Nueve iniciativas que tienen en el punto de mira (y para bien) a los ciclistas

  • Cuerpo
cat-icon-on-post

Con la popularidad de la bicicleta y su vuelta a la ciudad son muchas las iniciativas que empiezan a preocuparse por mejorar algunas de las cuestiones que echan para atrás a muchos de los ciudadanos a los que les gustaría utilizar la bici pero no acaban de encontrarse del todo seguros. Vamos a ver nueve iniciativas que tienen en el punto de mira a los ciclistas y el fomento de este medio de transporte en la ciudad.

Pero también fuera de ella, ya que estamos acostumbrados a ver ciclistas entre el tráfico, en carretera o en caminos y pistas forestales. Y es que los ciclistas se han convertido en parte del paisaje, sobre todo los fines de semana, conviviendo con otros deportistas como runners, pero también con otros vehículos. Si quieres estar al día de todas las noticias del sector, puedes suscribirte a nuestra newsletter y recibirás los mejores contenidos directamente en tu correo electrónico.

Proyecto Life Respira para decir adiós a los malos humos


El Proyecto Life Respira busca fomentar el hábito de desplazarse en la ciudad en bicicleta o andando y a la vez desincentivar el uso del vehículo privado. El objetivo es reducir la contaminación atmosférica en la urbe. Para ello, con la ayuda de los ciclistas y de una app para móviles, se traza un mapa de contaminación que permite elegir tanto a peatones como a los que montan en bici el itinerario más saludable para ellos.

Life Paint de Volvo, haciendo visibles a los ciclistas

En muchos casos, el primer paso para mejorar la seguridad de los ciclistas es hacerlos más visibles. Para ello, Volvo ha creado Life Paint, una pintura en spray que se puede aplicar tanto a la bicicleta como a las prendas de ropa que llevamos puestas y que hace que sean reflectantes allí donde se ha aplicado. Es resistente al agua y los lavados, por lo que se mantendrá durante bastante tiempo. El resultado es que los ciclistas son mucho más visibles para otros vehículos, algo muy importante sobre todo en invierno, cuando la climatología hace que las luces vayan casi siempre encendidas.

Bike Pal, mejorando la formación para reducir la siniestralidad

En otras ocasiones, el problema está en la falta de formación e información. Esto es lo que quiere subsanar el Proyecto Bike Pal, que trata de sensibilizar a todos los colectivos con el afán de reducir la siniestralidad de la bicicleta en las calles y carreteras. No sólo está centrado en los conductores de vehículos, también en el propio colectivo ciclista, que muchas veces es el que no respeta la señalización o a otros vehículos. La separación mínima de 1,5 metros para los adelantamientos en carretera es una de las principales reivindicaciones para mejorar la seguridad.

Closca, el casco plegable para llevar en la ciudad

closca
Pero otras veces la mejora en la seguridad llega de una buena idea que fomenta el uso de un elemento como el caso. Así ha ocurrido con closca, el casco plegable que permite guardarlo en la mochila sin que ocupe mucho espacio y facilita su uso en la ciudad. Este invento permite que muchos ciclistas que no utilizarían este elemento, simplemente por el hecho de tener que cargar todo el día con el casco que supone un engorro, puedan ahora llevarlo mientras circulan y guardarlo de forma cómoda después en la mochila.

El casco con airbag para ciclistas

Pero hay veces que la colisión es inevitable. Es en estos casos en los que un dispositivo como Hövding, también conocido como el airbag de los ciclistas, ayuda a evitar lesiones mayores. Se trata de un sistema que se coloca en el cuello. Al detectar un impacto, el dispositivo se infla a modo de airbag y crea un casco de aire que rodea por completo nuestra cabeza, excepto la zona de la cara, absorbiendo gran parte del impacto y evitando con ello las posibles lesiones que tendríamos con el golpe recibido. Quizás el aspecto más negativo es que su precio es todavía bastante elevado o muchos pueden considerarlo algo incómodo, pero por lo demás es uno de los inventos con más futuro para mejorar la seguridad ciclista.

Mejoras para combinar bici y transporte público para ayudar al fomento del uso de la bicicleta

brompton-metro

La intermodalidad es otra de las formas de fomentar el uso de la bicicleta. Poder llevar la bici en transporte público de manera que hagamos una parte del trayecto en bici y otra en tren, metro o autobús es otra de las iniciativas que ayudan a fomentar el uso de la bicicleta en la ciudad. Aquí existen diferentes iniciativas, que sobre todo dependen de los ayuntamientos. En Madrid se ha ampliado el horario para poder llevar la bici en el metro o los trenes de cercanías que ya ofrecen soportes para colgar y asegurar la bici durante los trayectos.

Pagar por ir en bici al trabajo

bici-al-trabajo

Otra de las iniciativas que han tenido mucho éxito ha sido la que se ha realizado en Francia como proyecto piloto y en la que se paga por ir en bici al trabajo. De esta manera, el empleado a final de mes, en lugar de tener una merma de su salario en forma de gasto de combustible tenía un incentivo como aumento según los kilómetros que hubiera recorrido por desplazarse cada día en bici hasta su puesto de trabajo. Si además se combina con otras iniciativas que permitan el aparcamiento seguro de la bici en el lugar de trabajo o la habilitación de duchas o taquillas para poder cambiarse al llegar, sería perfecto.

Los aparcamientos disuasorios en las afueras de la ciudad

parking-bicis

En muchos casos, el fomento del uso de la bici viene determinado por la imposibilidad de aparcar en el centro de las ciudades. De esta forma, se crean aparcamientos disuasorios en las afueras de la ciudad, desde donde, si se habilitan carriles bici, es muy sencillo tener un bici plegable en el maletero que nos ayude a realizar esos últimos kilómetros de forma cómoda y rápida. La ventaja sobre el transporte público es que no tenemos que esperar, sólo sacamos la bici y en pocos minutos ya estamos en el trabajo. Si tenemos un carril bici desde estos parkings, lo cierto es que el aumento de desplazamientos es notable.

Las iniciativas de bici pública

bici-parking

Por último, las iniciativas de bicis públicas de alquiler han hecho que muchos vuelvan a pedalear. Muchos desplazamientos cortos en la ciudad en el día a día se realizan de esta manera. Para otros usuarios de este sistema de alquiler es el paso previo a adquirir su propia bicicleta una vez que han vuelto a coger el gusto a montar en bici y se han quitado los primeros miedos después de años sin montar en bici. En nuestro país los sistemas de bici pública tienen una extensión notable en cuanto al número de ciudades que los tienen disponibles.

Todos estos proyectos suman y hacen que la bicicleta cada día sea un elemento más habitual en las calles de la ciudad. Lo que antes era algo esporádico, hoy en día se ha convertido en una opción más para desplazarnos. Por supuesto, a esto hay que sumarle el uso deportivo y de ocio de la bici, que sigue siendo muy importante sobre todo los fines de semana.

En Ciudadano 0,0 | Día internacional de la bici: 19 hechos, curiosidades y anécdotas que quizás no sepas

Imágenes | blickpixel | Annie Mole | Sigfrid Lundberg | lena1 | silviaaronadio0

compartir en redes