Ya es tarde, estoy cansado, hace frío… Cómo vencer a las excusas gracias a una buena motivación deportiva

  • Cuerpo
cat-icon-on-post

Llega el mes de septiembre: el mes de los buenos propósitos al comenzar el nuevo curso. Y entre ellos siempre se encuentra el de hacer más ejercicio, ponernos en forma o bajar esos kilitos de más que nos hemos puesto en verano. Estos objetivos tienen un denominador común: el deporte. Por norma general, al principio lo cogemos siempre con muchas ganas, pero poco a poco nos solemos ir desinflando y empiezan a aparecer las excusas para no movernos del sofá. Hoy os ayudamos a solucionarlo deshaciéndonos de ellas: ¿cómo podemos mantener una buena motivación deportiva?

Si te interesa llevar una vida más sana y con más movimiento, y además compartirla con tus amigos y tu familia, no puedes perderte nuestros artículos al respecto. Una manera fácil de que no se te escape ninguno es suscribirte a nuestra newsletter: es gratuita, y todos los posts llegarán directamente a tu buzón de entrada. ¡Que no te dé pereza leerlos!

Fija objetivos a corto plazo

Una de las cosas más importantes que podemos hacer en cuanto a motivación para no dejar el deporte es fijarnos objetivos a corto plazo. Si no hemos salido nunca a correr, nuestro primer objetivo no puede ser “correr este año una maratón”. Tus objetivos deben ser realistas y, aunque sean grandes cosas a largo plazo, tienes que tener pequeñas metas que puedas cumplir en aproximadamente un mes.

Así, será mucho más sencillo trabajar con un objetivo como “durante este primer mes voy a conseguir correr dos kilómetros sin pararme” que pensar directamente en la maratón. Tu motivación al ver que puedes cumplir ese fin que te has fijado a corto plazo sin duda aumentará y tendrás ganas de seguir con tus retos.

También es importante que cuantifiques tus mejoras: no se trata solo de conseguir un objetivo concreto, sino también de ver cómo vas mejorando cada día y cómo poco a poco vas estando un paso más cerca de conseguirlo. Ver cómo hace dos meses no podías casi ni ponerte en marcha y ahora ya puedes correr unos cuatro kilómetros sin cansarte motiva mucho. Para ayudarte, puedes descargar alguna de las apps para smartphone que cuantifican tu entrenamiento, así podrás ver tus progresos siempre que quieras.

Tienes una cita contigo mismo

Vencer a las excusas

Establece un horario fijo para entrenar, de manera que no puedas echar la culpa a la falta de tiempo. Ten en cuenta que tu hora de entrenamiento es un momento que tienes reservado para ti y trátalo como si fuera una cita importante (que lo es). Siempre vas a tener algo importante que hacer: “Ay, pero no he recogido la ropa tendida”, “Ahh, pero tengo que ordenar el despacho”, “ostras, pero tengo que ir a comprar el regalo de cumpleaños de José”. Todos sabemos inventar excusas, y además las inflamos para que parezcan más importantes de lo que en realidad son.

Coge tu horario semanal y establece unos días fijos para entrenar, salir a correr, ir a clase de baile o a una sesión de CrossFit o lo que más te guste. Y respétalos. En serio: apúntalo en la agenda como si fuera un compromiso más dándole así la importancia que merece. De esta manera, no podrás ponerte excusas para dejarlo de lado.

Un poco de ayuda del exterior

Vencer a las excusas

Si lo que buscas es motivación deportiva de la buena, quizás es el momento de pensar en un entrenador personal. Una de las funciones más importantes de los entrenadores personales, además de dirigir tu entrenamiento, enseñarte la técnica de los ejercicios y velar por tu seguridad mientras entrenas es la de motivarte de forma continua para que superes tus límites y tus miedos. Un buen entrenador personal genera confianza, te anima mientras entrenas y hace que quieras volver al día siguiente. Te ayuda a crear el hábito del ejercicio y del deporte y a que lo incluyas en tu vida diaria. Además, al tener una cita previa con tu entrenador, es menos probable que lo dejes pasar.

Otra buena manera de motivarte es el deporte en equipo. No se nos ocurre una excusa mejor para ver a tus amigos entre semana que la de quedar para hacer deporte: jugar un partido de fútbol, echar unas canastas, salir a correr… Cualquier deporte es bueno si se hace en compañía. También puedes probar a montar un grupo de entrenamiento con los compañeros del trabajo: así os motivaréis cada día y el camino se hará mucho más sencillo.

Con estos tips de motivación seguro que la vuelta al entrenamiento en el mes de septiembre se te hace más llevadera, ¿a que sí?

En Vive 0,0 | Lecturas que motivan: 7 libros que te ayudarán a ser más positivo

[Total:0    Promedio:0/5]

Comentarios

compartir en redes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.