Meditación, meditación, meditación… ¿es tan buena como dicen?

  • Mente
cat-icon-on-post

Estamos en una época en la que nos ha tocado vivir deprisa: vamos corriendo a todos los lados, a veces no tenemos tiempo ni para comer y debemos hacerlo en el trabajo o delante del ordenador… ¿Y qué pasa con el tiempo para nosotros? Reservar unos minutos al día para relajarnos y pensar en nuestras cosas puede ser muy beneficioso, tanto a nivel mental como físico. ¿Conoces los beneficios de la meditación?

Si eres un amante de la vida activa y te gustan los deportes, si te gusta moverte en bici y descubrir nuevas rutas por tu ciudad, entonces no puedes perderte nuestros artículos. Una buena idea para que no te falte ninguno es suscribirte a nuestra newsletter: de este modo llegarán todos a tu bandeja de entrada y no se quedará ninguno por el camino.

¿Qué es la meditación?

Básicamente, la meditación es una práctica que toda persona puede hacer con el fin de reducir el estrés, relajarse y modificar sus emociones. Aunque el origen de las prácticas modernas de meditación se encuentra en las religiones asiáticas y tiene un significado más trascendental, podemos decir que esta práctica se ha secularizado, haciéndola accesible a todo el mundo sin necesidad de ligarla a un sentir religioso.

Con el auge de disciplinas como el yoga, la meditación ha recuperado su sitio dentro de nuestra ajetreada vida. Y es que la meditación es una de las bases más firmes del yoga: no se trata solo de una disciplina física, sino que supone la unión de cuerpo, mente y espíritu. Su fin último, en su vertiente más espiritualista, es el de trascender del “yo material” al “yo espiritual”, algo que se consigue por medio de la meditación.

¿La meditación tiene siempre un componente espiritual?

meditación

Realmente, la meditación tal y como se entiende en la vida moderna, no tiene por qué tener ese componente espiritual. Podemos simplemente dedicarnos unos cuantos minutos a nosotros mismos con el objeto de relajarnos, pero sin intentar trascender más allá de las cosas materiales.

Los beneficios de este tipo de meditación más física, que podemos practicar en cualquier sitio en el que seamos capaces de aislarnos (incluso en el transporte público de camino al trabajo o al volver a casa), pasan por la relajación o la reducción del estrés. Hablamos en este caso de un estado de concentración, ya sea sobre un objeto externo o sobre la propia conciencia, que puede incluso ayudarnos a alejarnos de la depresión, como sugiere este estudio realizado por la Universidad de Melbourne en 2011.

Meditación y mejora de salud, ¿nos puede ayudar?

Meditación

Uno de los componentes más importantes de la meditación es la relajación total del cuerpo, sobre todo a través del control de la propia respiración. Esta relajación física puede ayudarnos a disminuir nuestra presión sanguínea y por tanto a prevenir los problemas de hipertensión, como publicaba hace unos años un estudio llevado a cabo por la American University sobre los beneficios físicos de la meditación trascendental. Este estudio, enfocado en adultos jóvenes que eran en ese momentos alumnos de la universidad, mostraba además los beneficios de este tipo de meditación en cuanto a reducción de la ansiedad y del estrés.

Sobre la mejora de la memoria, mayor aprovechamiento cerebral e incluso sobre el hecho de “hacernos más inteligentes”, como anuncian algunas de las nuevas tendencias en meditación, faltan todavía muchos estudios científicos que respalden ese tipo de beneficios. Actualmente se está estudiando si es posible formar nuevas conexiones neuronales a través de la meditación.

¿Cómo comienzo a meditar?

meditación

Realmente comenzar a meditar es más sencillo de lo que creemos: se trata de encontrar una conciencia plena, lo que actualmente se define como mindfulness en inglés, y para lo que lo único que necesitamos es un rincón tranquilo y alejado de ruidos e interrupciones. Una buena idea es montar en casa tu propio rincón para meditar, con música agradable, unos cómodos cojines, quizás unas velas o algo de incienso… Un lugar donde te encuentres a gusto y donde puedas pasar unos minutos relajado.

Meditar no consiste en poner la mente en blanco, ni mucho menos: simplemente consiste en no juzgar aquello que ves o que sientes. Algunas personas definen la meditación como la atención plena, como el aquí y el ahora, como la capacidad de no prestar atención a nada más que no sea el presente en este lugar. ¿Eres capaz de hacerlo?

Imágenes | iStock

En Ciudadano 0,0 | Cuida de tu centro y él cuidará de ti

Comentarios

compartir en redes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.