Aparcar la bici en el portal, zonas comunes

Aparcar la bici en el portal, ¿cómo gestionarlo con la comunidad de vecinos?

Aparcar la bici en el portal, zonas comunes

Una de las razones por las que muchas veces no tenemos una bici en casa es la falta de espacio para guardarla. El cambio social en nuestro país nos ha llevado a disfrutar de pisos cada vez con menos metros cuadrados, por lo que tener la bicicleta dentro de casa muchas veces no es una opción. Pero en las comunidades de vecinos muchas veces hay espacios comunes donde se podrían guardar sin molestar a nadie. Por eso hoy vamos a ver cómo podemos aparcar la bici en el portal y cómo gestionarlo con la comunidad de vecinos.

Porque siempre es importante hacerlo de forma correcta para que el permiso que nos otorgan no sea revocado mañana porque ha surgido una fricción entre dos vecinos o ha llegado uno nuevo que no está de acuerdo con que dejemos la bici en una zona común. Si os interesan los temas sobre la bici y la ciudad podéis suscribiros a nuestra newsletter y recibir los mejores contenidos de forma periódica en vuestro correo electrónico.

Pasos legales a realizar para aparcar la bici en el portal o en zonas comunes

Bicicletas en el patio de la comunidad
Lo primero que debemos saber es que según la Ley de Propiedad Horizontal el propietario que desee hacer un uso particular de las zonas comunes tiene el derecho y el deber de comunicarlo a la Junta de propietarios. Esto sirve para el caso de las bicicletas como para cualquier otro que afecte a dichas zonas comunes. La propuesta deberá incluirse en la orden del día de la junta para que todos los asistentes estén informados de que se va a votar este tema.

La Junta de propietarios debe aprobar por unanimidad este uso particular de las zonas comunes. Una vez conseguido esto, que en muchos casos es lo más complicado, que nadie en la comunidad nos ponga trabas para aparcar la bici siempre en un sitio poco transitado y que no moleste, tenemos que dar los pasos siguientes para lograr que no se pueda revertir el acuerdo tomado en junta.

Para ello debemos ir a un notario con el acta de la Junta de propietarios para que de fé pública del acuerdo tomado. Una vez que tenemos este documento legal, el último paso es incluirlo en el Registro de la propiedad. De esta forma tenemos atado el derecho que seguramente no ha sido fácil conseguir. Por último debemos considerar que la bici está en una zona común, muchas veces alejada del tránsito y la atención de los vecinos, por lo que si no queremos tener problemas deberíamos aparcarla como si estuviera en la calle. Siempre debe estar en una zona que no moleste al tránsito, ya que de otra forma será complicado conseguir la unanimidad de los vecinos.

Si pensabas que con convencer al presidente de turno y tener mayoría era suficiente, ya te puedes ir olvidando, al menos si lo quieres hacer de forma legal. Siempre se pueden obviar los dos últimos pasos o incluso hacer uso de la zona común sin la unanimidad, pero corremos el riesgo de que cualquiera de los vecinos que no estaban de acuerdo nos obliguen a retirar la bici.

Otras alternativas para aparcar la bici fuera de casa

Aparcar la bici delante de casa

Porque muchas veces vamos a adquirir una bicicleta en función del espacio que tenemos para aparcarla, tanto en casa, como muchas veces si la utilizamos para ir hasta el trabajo. Aparcar la bici de forma segura no es ya sólo una cuestión de espacio, sino también algo que debemos tener en cuenta para evitar sufrir algún robo si no la tenemos a buen recaudo.

Una alternativa que se ve cada vez más, sobre todo en las ciudades de tamaño mediano, es el uso de bicicletas plegables que van en el maletero del coche. La bici se suele utilizar para hacer los últimos kilómetros de desplazamiento hasta el trabajo, sobre todo cuando se vive fuera de la ciudad y nos desplazamos en nuestro coche que hemos dejado aparcado en la zona limítrofe con la de estacionamiento regulado, la hora, que nos obligaría a poner tickets. De esta forma se hacen unos pocos kilómetros, con la bici plegable que se guarda en el maletero del coche.

También en muchas ciudades de han habilitado dentro de los parkings públicos espacios para poder aparcar las bicicletas. No deja de ser un estacionamiento vigilado, pero que tenemos que candar la bici con las debidas precauciones. Si no hemos conseguido el permiso de la comunidad no es una mala alternativa, ya que el precio del alquiler del espacio es muy bajo, sobre todo si lo comparamos con el coste mensual de una plaza de garaje para un coche.

En este sentido, si tenemos un garaje comunitario, siempre podemos aprovechar nuestra plaza de parking para aparcar también la bici. En este caso no hacemos un uso de un espacio común, pero si vamos a utilizar algún elemento que tenemos que fijar a la pared o al techo, aprovechando si tenemos altura en el parking, comunicarlo en la Junta de propietarios del aparcamiento.

En Ciudadano 0,0 | Aparcar la bici en el tejado, reciclaje de bicicletas y más en la bici en red

Imágenes | cocoparisienne | Schratzl | Geralt

, ,

Newsletter No te pierdas ninguna novedad

    Echa un vistazo
    • Beatriz

      Lo veo complicado, pero merece la pena si no se tiene otro sitio porque meterla en casa a veces puede manchar y ocupar demasiado y dejarla en la calle es peligroso. Hay que encontrar el apoyo de otra gente que veamos que también va en bici. Unos vecinos que me vieron con ella una vez, me lo preguntaron para proponerlo en junta. Yo votaría que sí, aunque en realidad tengo la posibilidad de aparcarla en el garaje, que está en otro edificio. Pero sí que hay un espacio donde no molestarían nada.

      • Carlos Roberto

        Hay muchas comunidades que tienen espacios que no se usan, patios interiores, etc. donde hacer un aparcaminto de bicis no es nada complicado. Lo que es importante es que ya una vez que hemos conseguido poner a todos de acuerdo, dejarlo atado legalmente ya para siempre