Staycation o cuando quedarse en casa en vacaciones es una alternativa (si te lo sabes montar)

  • Viajes
cat-icon-on-post

Si este verano no has podido viajar porque las fechas no coincidían con las de tu pareja, por falta de presupuesto, por algún problema familiar, por no haber podido planificarte o por cualquier otro motivo, no te deprimas. Quedarte en tu localidad no significa que no tengas vacaciones. De hecho, puede tener muchas más ventajas que viajar. Veámoslas.

No dejes de tomarte los días libres porque no vayas a poder salir. Detén tu actividad laboral como cualquiera de tus compañeros y aprovecha ese tiempo para desconectar tanto como lo harías si te desplazases. Como seguro que te interesan los planes alternativos como los que planteamos aquí y que estás deseando encontrar a otras personas con las que compartir tus gustos, apúntate a nuestra Newsletter y te mantendremos al tanto de lo más selecto en ese sentido.

Qué es staycation

“Stay” significa “quedarse” en inglés y “-cation” es una abreviatura de “vacation”, es decir, “vacaciones”. Con este término se quiere encontrar un punto medio entre las dos opciones que hasta ahora parecían las únicas posibles: o te marchas fuera o no tienes vacaciones. La idea es considerarlo vacaciones de pleno derecho, aunque nos quedemos sin viajar.

Con el palabro inventado se está definiendo una tendencia cada vez más extendida, que se considera una opción tan válida o más incluso para personas pudientes que no tienen conflicto de fechas para viajar, pero que prefieren quedarse en su lugar de residencia, pues esto presenta muchos pros, comenzando por el disfrute de una ciudad menos saturada.

Las ventajas de la staycation son muchas, como evitar las molestias de los viajes –maletas, malos humores, atascos de tránsito, retrasos de vuelos, piernas hinchadas, cansancio…— y mantener las comodidades de estar en nuestra propia casa, especialmente para personas que extrañan las camas de los hoteles y apartamentos ajenos y pierden sueño durante estos periodos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Planes para hacer en casa en vacaciones

Por supuesto, hablamos de quedarse “en casa” en el sentido anglosajón de la expresión “staying at home”, lo que significa quedarte en tu localidad, quedarte en el lugar donde vives. Ni muchísimo menos estamos recomendando planes para permanecer en el interior de nuestra vivienda, pues eso lo dejamos para cuando el frío y las inclemencias sean insufribles.

Cuando estés en casa, trata de verla de otra manera, por ejemplo, aprovecha ese balcón o miniterraza que solo considerabas un trastero. Aunque no tengas más que medio metro de ancho, que las plantas te hagan hueco: saca unas pequeñas banquetas y una mínima mesa y respira el aire libre, mientras te tomas una cervecita y algo de picar. El terraceo es una de las más jugosas exclusivas del verano, pero habrá tardes en las que prefiramos no salir. Solo tenemos que desempolvar esos espacios desaprovechados para sentirnos igual de a gusto en nuestra casa.

Planes refrescantes

Muchas veces, el problema de quedarnos en nuestra ciudad durante el verano son las sofocantes temperaturas que alcanzan muchas localidades de nuestra geografía, por eso sería importante buscar la forma de refrescarnos. Para los que vivís cerca de la playa, está clarísimo.

Para los de interior, propongo excursiones de ir y venir en el mismo día a ríos y pantanos, además de subir a las zonas de sierra o alta montaña donde las temperaturas serán sensiblemente más bajas incluso durante el día.

Barcelona beach, Catalonia, Spain

Disfruta del aire libre con deportes de verano

Aprovechemos el buen tiempo para abandonar las agobiantes cuatro paredes del gimnasio y para practicar algún deporte que durante el año no tenemos tiempo de disfrutar, correr, pedalear, patinar o tirar unas canastas contratando una de las canchas que ofrecen los ayuntamientos… Elige la horas más tardías o el amanecer o bien opta por los deportes de agua, hay montones de opciones.

Visita tu propia ciudad como si fuera otra

Aprovecha que tienes mucho tiempo libre para hacer todas aquellas cosas que siempre dices que no haces por falta de tiempo. Aunque creas que conoces de sobra tu localidad, seguro que hay muchísimos sitios que no has visto en tu día a día.

Plantéate estas jornadas libres de época estival como si fueses turista, consulta webs o guías hechas para foráneos y ponte al día con los museos, exposiciones, teatros, jardines, actividades, paseos, etc… que en condiciones normales te resultaría ridículo hacer. Si cuando vas a otras ciudades disfrutas de todo ello, ¿por qué no ibas a hacerlo en la tuya?

Sentirnos como turistas en nuestra propia ciudad puede ser como un juego: súbete a uno de esos autobuses turísticos: el segundo piso cambiará tu perspectiva para que lo mires todo de forma diferente. Finge que hablas otro idioma, que no entiendes, déjate guiar por un libro que te lleve a los enclaves más tópicos y únete a quienes los reconocen como lo más pintoresco. Encontrarás un encanto a tu propia ciudad que hasta ahora no habías visto o no te habían permitido ver.

Dibujando una paralela al Prado

Planes culturales

Los museos ofrecen siempre la posibilidad de pasar un rato agradable y aprender un poco más sobre nuestra historia. Visitar sus exposiciones en verano constituye otra manera, como el cine, de refrescarse con el aire acondicionado del que quizá no dispongamos en casa.

El teatro sale también a la calle y algunos recintos ofrecen espectáculos al aire libre donde, además de disfrutar de la obra, se podrá tomar algo, para hacer la noche más llevadera.

El cine es otro lugar fresquito en el que se pueden pasar un par de horas cómodas cuando el calor más aprieta –paradójicamente, a algunos hay que acudir con rebeca en verano— . Hay alternativas pensadas exclusivamente para estos meses, como los ciclos que proponen los diferentes cineclubs o filmotecas de cada ciudad, que en ocasiones, sacan sus butacas al exterior. El cine de verano sirve para dar un repaso a los estrenos que nos hemos perdido en lo que va de año disfrutando de una suave brisa.

El verano también es buena época para disfrutar de tu música favorita, pues es la época de los grandes festivales y muchos son los artistas que nos visitan solo en estas fechas. Ya sea en un local refrigerado o al aire libre, la experiencia será inolvidable.

Si tienes algún sueño frustrado como escribir relatos, pintar paisajes, decorar jarrones… y nunca te has dedicado a él porque no tenías tiempo, aprovecha estos momentos de vacaciones en casa para dar rienda suelta a tu imaginación, ya sea apuntándote a algún taller intensivo de tu ciudad como por tu cuenta.

beautiful Plaza de Espana on sunset, Sevilla, Spain

Desconecta de verdad

El único riesgo de quedarse en casa en vacaciones es no desconectarse realmente del trabajo y acabar adelantando cosas o accediendo a peticiones de los jefes, como si siguiésemos al pie del cañón. La clave par que las staycation sean auténticas vacaciones es que desaparezcamos al 100% para compañeros y superiores. Una forma muy buena de no estar disponible es no estar nunca en casa ni acercarse al ordenador.

Como aclarábamos más arriba, al decir que nos quedamos “en casa” estamos utilizando un término genérico. Nos alojamos en nuestra propia casa, pero ni mucho menos hablamos de no salir. La recomendación es la contraria: pasar estos días de vacaciones sin apenas pisar nuestra vivienda, haciendo actividades como las descritas más arriba o aprovechando para quedar con gente a la que no vemos mucho, pasear al aire libre, etc…

La sugerencia de dejar el ordenador y no utilizarlo ni siquiera para cuestiones de ocio también será de utilidad para que disfrutemos mucho más de nuestro tiempo libre. La planificación de las cosas que vamos a hacer esos días, mejor tenerla hecha de antemano, como cuando organizamos un viaje. Y durante el periodo vivir a tope, sin parar un segundo.

Se desprende de todos los apartados que la posibilidad de que las vacaciones sean igual de plenas y disfrutables desde nuestra vivienda que viajando depende de nosotros mismos, de que nos mentalicemos nos lo propongamos. Si lo planificamos y sabemos sacarle partido a nuestro tiempo, disfrutaremos de esos días libres como de cualquier viaje, pero sin las incomodidades de los desplazamientos.

Imágenes | iStock Photos

[Total:0    Promedio:0/5]

Comentarios

compartir en redes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.