¿Cómo es una clase de Crossfit? Así se ha convertido en el entrenamiento de moda

  • Cuerpo
cat-icon-on-post

¿Estás cansado de entrenar en la sala del gimnasio o en el salón de tu casa? ¿Te sabes de memoria todas las coreografías de las clases colectivas? ¿Se te acaba la motivación para ponerte en forma? Entonces, amigo mío, deberías probar el Crossfit. Imagina un entrenamiento que te permite ponerte en forma para la vida, en el que entrenas en grupo con un nivel de competitividad pero también de compañerismo muy alto. Suena bien, ¿verdad? Hoy te contamos cómo es una clase de Crossfit y te animamos a que lo pruebes; ¡cuidado, que engancha!

Desde Ciudadano 0,0 te ayudamos a cumplir tu objetivo de ponerte en forma este año de una manera amena y divertida. No te pierdas ninguno de nuestros artículos dedicados al deporte en la ciudad: la mejor forma de mantenerte informado es suscribiéndote a nuestra newsletter. Todos los contenidos llegarán a tu buzón de entrada de forma automática.

¿Qué diferencia al Crossfit del entrenamiento en el gimnasio?

El Crossfit o Cross Training es un tipo de entrenamiento en el que ponemos a prueba todas nuestras capacidades físicas básicas: fuerza, resistencia, velocidad y flexibilidad. Estas son las bases del aprendizaje del movimiento, y las trabajaremos a través de diferentes métodos de entrenamiento.

La diferencia que más llama la atención cuando acudimos a un box (que es como se llaman los gimnasios de Crossfit), y más aún si venimos de entrenar en un gimnasio tradicional, es que no hay ninguna máquina. Quizás alguna de remo para trabajo cardiovascular, pero todo lo demás se entrena a través de pesos libres: barras y discos. Tu cuerpo es la herramienta para trabajar: no necesitas nada más.

En Crossfit se entrena a través de movimientos complejos que implican muchos grupos musculares: los movimientos de halterofilia suelen estar presentes en la mayoría de los entrenamientos. Ejercicios clásicos como los sprints, las dominadas, las flexiones o los saltos al cajón también tienen sitio en los box de Crossfit.

¿Todo el mundo puede practicar Crossfit?

Crossfit

Lo bueno de esta disciplina es que se practica en grupos reducidos, generalmente organizados según el nivel de los participantes, y con uno o más instructores supervisando la clase en todo momento. Los grupos van desde principiantes hasta expertos, y cada persona puede trabajar en su nivel, ya que todos los ejercicios son adaptables.

Además, el Crossfit da una gran importancia a la técnica con la que se realizan los ejercicios, poniéndola siempre por encima del peso a levantar o de los kilos a mover. Una buena técnica es la base para que nuestro entrenamiento sea seguro y efectivo.

Glosario indispensable para los primeros días

¿Has ido a probar una clase de Crossfit y la mitad de las palabras te suenan a chino? No problem! Aquí tienes un pequeño glosario con las expresiones más utilizadas.

  • WOD: workout of the day o “entrenamiento del día”. Se trata del entrenamiento que toca realizar en un día concreto. Suelen tener nombre de mujer (como los huracanes, porque te dejan igual de baldado), de héroes (como homenaje) o puede ser un nombre descriptivo.
  • AMRAP: as many reps as possible o “todas las repeticiones que puedas”. Es un tipo de entrenamiento que se usa en algunos WOD’s: hacer todas las repeticiones posibles en el tiempo estipulado.
  • For time: otro tipo de entrenamiento en el que tendrás un número concreto de repeticiones de cada ejercicio y tienes que completarlo en el menor tiempo posible y apuntar tu marca en una pizarra. ¿Serás el más rápido del grupo?
  • Burpee: el ejercicio rey del Crossfit, así que más vale que lo sepas realizar correctamente. Sólo necesitas tu propio cuerpo y consiste en realizar una sentadilla, colocarte boca abajo para hacer una flexión (o tocar con el pecho en el suelo), volver a posición de sentadilla y saltar hacia arriba en el aire. Eso es una repetición. Apréndelo bien, tendrás que hacer muchas.

La sesión de Crossfit

Crossfit

Comenzamos siempre con un buen calentamiento con movilización de las articulaciones y algo de trabajo cardiovascular. En Crossfit es muy habitual saltar a la cuerda, así que prepárate para recordar cómo lo hacías en tu infancia. Después del calentamiento generalmente se destina un tiempo a trabajar la técnica de un ejercicio concreto: esta parte es muy importante porque estará directamente relacionada con el WOD posterior o con alguno de sus ejercicios.

Llegó el momento de la verdad: ¡pasamos al WOD! En la pizarra estará escrito el entrenamiento que nos toca hacer ese día, y que está perfectamente planificado dentro de una progresión de semanas o incluso meses. Comenzamos a trabajar en equipo, y es que en Crossfit nadie deja de animar y ayudar hasta que el último miembro del grupo ha terminado. Ese team work, acompañado de cierta competitividad sana, ha sido clave en el éxito del Crossfit.

Sólo nos queda realizar unos estiramientos para completar la jornada en el box, ¡y esperar impacientes para el próximo entrenamiento!

Imágenes | Artabros Crossfit Coruña, Reebok, Andrew Malone

En Ciudadano 0,0 | Cómo entrenar en casa, gimnasio DIY

En Ciudadano 0,0 | Entrenamiento Gravity, descúbrelo

 

compartir en redes
  • Carlos Roberto

    Pues tiene pinta de ser bastante intenso, es bueno que los compañeros en este caso se animen entre ellos

    • Sí que es bastante intenso, pero como se puede adaptar a los distintos niveles no hay problema. El tema de la comunidad es genial: ¡se forma un buen equipo! 🙂

  • Beatriz

    A mí me da mucha curiosidad conocer otro que también está muy de moda que se llama fastfit o algo así. Les ponen a la gente unos arneses y, en teoría, con solo 20 minutos quemas muchísimas más calorías que con gimnasia normal. Dicen incluso que sigues quedando después de hacerlo, ¿es verdad todo eso?

    • ¡Hola Beatriz! a lo que te refieres es al entrenamiento con electroestimulación a través de chaleco. Es útil siempre que se use de la forma adecuada, supervisado por un profesional, y que forme parte de un entrenamiento global. Tiene su contrapartida: lo que haces es recibir impulsos eléctricos directamente en el músculo (si lo haces de forma voluntaria, esos impulsos deberían partir de tu cerebro), por lo que es fácil sobreentrenar. El hecho de seguir quemando calorías después de terminar el entrenamiento no es exclusivo del chaleco: con un entrenamiento por intervalos tradicional también se consigue. El chaleco es una ayuda perfecta para complementar el entrenamiento, pero por sí solo no le veo mucha utilidad.

      • Beatriz

        Me parece muy interesante. Muchas gracias.

te recomendamos