Más allá de nadar: 11 deportes acuáticos que deberías probar

  • Cuerpo
cat-icon-on-post

El verano, especialmente si hace tanto calor como está haciendo este año, es para pasarlo a remojo. Ya sea en la piscina, en la playa o en alguna laguna, el agua es uno de los imprescindibles para pasar la estación más calurosa del año. Pero estar de vacaciones no significa pasarnos todo el día tirados en la hamaca: una buena idea para divertirnos con los amigos y probar nuevas experiencias es la de practicar deportes de agua. La natación es uno de ellos, pero si buscas emociones fuertes y mucha emoción te proponemos estos 11 deportes acuáticos.

Si te apasiona el deporte, la vida sana y disfrutar con tus amigos no puedes perderte nuestros artículos al respecto. Para asegurarte de que no se te pasa ninguno puedes suscribirte a nuestra newsletter. De esta manera llegarán directamente a tu buzón de entrada.

Surf, un clásico del verano

Deportes acuáticos

A pesar de que el surf es uno de los deportes acuáticos con más trayectoria, no ha sido hasta estos últimos años cuando ha comenzado a hacerse más popular entre la población. Las escuelas de surf situadas sobre todo en las costas de la zona norte del país y en las islas canarias han multiplicado su número últimamente. Ahora lo más normal es encontrar varios grupos de surfistas amateur siempre que nos acercamos a la playa.

Tras un poco de entrenamiento en tierra firme (y si hemos podido entrenar durante el invierno, mucho mejor) donde nos enseñarán cómo debemos remar sobre la tabla y cómo ponernos de pie, ya estamos listos para entrar al agua y buscar nuestras primeras olas. Un deporte en el que el equilibrio, la fuerza corporal y la serenidad mental se dan la mano para hacernos disfrutar de las olas.

Flyboard o cómo volar sobre el agua

Deportes acuáticos

Una de las última modalidades deportivas que han llegado hasta nosotros es el flyboard. Nos colocamos con nuestros pies amarrados a una tabla de la que salen dos potentes chorros de agua que hacen que nos elevemos sobre el mar, dándonos la sensación de que estamos “volando” sobre él. Los saltos y las piruetas están a la orden del día en esta nueva y divertida disciplina.

No es tan difícil como parece y es poco exigente a nivel físico, de modo que es apto para la gran mayoría del público. Lo único que necesitas es un poco de equilibrio para mantenerte erguido sobre la tabla y muchas ganas de disfrutar del agua y de pasarlo bien. Si eres de los que disfruta tirándote de cabeza, sumergiéndote y volviendo a salir a la superficie, este es tu deporte del verano.

Kitesurf: combina viento y agua

deportes acuáticos

El kitesurf, también llamado kiteboarding o flysurfing, es un deporte de agua en el que el surfista se desliza sobre una tabla utilizando la fuerza de tracción de una cometa que tira de él a través de cuatro o cinco líneas. En este deporte se combina nuestra destreza manejando la cometa con nuestro equilibrio y fuerza para mantenernos de pie sobre la tabla. Podemos practicarlo en varias modalidades como el freestyle, en el que se realizan saltos y maniobras, las regatas o carreras entre boyas o simplemente disfrutar del surf sobre las olas.

Las playas de Tarifa y de Fuerteventura albergan cada verano distintos campeonatos de kitesurf en los que se dan cita los mejores surfistas del mundo. Un espectáculo que merece la pena ver, aunque sea desde la arena.

Rafting en los ríos

Deportes acuáticos

El deporte de referencia en el turismo de aventura. Si tus vacaciones son en la montaña no puedes perder la oportunidad de disfrutar de una bajada por un río de aguas bravas sobre una balsa neumática. ¿Lo mejor de este deporte? Se puede practicar en equipo, por lo que la diversión está asegurada. En cada barca pueden ir hasta siete personas que se compenetran remando para deslizarse a lo largo del río.

En las zonas más tranquilas no es raro pararse para darse un buen chapuzón. Es una actividad perfecta para todos los niveles, ya que vamos siempre acompañados de un guía experto. Además, podremos disfrutar de unos parajes naturales incomparables.

Esquí acuático, para los nostálgicos de la nieve

Deportes acuáticos

El esquí acuático es uno de los deportes con más solera en lo que se refiere a actividades en el agua. Si eres amante del esquí alpino y echas de menos la nieve puedes resarcirte sobre las olas durante el verano. El esquí acuático mezcla el surf y el esquí sobre nieve, dando lugar a un deporte muy espectacular: alcanzaremos grandes velocidades, ya que vamos traccionados por una moto de agua, y pondremos a prueba nuestros reflejos y nuestro equilibrio.

Una vez agarrados a la cuerda y puestos en movimiento, es el momento de intentar alguna maniobra sobre un esquí o sobre ambos. Saltos, slalom, figuras… todos lo que puedas imaginar es posible al esquiar sobre el agua.

Wakeboard, para los amantes del snowboard

Deportes acuáticos

El wakeboard es el snowboard lo mismo que el esquí acuático es al alpino. Si durante el invierno no te cansas de deslizarte por las pistas más largas de las estaciones de esquí sobre tu tabla, sin duda te encantará el wakeboard. Una vez más, utilizaremos una moto de agua para generar velocidad, de modo que “solo” tenemos que mantenernos de pie sobre nuestra tabla y comenzar a idear piruetas.

No te limites solo a deslizarte, porque el wakeboard es mucho más. Saltos espectaculares, piruetas aéreas, carreras… Una buena manera de seguir disfrutando sobre una tabla también en verano.

Motonáutica: siente la velocidad

Deportes acuáticos

Si lo que te gusta es la alta velocidad y sentir el viento en la cara mientras disfrutas del mar, la motonáutica es lo tuyo. Existen diferentes modalidades en esta familia de deportes sobre lancha motora, entre ellas las carreras en la costa, en alta mar y las carreras de resistencia. Las costas del Mediterráneo son las preferidas por los amantes de las motos de agua, donde pueden disfrutar de muchos kilómetros de aguas tranquilas.

Un deporte excitante que sin duda te hará segregar adrenalina por todos tus poros. Si buscas emociones fuertes, no puedes perderte las carreras cortas de drag boat que se disputan en distancias cortas (unos 400 metros) y en las que se llegan a alcanzar velocidades de hasta 400 kilómetros por hora.

Windsurf, ¡izad las velas!

Deportes acuáticos

El windsurf o surf a vela permiste al surfista manejar la vela (que gira libremente) a su propia voluntad, buscando el mejor ángulo para captar el viento y así poder deslizarse sobre las olas. Para poder deslizarnos de manera óptima tendremos que tener en cuenta tanto la dirección del viento como la posición de nuestra tabla sobre las olas.

En 1981 el windsurf se convirtió en disciplina olímpica y, a pesar de que se había previsto su retirada después de los juegos de Londres en 2012, parece que volverá a serlo en las olimpiadas de Río en 2016. Una buena noticia para los amantes de la vela, que podrán disfrutar de los mejores surfistas en la mayor competición del mundo.

Stand-Up Paddle Surf, para los más tranquilos

Deportes acuáticos

El surf de remo o stand-up paddle surf es un deporte que ha llegado hace poco al gran público, a pesar de que su origen se remonta a la década de 1960. Comenzó siendo utilizado por los mejores surfistas a partir del año 2000 como parte de su entrenamiento de surf: una alternativa para entrenar en el medio sin necesidad de olas o viento.

Hoy en día se ha abierto al gran público, ya que es un estupendo entrenamiento para toda nuestra zona central: la espalda alta, el abdomen, la zona lumbar y la musculatura profunda de la zona media trabajan de forma sinérgica y nos ayudan a fortalecer nuestros músculos y a mejorar nuestra postura. Un deporte apto para todos los públicos que nos permitirá pasar un buen día en el agua.

Yoga y Pilates sobre una tabla de surf

Deportes acuáticos

Cambiar de medio puede ser muy beneficioso para muchos deportes, y este es el caso del Pilates y del Yoga. Si lo que buscamos es ir un paso más allá y poner a prueba nuestra fuerza central y nuestro equilibrio, entonces dejar la tierra firma y adentrarnos en el agua con nuestra tabla es una de las mejores decisiones que podemos tomar.

Tanto en la práctica del Yoga como del Pilates sobre tabla de surf se utilizan tablas algo más largas y anchas de lo normal, que son más estables y tienen una mejor flotabilidad. El mar actúa como elemento cambiante y genera una inestabilidad que nos obliga a activar nuestro abdomen y a guardar el equilibrio.

Waterpolo para disfrutar en equipo

deportes acuáticos

¿Te quedas en la ciudad? No problem! En la piscina puedes disfrutar de una tarde de waterpolo con tus amigos: un deporte equipo con el que haréis piña y disfrutaréis del sol y el agua. Una manera diferente de pasar un día a remojo y de hacer un poco de deporte y que podéis culminar con una buena merienda para reponer fuerzas. También es una buena opción para cambiar de aires si vives en una ciudad costera y quieres alejarte un poco de las masificadas playas.

Solo necesitamos una pelota y marcar un par de porterías para disfrutar del deporte en el agua. Si tenéis una buena estrategia de juego en equipo, lograréis ser los campeones.

Además de los deportes de agua, recuerda que en la playa puedes practicar otro tipo de actividades para mantenerte activo como por ejemplo las palas o el voley playa: la clave es no quedarnos parados, ¡ni siquiera durante las vacaciones!.

Imágenes | iStock

En Vive 0,0 | Las mejores playas españolas en las que tu perro será bienvenido
En Vive 0,0 | Piscinas en Madrid, Barcelona, País Vasco, Valencia y Andalucía

Comentarios

compartir en redes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.