Javier cocina con restos de otras comidas

Nolotiro, así disfruto cocinando nuevos platos con la comida del día anterior

  • Mente
cat-icon-on-post

Javier cocina con restos de otras comidas

Al principio el tupper era algo raro en la oficina. La mayoría salíamos a comer si el trabajo iba bien, pero si íbamos mal de tiempo, que es lo más habitual acabábamos comiendo cualquier cosa rápida delante del ordenador. Este fue uno de los principales motivos por los que empecé a llevarme la comida en el tupper al trabajo. Si no tenía tiempo para salir a comer, por lo menos tenía una comida mucho más saludable que los bocadillos o la máquina de snacks de la oficina. Mi nombre es Javier y así es como empecé a disfrutar buscando nuevos platos para preparar con los restos que tengo en la nevera de otras comidas.

Las fiambreras poco a poco fueron apareciendo por la oficina. Al principio con platos poco elaborados pero saludables, un sandwich casero para aprovechar la carne fría del asado, pero mejor que el de la máquina de vending. También la fruta para tomar entre horas mejor que los snack de picoteo o ensaladas que se conservan muy bien y son fáciles de preparar. La comida rápida también puede ser sana, sólo tenemos que elegir la combinación de ingredientes adecuada.

Además en la oficina tenemos nevera y un microondas para calentar la comida, por lo que poco a poco nos fuimos animando. Pronto tuvieron que buscar una segunda nevera, ya somos muchos los que nos llevamos la comida al trabajo y compartimos ideas, páginas web con recetas y trucos. Es increíble cómo le puedes dar la vuelta a unas pocas sobras de comida hasta conseguir un plato totalmente diferente.

Las recetas Nolotiro, de cocina de aprovechamiento a comida para gourmets

Internet es un semillero de ideas

Porque no me gusta que la comida que sobra acabe en la basura, me siento mejor si soy capaz de aprovechar los restos que me han quedado. Será por ver programas de cocina donde los profesionales no paran de repetir que en la cocina se aprovecha todo. Buscando por internet me di cuenta que había muchas recetas de aprovechamiento, las recetas Nolotiro que podemos encontrar en páginas como Ciudadano 0,0 me han enseñado que es posible transformar los restos de un cocido en multitud de platos diferentes con lo que no nos aburrirnos de comer siempre lo mismo y además es una alimentación mucho más sana. Es sólo un ejemplo de la gran cantidad de ideas que podemos encontrar en la red y la gran comunidad de gente que aporta sus experiencias y sus trucos para ayudarnos.

Pero es que además me di cuenta que existían muchos restaurantes que seguían esta misma filosofía, donde la comida que no nos podemos acabar nos la podemos llevar a casa de forma muy cómoda gracias a las cajas Nolotiro. No se trata ya sólo de aquellos lugares que tienen raciones muy grandes, sino que muchas veces cuando comemos fuera tendemos a pedir más comida de la que luego nos podemos acabar. Y con un poco de asado que ha sobrado podemos hacer una empanada estupenda luego en casa.

Comida en el office

Sin embargo fue en un showcooking en el Mercado de San Antón donde pude comprobar un día que estaba haciendo la compra como esos restos de comida que muchas veces yo era incapaz de aprovechar se podían convertir en un plato que se podría servir en los mejores restaurantes de la ciudad. Aquello me abrió los ojos y vi la gran posibilidad que existe en la cocina para transformar los restos de comida que tenemos en la nevera siendo creativos y disfrutando con todo el proceso, tanto en la ideación del pato en base a estos ingredientes hasta probar el resultado final. El decálogo de aprovechamiento de alimentos nos enseña que nada debe acabar en la basura si sabemos organizar bien nuestro menú.

La filosofía Nolotiro, más allá del aprovechamiento de la comida

También me di cuenta que esta filosofía Nolotiro va más allá del aprovechamiento de los alimentos y mi compañera de trabajo Marta, que es muy manitas, me enseño que muchos de los muebles y objetos que llevamos a la basura muchas veces tienen una segunda vida. Fue ella la que nos sugirió la idea de hacer un parking para bicis en la oficina utilizando palets. Gracias a ello también puedo disfrutar de otra de mis pasiones, la bici para desplazarme desde casa al trabajo.

Ángela y Javier intercambian ideas

Por otro lado también nos sumamos al movimiento global de los makers y cuando necesitamos alguna nueva mesa para la oficina apostamos por muebles con diseño creative commons, que podemos hacer nosotros mismos o encargar y personalizar. También hemos hecho algunos con materiales de desecho, como mesas de reunión con puertas antiguas que transformamos y adaptamos en función del espacio en el que vamos a situarlos.

La idea surgió en verano, justo cuando nos íbamos de vacaciones y decidimos que rellenaríamos los huecos de los cuarterones que formaban la puerta con arena de la playa que cada uno habíamos visitado y situamos un cristal para tener una zona de trabajo plana adecuada. De esta forma cada vez que alguien tiene que trabajar en esa sala tiene un pedacito de sus vacaciones en la mesa para inspirarse.

Poco a poco esta filosofía la hemos acabado llevando cada uno a nuestras casas, tanto a muebles como muchas veces a decoración. Marta es muy creativa y nos ayuda a encontrar muchas soluciones. Por ejemplo, ayudó a otra compañera, Ángela con su terraza para hacer mesas de cultivo a medida y un sofá para disfrutar del sol y el buen tiempo. Y lo cierto es que los resultados son tan buenos que sin darnos cuenta cada día somos más los que disfrutamos de este aprovechamiento de comida o de dar una segunda oportunidad a estos viejos muebles u objetos en nuestra casa.

En Ciudadano 0,0 | Reinventar y reutilizar, dando una segunda oportunidad a las cosas

En Ciudadano 0,0 | Los mejores platos de comida fríos para el trabajo y el campo

compartir en redes
  • Beatriz

    Para el tupper del medio día lo mejor es hacérselo el día anterior, ya que esa mañana no hay tiempo. O sea que si ya se tiene algo hecho, pues eso que se ha avanzado. Y así no hay que tirar comida, que siempre da mucha pena.

  • Carlos Roberto

    A mi me encantan las bolsas especiales para que el tupper llegue bien al trabajo, que cuando lo llevaba sólo en una bolsa, luego la comida estaba toda removida con el movimiento del viaje en el metro

te recomendamos