Comida saludable: cuánto hay de realidad y cuánto de mito en los nuevos hábitos alimenticios

  • Gastronomía
cat-icon-on-post

Los hábitos alimenticios van cambiando junto con nuestro estilo de vida: no son algo inamovible que lleva siendo igual desde hace décadas, sino que van evolucionando con la sociedad, y adaptándose a nuestras necesidades. Así, nuestra alimentación ha sufrido modificaciones a lo largo de los años: ¿cuáles son las tendencias que se llevan en alimentación actualmente? ¿Son acertados estos nuevos hábitos alimenticios? Analizamos cuatro de ellos para ver hacia dónde nos llevan.

Si estás interesado en llevar una vida más sana, en hacer deporte y llevar una alimentación saludable, no puedes perderte nuestros artículos. La forma más sencilla de mantenerte al día es suscribirte a nuestra newsletter: es gratuita, y podrás tener en tu buzón de entrada todos nuestros posts.

Adiós a la dieta mediterránea, hola a la comida precocinada

Los valores de la dieta mediterránea se van perdiendo en favor de la globalización alimentaria.  La dieta mediterránea, considerada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, que además de ser más sana que otras opciones alimenticias también contamina menos, está sufriendo un grave declive en los últimos años. Frente a la alimentación tradicional, cada vez son más numerosos los platos precocinados en los estantes de los supermercados, y a su vez, cada vez disminuye más nuestra compra de alimentos frescos para cocinarlos en casa, como hacíamos hace años.

Esto se debe, sin duda, a la evolución de la sociedad: cocinar y comer han pasado de ser una de nuestras prioridades a convertirse en un mero trámite por necesidad. Vivimos con prisa y echamos mano de platos precocinados y de alimentos procesados que nos ahorran tiempo en la cocina, pero que no son la mejor opción para nuestro organismo y a su vez perjudican la agricultura local y de temporada.

Saber comprar y cocinar son partes importantes de la dieta mediterránea que estamos perdiendo con el paso de los años: se está produciendo un cambio de la cultura alimentaria que nos lleva a la globalización, pero que a su vez nos lleva a perder sanas costumbres como la compra y consumo de alimentos frescos, como las frutas y verduras. El reflejo de este cambio en el consumo alimentario podemos verlo también en el aumento de los niveles de sobrepeso en toda la población. Comprar de forma inteligente (acudir al mercado local, adquirir productos frescos y de temporada) y cocinar nuestros propios platos, dejando de lado los productos procesados, es una de las mejores y más sencillas maneras de cuidar nuestro peso y nuestra salud.

La comida saludable es comida trendy

Nuevos hábitos alimenticios

De la mano de esta tendencia al mayor uso de precocinados y productos procesados, va también la de comer cada vez más fuera de casa. Hace unos años, cuando queríamos optar por comer en la oficina o de camino a alguna reunión siempre nos tocaba echar mano de las típicas cadenas de comida rápida, donde comer alimentos saludables no era una opción. Ahora, sin embargo, la tendencia de comida healthy o saludable es un valor al alza, y cada vez son más los restaurantes que se suman a la moda de ofrecer platos sanos y elaborados.

De este modo, grandes cadenas de comida rápida que hasta ahora se habían identificado con la comida “basura” han optado por ampliar su oferta de platos más saludables. Podemos ver, por ejemplo, el caso de McDonald’s: su carta ha sufrido modificaciones en los últimos años con el fin de incluir opciones de desayunos saludables, sándwiches y ensaladas para las horas centrales del día, y postres como fruta fresca en los menús infantiles.

Así mismo han surgido empresas que se dedican a la elaboración de platos saludables que son enviados al hogar o lugar de trabajo de sus clientes a diario. En España tenemos el ejemplo de Vitalista o de Menudiet. Ambas empresas ofrecen servicios de envío de platos caseros elaborados a base de alimentos frescos tanto a domicilio como a las oficinas, dándonos así la posibilidad de realizar una comida sana y equilibrada aún cuando estamos fuera de casa. Una buena alternativa a la comida rápida o a quedarnos sin comer.

Las cenas: más ligeras para perder peso

Nuevos hábitos alimenticios

Otra de las tendencias que están ganando adeptos en estos últimos años es la de las cenas ligeras con el propósito de perder peso. Realmente no es algo muy nuevo: ya nuestras abuelas utilizaban el dicho “desayuna como un rey, come como un príncipe y cena como un mendigo”. Pero si lo utilizamos con expectativas a guardar la línea, ¿vamos a conseguir nuestros propósitos?

Últimamente muchos productos se proclaman “ligeros” o “especiales para la cena”. Pero puede que una cena ligera no nos ayude a adelgazar. Todo dependerá del total calórico del día y de la calidad de los macronutrientes que contenga nuestro menú diario: no podemos garantizar una dieta hipocalórica (con menos calorías de las que necesitamos y, por tanto, que nos haga bajar de peso) si solo cuidamos una de las comidas que realizamos al día. El total calórico diario, así como elegir alimentos que nos proporcionen nutrientes de buena calidad, serán decisivos a la hora de cuidar nuestro peso.

Los desayunos más fit

Nuevos hábitos alimenticios

 

En el caso del desayuno, hemos pasado por bastantes cambios, si bien la tendencia ahora es la de realizar una comida bastante contundente y llena de nutrientes. En un principio, y echando mano de la ya mencionada dieta mediterránea, nuestros desayunos o comidas de media mañana solían consistir en una pequeña barrita de pan regada con aceite y coronada con jamón. Una manera estupenda de comenzar el día aportando los tres macronutrientes que nuestro cuerpo necesita a diario.

Más tarde, gracias en parte a la publicidad, comenzó la era de los cereales de desayuno. Empezaron a surgir decenas de marcas y modelos distintos y para todo tipo de personas: para niños (paradójicamente, cargados de azúcar: lo que menos necesitan), para los que van mal al baño, para los que quieren cuidar su peso, para los más tradicionales, para los deportistas… Sin embargo, un desayuno a base únicamente de cereales es bastante pobre, puesto que lo único que estamos aportando son hidratos de carbono.

Actualmente se ve una creciente tendencia a los desayunos contundentes y sanos: Instagram se llena de imágenes de tazones con gachas de avena, tortitas hechas en casa, yogur con fruta fresca, semillas y frutos secos, coloridos platos que incluyen verduras y huevo… Todos responden a esta nueva tendencia en la que los desayunos elaborados y saludables son los reyes de la fit food.

Imágenes | iStock

En Vive 0,0 | Mitos y leyendas sobre los cítricos, ¿de verdad las naranjas curan catarros?

[Total:0    Promedio:0/5]

Comentarios

compartir en redes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.