¿Cómo disfruto desplazándome en bici por la ciudad?

  • Cuerpo
cat-icon-on-post

Moverse en bicicleta ha dejado de ser algo raro de un tiempo a esta parte. Siempre me ha gustado la bici, sobre todo como forma de ocio o para hacer un poco de ejercicio, pero, desde que me mudé a vivir al centro de la ciudad, la verdad es que cambié el chip y ahora la bici se ha convertido en mi medio de transporte. Pero antes de nada me presento, mi nombre es Iván y me muevo en la ciudad a golpe de pedal.

Recuerdo cuando recuperé la bicicleta del trastero de la casa de mis padres. Una pequeña puesta a punto y como nueva. Mis amigos y los compañeros de trabajo me miraban con escepticismo. Muchos pensaban que no duraría ni una semana. Ahora alguno de ellos también se mueve dando pedales de forma habitual. Poco a poco cada vez somos más los que nos movemos en bicicleta y cruzarte con otro ciclista en la ciudad ya no resulta algo extraño.

Disfrutando del trayecto en bici

El trabajo lo tengo bastante cerca de casa, pero no tanto como para ir andando. Antes iba en transporte público y aprovechaba para leer o para practicar idiomas. Pero el caso es que tampoco era un trayecto especialmente cómodo, ya que tengo que caminar un rato hasta la estación y luego hacer un par de transbordos. Al final desde la puerta de mi casa a la puerta del trabajo acababa invirtiendo algo más de media hora.

Pero cuando recuperé mi vieja bici la cosa cambió. Al principio la utilizaba para hacer un poco de ejercicio los fines de semana, por los parques cercanos y también por carriles bicis que se han ido creando en la ciudad. Poco a poco empecé de nuevo a cogerle el gustillo a montar en bici, y comencé a utilizarla para hacer recados y pequeños desplazamientos por el centro.

El principal inconveniente que tuve que resolver fue dónde guardar la bici. En casa el espacio no sobra, pero la verdad es que Marta, mi mujer, es muy creativa y me ayudó a diseñar un colgador reutilizando un viejo palé, con el que puedo colgar la bici en la pared sin que sea un estorbo en medio de casa. Algo muy importante puesto que dentro de poco seremos uno más en la familia y es importante mantener el orden en casa. Tal vez sea hora de pensar en una bici plegable o negociar con la comunidad de vecinos como hizo mi amigo Javier, para poder dejarla atada en la escalera, que es muy ancha y no molesta a nadie. Al fin y al cabo vivimos en el último piso y también tenemos ascensor.

En bici también al trabajo

Hacer un poco de ejercicio cada día hizo que poco a poco me fuera encontrando mejor físicamente. Hasta ese momento no me había dado cuenta de los beneficios que nos puede aportar la bici en su uso diario. Esta fue una de las razones que me impulsaron a coger la bici también para ir al trabajo. Al principio me daba un poco de pereza, sobre todo por el tema de no llegar demasiado presentable. Luego me di cuenta que no es lo mismo un uso deportivo que para el desplazamiento habitual.

Con la bici al parque

Poco a poco voy animando a otros compañeros a que vengan también en bici al trabajo. Los carriles bici han ayudado a muchos a decidirse a volver a utilizarla, pero también cuando hemos quedado después del trabajo para ir a tomar unas cañas y tapas, se han dado cuenta que si circulas pedaleando por calles tranquilas no hay ningún problema. Basta con evitar las calles más concurridas y buscar algunas más estrechas para darte cuenta que se puede circular en bici por la ciudad con total seguridad.

Además poco a poco ver más ciclistas en determinadas calles del centro está ayudando a pacificar un poco el tráfico, a disminuir la velocidad media de circulación. Al final el conductor está dejando de ver la bici en la calzada como algo extraño para hacer que sea un vehículo más. Y valora su aspecto positivo, hay menos ruidos y también más sitio para aparcar para los que van en coche, algo muy a tener en cuenta.

Al parque en bici para disfrutar de un picnic con los amigos

Pícnic y bicis aparcadas en el árbol

La bici al final me permite moverme a otro ritmo. Cada vez somos más y en nuestro grupo de amigos, si quedamos para comer un fin de semana en el parque ahora casi todos nos acercamos pedaleando. Es fantástico poder disfrutar de un buen día de sol en el parque y comer al aire libre. Nada mejor que estar en buen compañía de amigos disfrutando de una buena San Miguel 0,0% para acompañar la deliciosa comida que va saliendo de los tuppers.

De mi grupo de amigos Javier tiene una fixie, y siempre me está insistiendo para que transforme mi vieja bici de carretera. La verdad es que no quiero perder los cambios, pero tal vez le haga caso finalmente y por lo menos cambie el manillar para tener uno más cómodo para pedalear por la ciudad. Ángela tiene un modelo de paseo, muy urbana, de las que da gusto para moverse entre el tráfico o por el parque. Es perfecta para tener que parase en semáforos o pasos de peatones y echar pie a tierra mientras esperamos.

Pícnic para comer en el parque

Después de comer siempre hacemos un pequeño intercambio de bicicletas y comparamos. La verdad es que cada uno tenemos nuestros motivos para elegir, hay tantos tipos de bicis como de ciclistas. También aprovechamos para dar un buen paseo a Leo, el perro de Alberto que le acompaña a todos lados y es el que más disfruta del picnic en el parque.

En Ciudadano 0,0 | Mi vida a otro ritmo en la ciudad, en bici a la oficina y con mi comida en el tupper
En Ciudadano 0,0 | Los beneficios y ventajas de la bicicleta

compartir en redes
  • Carlos Roberto

    Los carriles bicis muchas veces son polémicos, porque acaban por modificar un poco la estructura de las calles por donde van, por eso muchas veces los ciclocarriles indicados en calles tranquilas con poca circulación acaban por ser una mejor alternativa