Viajes compartidos: ventajas de dividir la cuenta y abrirse a conocer nueva gente

  • Viajes
cat-icon-on-post

Un sector de la economía colaborativa que ha ido creciendo en los últimos años ha sido el del CarPooling, es decir, el hecho de compartir en coche viajes periódicos o trayectos puntuales. Esta práctica cuenta ya con muchos adeptos en países europeos como Francia o Alemania, y desde hace unos años ha comenzado a extenderse en nuestro país. ¿Conoces ya las ventajas de los viajes compartidos?

Si quieres estar al tanto de las mejores ideas en economía colaborativa, ejercicio y salud, recetas de aprovechamiento y mucho más, no lo dudes y suscríbete a nuestra newsletter. De esta manera todas nuestras noticias llegarán directamente a tu buzón de entrada para que no te pierdas ninguna.

Las ventajas económicas: un ingreso extra

Evidentemente la primera ventaja que se nos viene a la cabeza cuando hablamos de viajes compartidos es la económica. Imagina que necesitas realizar un viaje Madrid-Barcelona en el que seguramente gastarás aproximadamente un depósito de gasolina de tu coche, pongamos que pueden ser unos 60 euros, para redondear. En el momento en que compartes ese viaje con otra persona tus gastos se reducirían directamente a la mitad. Si decides llevar a dos personas más (en total tres pasajeros y el conductor) ese mismo viaje te costaría solamente 15 euros. La ventaja es clara, ¿verdad?

Pero no nos referimos solamente a un viaje puntual que puedas realizar una vez: si eres de los que coge el coche todos los días al ir al trabajo, calcula cuánto te está costando al mes. Ahora imagina que puedes recoger a uno de tus compañeros de camino a la oficina, digamos que a mitad de trayecto, y por las tardes le llevas a su casa. Podéis compartir gastos, aunque no sea al 50%, pero con su aportación ya estarás consiguiendo un ingreso extra con el que pagar de vez en cuando la gasolina. Además, este será un ingreso periódico, ya que es una actividad que llevas a cabo cada día. Hasta que llegue a España la iniciativa de cobrar más por ir en bicicleta al trabajo, este puede ser un buen método para ahorrar.

Compartir coche

Las ventajas personales: mejor calidad de vida

Muchos de los coches que vemos en la carretera cada día están ocupados solo por el conductor: esto significa muchos coches cada día formando atascos. Otra de las ventajas de compartir coche es la descongestión del tráfico: si me llevas en tu coche y ya no tengo que coger el mío habrá un vehículo menos en la carretera. Si todos los conductores que van solos en su coche llevaran a alguien más, esto supondría muchísimos menos coches formando atascos cada mañana en hora punta.

Menos atascos… y más sitio para aparcar. Cuantos menos vehículos circulando haya, más plazas de aparcamiento habrá disponibles. Eso supondrá, además de una ventaja de tiempo porque no tardaremos tanto en encontrar un sitio libre, también una ventaja frente al estrés y la ansiedad. Sabemos lo estresante que puede llegar a ser estar atrapados en un atasco o no encontrar sitio mientras vemos cómo llega la hora de entrada al trabajo, y eso no hay meditación que lo remedie. Con menos coches en circulación estos problemas también se reducirían.

Las ventajas para el medio ambiente: menos contaminación

Otra ventaja importante, sobre todo en las grandes ciudades, es la de poder reducir la contaminación tanto atmosférica como acústica de una forma sencilla. El coche es el medio de transporte más contaminante, si atendemos a una clasificación basada en la producción de dióxido de carbono por pasajero y por kilómetro. Por eso es importante que realicemos un uso racional del mismo: los viajes compartidos pueden ser una buena manera de aportar nuestro granito de arena a la lucha contra la contaminación.

Compartir coche

¿Por qué no nos animamos?

Si tantas ventajas tiene, ¿qué es lo que nos impide convertir los viajes compartidos en una constante en nuestras vidas? Puede ser el hecho de que perdemos nuestra independencia y nuestra capacidad de decidir cómo, cuándo y por qué. Al viajar con más personas nos vemos obligados a llegar a acuerdos que no tendríamos que hacer si viajáramos solos.

Otro obstáculo a la hora de compartir coche es el hecho de hacerlo con personas que no conocemos, lo cual nos obliga a salir de nuestra zona de confort. Una cosa es compartir viajes con un compañero de oficina al que vemos cada día y al que podemos conocer más o menos, y otra distinta es hacer un Sevilla-Tarragona con tres desconocidos de los que no sabemos nada. Frente a esto las páginas web dedicadas al CarPooling tienen distintos sistemas en los que se puede dar la opinión o puntuar a los usuarios para que no vayamos totalmente en blanco.

La ventaja principal: las personas

Pero ¿y si sale bien? ¿Y si realmente conectas con las personas con las que te toca realizar el viaje? El CarPooling puede ser una forma fantástica de socializar y de crear nuevas amistades. Quizás no llegues a tanto, pero ¿y si a raíz de un viaje compartido conoces ese nuevo grupo de música que ahora no puedes dejar de escuchar? ¿Y si te recomiendan visitar un rincón escondido de la ciudad a la que te diriges y que no habrías descubierto de no haber compartido coche?

Anímate y dale una oportunidad a los viajes compartidos: las ventajas son mucho más numerosas que los inconvenientes.

Imágenes | iStock

En Vive 0,0 | Carpooling, comparte tu coche con los vecinos

 

compartir en redes

te recomendamos