar el pantano de Irabia y, si todavía no han bajado mucho las temperaturas, tratar de darse un baño.

Islas Canarias

Quienes no se quieren hacer a la idea de que el verano ha terminado y esperan continuar gozando de las bondades del clima, pueden optar por alguna de las islas Canarias Las Palmas de Gran Canaria, en concreto, está considerada la ciudad con el clima más agradable del planeta, pero lugares como Lanzarote ofrecerán un paisaje que no parece de esta tierra y supondrán una experiencia inigualable.

Al viajar al archipiélago, encontraréis la Comunidad Autónoma con mayor número de parques nacionales: Timanfaya, Teide, Garajonay y Caldera de Taburiente.

El hayedo de Tejera Negra, Guadalajara

Uno de los destinos más habituales para los habitantes del centro de la península en época otoñal son los hayedos que se encuentran por la zona, siendo el de Tejera Negra quizá el más popular, junto al de Montejo. Es necesario pedir hora y reservar plaza en el aparcamiento para visitar el bosque relíctico y disfrutar de los colores que crean las hayas y los tejos, que se mezclan con madroños.

El castañar del bosque de O Incio, en Lugo

En la provincia de Lugo, los castaños conforman uno de los bosques más bonitos de Galicia. La ruta es ideal para disfrutar de actividades como el senderismo o la Mountain Bike y realizar escapadas fotográficas en las que captar la belleza de la arquitectura tradicional galaica. Para completar el viaje, se puede hacer un recorrido por la ribera del Miño.

colorful autumn landscape with beech yellow trees

La Alpujarra de Granada

El otoño es el momento perfecto para perderse en las tierras de La Alpujarra granadina y así disfrutar de la variedad cromática del entorno y desplazarnos por los distintos pueblecitos de la zona, probando su extraordinaria gastronomía… antes de que el tiempo se vuelva más crudo.

El Valle del Tena, Ordesa y Monte Perdido en Huesca

En esta zona de los Pirineos, la naturaleza es especialmente generosa: valles, lagos, montañas, bosques… un lugar único. Una vez allí, la cantidad de actividades que se pueden realizar en la naturaleza, como la visita al Parque Faunístico Lacuniacha.

Sin desplazarnos de Huesca, seguimos encontrando paisajes ideales para ser visitados en otoño en el Parque Nacioal de Ordesa y Monte Perdido, aunque el acceso no es fácil y se recomienda solo a expertos bien preparados.

Autumnal beech trees in the valley of Ordesa National Park, Pyrenees, Huesca, Aragon, Spain.

Vías verdes para recorrer en bici

Una de las opciones que presentan especialmente buena cara en la época de otoño son las Vías Verdes. Tienes por toda la geografía y para todo tipo de ciclistas. Consulta aquí cuál es la más adecuada a tus capacidades.

Los cameros, La Rioja

La zona de hayedos y robledales que enmarca el Parque Natural de la Sierra Cebollera, que junto a las sierras de la Demanda y Urbión forma el meollo del Sistema Ibérico. Los senderos de la cuenca alta del río Iregua en busca de colores otoñales nos permitirán adentrarnos para ir buscando los colores otoñales, como por ejemplo el que nos lleva al paraje del Achichuelo, donde el Iregua junta sus aguas con las del Chihuelo.

El macizo del Montseny, en Barcelona

La variedad de paisajes y la extraordinaria diversidad faunística nos permitirán disfrutar de todo el macizo en cualquier época del año, pero los meses otoñales supondrán el mejor momento para pasear por la ruta del hayedo de Santa Fe, comenzando a partir de la villa de Fogars de Montclús.

Madrid, pasea por los parques de hoja caduca

Visitar una ciudad también puede tener su época preferible del año y el otoño se me antoja la mejor para casi cualquier urbe de mediano o gran tamaño. Ya no hace el calor que asola casi cualquier provincia española durante el verano, pero todavía no estamos metidos de lleno en los fríos, lluvias y nieves del invierno y, para los alérgicos, será un alivio alejarse de los chopos y las gramíneas de la primavera.

Madrid, con su cantidad de espacios verdes, ofrece la posibilidad de dar largos paseos sobre suelos alfombrados por hojas rojizas, mientras los atardeceres encendidos que suelen adornar los cielos de la capital nos acompañan. Con una densidad menor de turistas, será igualmente el mejor momento para encontrar alojamiento a buen precio, hacer menos colas en los museos, etc…

Por ejemplo, aprovechando para ver una exposición única en decenas de años como la que se inagurará a partir del 6 de octubre en el Thyssen sobre el pintor Munch.

otoño

Campo de Criptana

Los atardeceres manchegos son uno de los mejores espectáculos que se pueden conocer en la península y, si ante ellos encontramos recortadas las figuras de unos cuantos molinos de viento como los que confundieron a Don Quijote, la estampa puede ser perfecta. Tanto este como cualquier otro pueblo de la zona puede ofrecer la posibilidad de ver el sol deshacerse sobre una inmensa llanura. Si somos capaces de acercarnos justo los poquísimos días del año que coinciden con la recogida del azafrán, completaremos este deleite con la contemplación de los campos en tonos violáceos.

Ya que estamos en La Mancha, no podemos perdernos uno de sus momentos más importantes del año, la vendimia. Pero mejor si llegamos justo al final, para apuntarnos a las fiestas de celebración del final de la recogida de uva.

Fraga do Eume, Coruña

Se trata de uno de los bosques (fraga en gallego significa bosque) más bellos de nuestra geografía, con fresnos, castaños, abedules, sauces, arces, avellanos, laureles y, por supuesto, carballos (robles) que presentarán sus mejores caras durante la época otoñal.

Las Bárdenas reales, Navarra

El paisaje desértico de este lugar lo ha convertido en escenario de rodajes de ciencia ficción. Si se busca un destino turístico diferente a todo, se puede encontrar aquí. Visitarlo en otoño significa aprovechar la posibilidad de verlo con una luz aún más rojiza de la habitual, con increíbles atardeceres, además de presenciar la migración de las aves.

Los Collados del Asón, Cantabria

Visitar el glaciar de Bustalveinte – Hondojón (PR-66), que pasa por el bosque de Llusías, así como el hayedo del monte Busturejo y el abedular que crece en la ladera de la sierra Helguera tienen un momento del año mejor que ningún otro: el otoño. Estas increíbles cascadas se encuentran en un Parque natural que fue creado en 1999 para proteger un macizo montañoso en el que la acción de los glaciares creó una morfología muy singular.

Colorful leaves in autumn forest

Parque Natural Saja Besaya, Cantabria

Sin salirnos de Cantabria, aunque al otro lado de la provincia, encontramos otra preciosidad caducifolia en la cuenca del río Saja. Densas masas de robles, hayas, abedules, serbales y acebos que por su importancia fueron protegidos bajo la figura del Parque Natural Saja Besaya.

La sierra de la Tramuntana, Mallorca

Los aluviones de turistas ya habrán abandonado la isla y el calor habrá dejado de impulsarte a acudir a la playa cada tarde. Es el momento perfecto de disfrutar de la otra Mallorca, la de interior, que resulta igualmente o más bella que la costera. Para los aficionados al senderismo, esta sierra presenta muchas opciones, como por ejemplo la ruta de Puig y Cova de Sant Martí atravesando la reserva natural de S´Alfubereta.

Lorca, Murcia

La región de Murcia presenta calores inaguantables durante el verano, por lo que en otoño puede encontrarse en temperaturas que para gentes de otros sitios se considerarían estivales. Además de visitar algunas de sus ciudades más atractivas, como Lorca, Cartagena o Caravaca de la Cruz, tal vez todavía estemos a tiempo de darnos un baño en el mar… seguro que los extranjeros aún se atreven. O, como mínimo, de visitar algún balneario para curarnos de las dolencias del tiempo húmedo que se avecina.

Fotografías | iStock Photo

Comentarios

compartir en redes

One thought on “17 destinos en España que merece más la pena disfrutar en otoño”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *