rosquillas de la abuela

La receta de rosquillas que heredé de mi abuela paso a paso

Se acerca la Semana Santa, época de preparar en casa dulces y postres caseros. Hoy vamos a presentar una receta tradicional de rosquillas, un postre muy típico en diferentes regiones de España, una receta que en cada casa se hace de forma diferente. Esta receta de rosquillas de mi abuela tiene el toque inconfundible de la cocina tradicional.

Durante el fin de semana, se puede aprovechar el tiempo para hacer recetas sencillas como ésta, dulces caseros saludables que es posible preparar en familia, siendo una actividad de ocio muy entretenida, al margen del placer que pueden proporcionar durante días. Guardadas en una caja hermética o en una lata, estas rosquillas caseras pueden durar en buen estado una semana, aunque lo más normal es que desaparezcan misteriosamente en un par de días.

Si te gustan las recetas como esta y quieres estar al día de otros temas interesantes, no dudes en suscribirte a nuestra newsletter a través de este formulario para recibir en tu correo electrónico nuestras publicaciones.

Ingredientes para unas 24 rosquillas pequeñas

ingredientes rosquillas de la abuela

  • 75 g de azúcar, ralladura de naranja y de limón, 1 huevo, 45 ml de zumo de naranja, 30 ml de kirch, 75 g de aceite de oliva, 300 g de harina de repostería, 1/2 sobre (8 g) de levadura química tipo Royal, azúcar para decorar y aceite de girasol abundante para freír

Cómo hacer las rosquillas de la abuela

Para hacer esta receta casera y tradicional, mezclamos en un bol el azúcar con la ralladura de limón y naranja. Añadimos el huevo, el zumo de naranja, el aceite de oliva y la copita de kirch y lo batimos ligeramente. Incorporamos después la harina y la levadura, trabajando un poco hasta conseguir una masa más o menos uniforme, que se pegará ligeramente a las manos. Después, dejamos reposar la masa durante media hora.

Para dar forma a las rosquillas, hacemos pequeñas bolitas con las manos ligeramente enharinadas, y las atravesamos con un dedo para formar el clásico aro. Calentamos aceite de girasol en una sartén grande y, cuando empiece a humear, empezamos a freír las rosquillas en tandas de dos o tres unidades cada vez.

Las freímos durante un par de minutos a fuego vivo, dándoles la vuelta y sacándolas a un plato con papel absorbente, cuando las veamos doradas. Finalizamos espolvoreando la torre de rosquillas con azúcar mientras aún están calientes, para que el azúcar se impregne bien. Servimos cuando ya estén frías, porque en caliente pueden resultar indigestas.

rosquillas de mi abuela paso a paso

Tiempo de elaboración | 1 hora
Dificultad | Receta muy sencilla

Degustación

Las rosquillas caseras son un dulce que podemos tomar a cualquier hora, desde en el desayuno a la merienda o en cualquier momento que nos apetezca una pequeña porción de dulce. Estas rosquillas son blanditas y esponjosas, incluso en este tamaño pequeño, y tienen un sabor especial gracias al zumo de naranja y al chorrito de kirch. Seguro que os gustarán.

En Ciudadano 0,0 | Nueve recetas de mermelada que nunca pensaste encontrar
En Ciudadano 0,0 | 11 recetas de aprovechamiento del turrón de Navidad 

, , ,

Newsletter No te pierdas ninguna novedad

    Echa un vistazo
    • Carlos Roberto

      Yo tengo la receta familiar de las rosquillas guardadas como oro en paño….