World Travelers, la nueva tribu urbana sin fronteras ni banderas

  • Cuerpo
cat-icon-on-post

Hay muchas formas de viajar y de disfrutar de las visitas, desde la más superficial y rápida hasta la inmersión total. Cada vez son más las personas que consideran que merece la pena desplazarse si una vez allí vamos a vivir una experiencia muy completa. Una serie de viajeros, que se hacen llamar World Travelers, así lo consideran y afrontan su turismo de una manera muy diferente. Se trata de la nueva tribu urbana sin fronteras ni banderas y vamos a ver cuáles son sus formas de viajar y las diferencias con respecto a los turistas de siempre.

Si a ti también te gusta plantearte las estancias de una manera mucho más activa y participativa, si tienes una forma eficaz de prepararte los viajes, si echas mano de ciertas alternativas, tal vez también seas World Traveller. Y en cualquier caso, está claro que te gusta viajar como a nosotros, por lo que seguro que te resulta de utilidad apuntarte a nuestra newsletter para recibir las mejores sugerencias sobre este tema y otros similares.

¿Qué son los World Travelers?

Los travelers son una comunidad de gente aficionada a los viajes que trata de conocer el lugar al que han llegado como un nativo más. Con el lema, “El mundo es uno, y tengo poco tiempo para conocerlo entero”, se mueven mucho más y llegan mucho más lejos, pero no gasten necesariamente más dinero que un ciudadano medio, gracias a una serie de estrategias para sacar el máximo partido al dinero del que disponen.

World Traveler

Un traveler o traveller –ambas ortografías son correctas en inglés— se define a sí mismo como una especie de “adicto” de lo nuevo, su afán es conocer muchas cosas y las nuevas experiencias son su pasión. Aunque este punto coincide con el turista que tiene ganas de encontrar cosas novedosas, el ansia y la sed por aprender sería lo que lo lleva a los travelers un paso más allá.

Algunos World Travelers han abandonado su vida tal y como la conocían para conocer el mundo y vivir al máximo, como por ejemplo, Ángel, un antiguo ingeniero de Microsoft, viajero empedernido, que lo dejó todo para irse muy lejos. Reivindica la capacidad de cada uno de tomar sus decisiones, la energía para hacer cosas, el amor por viajar… y te pide que te unas a la comunidad de los travelers como él.

Cómo ahorra dinero en sus viajes un World Traveler

El traveler busca optimizar su presupuesto a través de intercambios de viviendas, de compartir el transporte gracias al carsharing u otro sistema, de conseguir un alojamiento gratuito gracias a una red de viajeros… Se valen de consejos relacionados con lugares económicos que encuentran en redes sociales y foros de Internet… Como ves, nada que se escape de tu alcance, nada que cualquiera con un mínimo de inquietud y algo de tiempo no pueda hacer.

World Travellers

También es posible gastar mucho menos de lo previsto si se dejan de lado las costumbres asentadas. Saliendo fuera de temporada se puede ahorrar muchísimo en casi todos los aspectos del viaje y se encuentran muchas ventajas, como mayor comodidad en todos los lugares y una mayor facilidad para conseguir días libres en tu trabajo.

Redes sociales y apps útiles para la comunidad traveler

Si ya quieres convertirte en traveler, pero todavía no sabes por dónde empezar, te vendrá bien conocer algunas de las redes sociales de mayor utilidad para preparar un viaje con esta perspectiva. Para Existen varias páginas web para encontrar un apartamento donde hacer tu vida como si estuvieses en casa, aunque la más extendida es claramente Airbnb.

Además, cuentas con las webs Tourist Eye y Gogobot, con la aplicación Dopplr y con algunas otras, donde los miembros de la comunidad comparten sus vivencias en primera persona.

preparar el viaje

Los antiguos diarios de viajes ahora son blogs

Otra de las características de los World Travelers es la necesidad de compartir con los demás sus experiencias, de hacer a todo el mundo partícipe de sus disfrutes y de revelar a quienes quieran leerle cosas útiles y buenos consejos.

Si pasas el suficiente tiempo en otro lugar, seguro que descubres cosas que no aparecen en las guías turísticas ni en las páginas oficiales de la ciudad. Y te parecerá una pena que otras personas no las estén disfrutando. Haz unas fotos y comenta para los demás qué es lo que verdaderamente te ha gustado. Escribe un diario, como se hacía antaño, pero con la ventaja de poder compartirlo por Internet en forma de blog. Ya verás como cunde el ejemplo.

Diarios de viajes

Llévate los deberes hechos

Probablemente estáis pensando que estas inmersiones tan profundas solo son posibles cuando las estancias en las diferentes ciudades van a ser largas, al menos de varios días. Y muchas veces, el tipo de viaje que estamos haciendo nos deja parar solo un día o dos en cada lugar. Pero eso no tiene por qué ser un impedimento para ver nuestro destino de una manera más atenta, pues podemos aterrizar allí con los deberes ya hechos y habiendo preparado de antemano lo que necesitamos saber. Así no nos harán falta todos esos días extra en los que vamos encontrando nuestro lugar.

Antes de llegar a cualquier sitio, además de consultar las visitas turísticas que puedes hacer para no dejarte nada, para ahorrarte colas o ir en los horarios de menores aglomeraciones, busca también las posibilidades culturales. Más allá de las guías y páginas oficiales de turismo, se pueden consultar grupos de Facebook de la ciudad, agendas culturales y otras publicaciones de ocio escritas para los habitantes de tu lugar de destino. De esta forma, cuando estés allí, puedes ir a los bares de moda, asistir a exposiciones e inauguraciones, acudir al cine para ver una película que no se estrenará fuera de ese país…

Mapa de viaje

Otra forma de llevar los deberes hechos es aprender lo básico del idioma del lugar, aunque nunca haya estado entre tus asignaturas. Hay una diferencia enorme entre estar en un sitio donde al menos sabemos entender los carteles y anuncios, aunque no lleguemos a comunicarnos bien, o estar en un mundo de signos desconocidos… si la idea es integrarnos de verdad, esto nos ayudará muchísimo. Y ese saber nunca estará de más, aunque no volamos a otro país donde se hable su lengua.

Mucho más que turismo: visita la ciudad de manera diferente

Para ser algo más que un turista, se suelen recomendar muchas actividades que convertirán el viaje en una experiencia mucho más completa. No te sentirás como un turista, sino como uno más de los ciudadanos del lugar que estás visitando y sacarás mucho más partido a tus viajes si te apuntas a cualquiera de estas propuestas.

Visitas turísticas y culturales

Por ejemplo, jugar a la “búsqueda del tesoro” siguiendo las pistas publicadas en algún medio, apuntarse a una ruta guiada, alquilar o pedir prestadas bicicletas y abarcar mucho más con el paseo, realizar un recorrido temático basado en un libro, película, estilo musical…

Por supuesto, una manera de sumergirse por completo en una cultura y de conocer de verdad cuáles son las ventajas y los problemas de una comunidad es colaborar con ellos en un proyecto social, humanitario o simplemente de restauración del patrimonio.

La gastronomía también es cultura

gastronomía de viajes

Conoce los platos y las recetas de tu lugar de destino, pero no solo probándolas en un restaurante o cantina. Además, pregunta por ellas, aprende a hacerlas y, si te han gustado, importarlas. Si vuelves de cada viaje con una receta nueva para incorporarla a tus menús cotidianos, tu alimentación se volverá mucho más variada y enriquecida. Además, si se te da bien a cocina, ese blog de viajes donde cuentas las experiencias quedará mucho más completo con recetas de cada lugar visitado.

Eliges un lugar o el lugar te elige a ti

El propósito de tu viaje puede ser el mero turismo, pero otras veces lo que ocurre es lo contrario: hay algún motivo que te llevó hasta allí y, ya que estás, te propones visitar el lugar. Por ejemplo, puedes haber ido porque toca tu grupo favorito, que nunca vendrá a tu país, puedes haber acudido a un congreso de tu especialidad, tal vez se trate de un viaje de trabajo, has ido a la boda de familiares o amigos, te han hecho una invitación que no has podido rechazar…

Muchas veces, el no elegimos qué lugar visitamos, sino que el lugar nos elige a nosotros. Eso no significa que no haya cosas allí, además del propósito principal, que no puedan interesarnos. De hecho, si se trata de un sitio poco turístico, quizá hasta lo disfrutemos más, sin aglomeraciones, sin agobios y con muchas novedades inesperadas.

Planifica tu equipaje

Viaja con poco equipaje

Muchas veces, los viajes lowcost implican llevar solo equipaje de cabina. Otras veces te conviene para añadir rapidez a tus trayectos, para asegurarte de no perder nada en las conexiones… Una persona muy viajada está acostumbrada a ir ligera de equipaje, ya sabe lo que es imprescindible y lo que no le hará ninguna falta.

Calzados y ropa de abrigo que combinen con todas los conjuntos que has escogido para no tener que llevar varios de recambio, prendas versátiles que vayan con diferentes temperaturas, botecitos pequeños para todas las necesidades de aseo, versiones de viaje de los utensilios de los que no puedas prescindir y una planificación exhaustiva y hecha acorde con tus verdaderas necesidades te ayudarán a que te quepa todo en una pequeña maleta.

Viaja ligero

Disfruta también de las esperas y desplazamientos

Es muy posible que viajar te guste y que disfrutes mucho de los lugares a los que vas, pero que cada vez estés moviéndote menos porque los desplazamientos y las esperas te dan una pereza inmensa. Para vencer este impedimento, solo tienes que cambiar ligeramente de actitud. Las horas muertas en aeropuertos o los medios de transporte lentos son parte del viaje y como tal tendríamos que disfrutarlos.

O bien podemos tratar de aprovechar ese tiempo para hacer algo útil –por ejemplo, esos “deberes” de los que hablábamos en otro apartado— o simplemente vivirlos con más intensidad, relacionándonos con compañeros de viaje y de espera, aprendiendo de los demás…

Si lo que te afecta es el jet lag, la incomodidad de los asientos o la pérdida de sueño, seguro que hay remedios naturales para pasarlo y, si no, piensa que solo durará unos días y no te dejes hundir ni detener por una molestia sin importancia.

Aprovechar el tiempo en el avion

El festival viajes y culturas te propone otras formas de viajar

Entre el 16 y el 28 de febrero se celebra en Madrid el Festival El viaje y sus Culturas donde se exploran formas viajar, como la de los World Travelers y muchas otras. Esta convocatoria es una reivindicación de la alegría del viaje, de la pasión de los viajeros, de la conversación entre culturas y de la enriquecedora diversidad del mundo. Con actividades de todo tipo, que van desde los talleres a las proyecciones de películas, cualquiera que ame viajar disfrutará este certamen y aprenderá mucho de él.

Después de leer todo esto, ¿te sientes turista o te sientes World Traveler… o quizá un poco de las dos cosas? Cada persona tiene su manera de disfrutar de sus viajes y de todo lo que hace, así que seguro que tú has descubierto muchas otras posibilidades en tus visitas. Si quieres compartir alguna, nos encantará conocerla en un comentario.

Imágenes | Nathaniel Wouldn’t you like to know, fdecomite, martinak15, Kate Ter Haar, Martin Burns, Steven Coutts, Jon Rawlinson, dave.see, Robert Couse-Baker, Eduardo M. y Ginny.

compartir en redes
  • Maria Sanjuanbenito Bonal

    ¡Que buenas ideas! Definitivamente me siento mucho más World Traveler que turista 😉

    • Beatriz

      Gracias. Lo de disfrutar de las esperas y los trayectos es más un propósito que algo que haya conseguido de verdad. Sí, me llevo siempre libros o cosas para aprovechar el tiempo, pero me siguen aburriendo y cansando mucho, además de que me resulta incómodo pasar muchas horas en un avión. Creo que tendría que hacer caso a mi propio consejo y tratar de tomármelo de otra manera, ejeje.

  • natxolo

    ¡Hala! ¡El empujón que me faltaba para recorrerme Manchester y alrededores en cuanto termine un curro que estoy haciendo! ¡Muchas gracias!

    • Beatriz

      Pues sí, Manchester puede ser una ciudad muy para ir con este espíritu, ya que no es tan principal como Londres u otras.