Pilates

¿Representa Pilates algo más que una clase de relajación?

El método Pilates, creado por Joseph H. Pilates a principios del siglo XX, es una de las actividades más requeridas tanto en gimnasios como en estudios especializados. A través de sus cinco principios básicos, el método Pilates promueve la salud a través del movimiento inteligente y controlado, y nos ayuda a mejorar nuestra postura y a tratar el dolor de espalda entre otros beneficios. Muchos piensan que las sesiones de Pilates se reducen a realizar estiramientos en grupo, pero nada más lejos de la realidad. Hoy te enseñamos todo lo que puedes conseguir entrenando con el método Pilates.

Si te interesa el deporte y tu bienestar físico no puedes perderte los artículos que le dedicamos cada semana. Suscribiéndote a nuestra newsletter puedes recibirlos todos directamente en tu bandeja de correo. Además, también podrás descubrir otros temas interesantes como recetas originales y saludables, noticias relacionadas con el mundo de la bicicleta o con el reciclaje.

Pilates no es relajación: es trabajo duro

Pilates

De verdad, Pilates no es una clase de relajación. En una sesión de Pilates trabajamos distintas cualidades físicas básicas, entre ellas la flexibilidad y la fuerza muscular. Es un método perfecto para tonificar toda nuestra musculatura, aunque gran parte de las sesiones se centran en la zona media del cuerpo: aprenderás a localizar todos los músculos de tu abdomen y a trabajarlos de forma completa.

Uno de los principios del método Pilates es el del control del centro o, como lo llaman los pilateros, Powerhouse (literalmente “mansión del poder”). Cualquier fuerza que ejercemos con nuestro cuerpo parte y termina en nuestra zona central: este es el concepto de core (núcleo o centro) del que se habla tanto últimamente en el mundo del deporte. Este core o centro está formado por la musculatura abdominal (la superficial y la profunda), los glúteos, los erectores espinales, los multífidos, el suelo pélvico, el diafragma y el más músculo más importante de todos: el transverso del abdomen.

La activación conjunta de todos estos músculos consigue que realicemos movimientos controlados y equilibrados, evitando compensaciones. Resumiendo en pocas palabras: Pilates nos ayuda a movernos mejor con mucho menor esfuerzo, es la ciencia del movimiento inteligente. Para conseguir esto, el trabajo de la musculatura de la zona media es primordial: en Pilates realizamos un entrenamiento de fuerza y resistencia abdominal de alta intensidad.

Mejora tu postura corporal

Pilates

Uno de los mayores beneficios que podemos obtener de la práctica el método Pilates es la mejora de nuestra postura corporal y, en consecuencia, la disminución de dolores de espalda causados por desalineaciones corporales o por compensaciones. Joseph Pilates decía que “uno es tan joven como flexible sea su columna”, y no se equivocaba: a través de los ejercicios del método Pilates aprendemos a articular correctamente nuestra columna vertebral y a estabilizarla a través del fortalecimiento de la musculatura que la rodea. Todo esto deriva en una mejor postura durante todo el día.

El método Pilates nos hace más conscientes de nuestro propio cuerpo, enseñándonos a localizar músculos y a activarlos de forma independiente y en conjunto con otros para realizar un trabajo global. La estabilización y movilización de la cintura escapular (la zona de los hombros y la clávícula) y de la cintura pélvica, acompañada del fortalecimiento de la musculatura de la espalda y el abdomen hará que llevemos una mejor postura insconscientemente, sin tener que pensar en ello.

Esta mejora de la postura y mayor control de los movimientos también tiene una vertiente estética, ya que nos hará vernos y sentirnos más estilizados y nos hará proyectar una imagen distinta de cara a los demás. No es lo mismo presentarnos ante alguien con la espalda encorvada y los hombros caídos hacia delante que hacerlo erguidos, con una postura correcta y un cierto equilibrio y seguridad. Aquello que transmitimos con nuestra postura corporal determina también nuestras relaciones sociales. Además, como cualquier otro tipo de ejercicio físico, el método Pilates también favorece la producción de endorfinas u hormonas de la felicidad, que mejoran nuestro estado de ánimo.

Entonces, ¿nos relajamos en algún momento en Pilates?

Desde luego, Pilates no es una sesión de relajación, pero sí debemos tener en cuenta de que cuando conseguimos cierto control en nuestro cuerpo, este hace que los movimientos fluyan de forma libre y equilibrada, sin tensiones. En ese sentido, podemos decir que en el momento en que controlamos nuestro cuerpo podemos ejecutar los ejercicios de Pilates de forma relajada, aunque es necesario siempre un alto grado de concentración.

¿Se realizan estiramientos en Pilates? No es la función primordial del método, pero sí se trabaja la flexibilidad y se aumenta el rango de movimiento de las articulaciones. Muchas personas piensan que por no ser flexibles no pueden asistir a una sesión de Pilates, pero lo cierto es que todos tenemos un punto de partida diferente, y a partir de ahí podemos mejorar. La flexibilidad es una cualidad física muy agradecida si la trabajamos con cierta constancia, y en la que podemos ver buenos resultados en poco tiempo.

Imágenes | iStock

En Ciduadano 0,0 | Cómo mejorar el rendimiento en el gimnasio con estas 7 apps

, , , , ,

Newsletter No te pierdas ninguna novedad

    Echa un vistazo