Marta reutiizando botellines

Reinventar y reutilizar, dando una segunda oportunidad a las cosas

Siempre me ha gustado hacer cosas con las manos. Desde niña, soy una persona muy creativa, probablemente por eso elegí la publicidad como profesión. No es que sea especialmente habilidosa, eso lo tendrán que juzgar los demás, pero lo que os puedo asegurar es cuánto lo disfruto. Me siento con mis utensilios, escucho música agradable y se me pasan las horas muertas imaginando y dando la vuelta a un objeto para convertirlo en algo nuevo, algo único y personalizado.

Mi nombre es Marta, tengo 34 años y soy de Madrid. Aunque he pasado algunas temporadas en ciudades del extranjero, he vivido principalmente aquí y he aprendido a sacar partido a lo que ofrece una gran urbe. Sí, digamos que me considero urbanita. Cuando paseo por las calles, me voy fijando en todo, soy muy observadora. De ahí surgen conceptos para los spots de publicidad y textos publicitarios en los que trabajo, pero también me nacen un montón de ideas para cosas que disfruto haciendo yo misma.Marta reinventa el vidrio

 

En la oficina, me paso el día trabajando ante el ordenador, con la vista fija en una pantalla. Por eso en casa prefiero confeccionar cosas con las manos y rodearme de materiales físicos. Utilizo elementos que podrían acabar en la basura o que otros ya no quieren. Es raro que algo acabe en el contenedor, pues siempre se me ocurre cómo darle un nuevo uso.

Una casa donde se ve la mano de su dueña

De los muebles y adornos que tenemos en casa, más de la mitad están creados a partir de materiales reciclados y reutilizados. Al principio, a Iván, mi marido, le daba miedo que no quedase bien, pero cada vez que venían amigos a visitarnos se fijaban en todo y nos comentaban que eran cosas muy originales, así que ahora incluso me ayuda y me señala algo que me puede servir. Donde otras personas ven trastos, nosotros vemos nuevas utilidades para ellos.

Si queréis ver ejemplos de lo que he conseguido, tenéis aquí esta guirnalda que creé a partir de unos botellines de mi cerveza favorita o esta cortina para separar ambientes, hecha a partir de CDs. Incluso los adornos de navidad me han surgido a partir de elementos reciclados… esta la he hecho con varios CDs que ya no utilizábamos.

También he recuperado y actualizado muchos muebles para casa gracias al Chalk Paint. De hecho, cuando nos vinimos a vivir aquí, la primera idea era comprar todos los muebles, pero nos daba pereza y no encontrábamos el look que nos gustaba, ya que no queríamos tener la casa como un catálogo. Así que estuvimos un tiempo viviendo con lo justo y poco a poco, gracias a la necesidad, empecé a confeccionar cosas que nos hacían falta a partir de lo que había por allí. Mi madre se deshizo de algunos muebles viejos y le pedí que me los pasara para transformarlos. Ahora casi no los reconoce ni ella. Nuestra casa es única.

La envidia de mis amigos

Creando el nuevo árbol

Muchos de nuestros amigos nos han preguntado por las técnicas para reciclar objetos y para restaurar muebles. He llegado a organizar algunas veces reuniones en las que les explicaba cómo hacía yo para sacar partido a esas cosas que parece que ya no tienen utilidad. Y lo cierto es que yo no lo he aprendido de ningún sitio concreto. A partir de mis ideas y de algunos consejillos que escuchaba por aquí y por allá o de pistas que he ido encontrando en sitios de Internet como Ciudadano 0,0, he desarrollado la capacidad para verle posibilidades a prácticamente todo.

Por otro lado, sabiendo lo que les gusta todo esto, también disfruto mucho haciéndoles regalos creados por mí. No hay ningún presente más personalizado y sentido que uno que hagamos con nuestras propias manos. Por ejemplo, a mi amiga Ángela, que tiene un huerto urbano y que disfruta mucho de su terraza, le he regalado algunos soportes para sus jardineras fabricados a partir de palés de obra.

A partir de eso, a Ángela y a mí se nos ocurrió la idea de decorar su terraza a partir de materiales encontrados. Entre todos creamos un rincón chill out encantador a partir de unas colchonetas que tapizamos nosotros mismos con una tela que se había traído ella de un viaje, y de varios palés. Ahora, siempre que vamos a su casa, pasamos un rato en esa zona de su terraza y nos saca unas San Miguel 0,0%… con las vistas y el aire libre me hace sentir muy bien.

Disfrutas de lo que haces

Marta03

Crear algo nuevo gracias a tu habilidad siempre es muy gratificante, es una satisfacción por el trabajo bien hecho, por mucho esfuerzo que nos haya llevado. Cuanto más difícil sea reutilizar algo o cuanto más hecho polvo esté un mueble y más complicado parezca restaurarlo, mejor me siento cuando veo mi labor terminada. Y con muchas de las cosas, ni siquiera supone un gran esfuerzo.

La imaginación ayuda mucho y, como creativa publicitaria, siempre tengo alguna idea de lo siguiente que quiero crear. En cuanto al tiempo, lo cierto es que mi profesión no me deja muchas horas libres, pero este tipo de trabajos sirven para olvidarme y no traerme las preocupaciones del trabajo a casa. Me ayuda porque aunque no me quede mucho tiempo, me relaja tanto, que busco los ratos como sea. Paso los fines de semana soleados dedicándome a reconstruir cosas junto a la ventana, paso las tardes lluviosas bien abrigada dando rienda suelta a mis ideas… a veces, incluso sentada en el sofá, mientras vemos la tele, estoy con alguna cosa entre las manos.

Pero también desde mi embarazo lo veo desde otra perspectiva. Necesito disfrutar de mi tiempo a otro ritmo, y recuperar objetos, darles una segunda utilidad, sobre todo ahora que la organización en casa es fundamental, es muy gratificante.

Reutilizar es fácil si sabes cómo

instagram árbol

En algunas ocasiones, no hace falta ninguna imaginación para darle un nuevo uso a los objetos, lo único que hay que hacer es volver a utilizarlos. Los frascos de cristal donde vienen los productos que compramos en las tiendas de comestibles o las cajas de cartón y madera de zapatos y otros objetos siempre pueden venir bien en casa. Lo que hago es que no los tiro nunca y los guardo para cuando me hagan falta.

Los recipientes no solo me han sido útiles en la cocina, sino también en mi despacho, para guardar clips, chinchetas… queda tan bonito el colorido dentro del envase de cristal que hasta lo tengo a la vista como parte de la decoración. Las cajas de zapatos y otras similares me sirven como separadores de los cajones del armario y también para guardar los elementos pequeños de mi zona de escritorio, como los post-its, grapas… Todo está organizadísimo gracias a cajas y botes reutilizados.

Esta afición de reutilizar y dar otro uso a objetos se podría decir que ha cambiado mi vida y la de Iván. Ni siquiera hemos calculado el dinero que podemos haber llegado a ahorrar a lo largo de los años creando la decoración y los muebles a partir de cosas que nadie iba a emplear, pero tenemos claro que ha sido una cantidad considerable, que hemos podido disfrutar para estar juntos. Pero lo que más nos ha cambiado son esos ratos relajados que hemos pasado y el vivir rodeados de creaciones propias.

Newsletter No te pierdas ninguna novedad

    Echa un vistazo
    • Maria Sanjuanbenito Bonal

      Me encanta la recicladecoración, dar nueva vida a objetos y muebles que nos rodean y crear ambientes totalmente diferentes. Me aburren las casas clónicas con los mismos muebles sin pizca de personalidad 😉

      • Carlos Roberto

        Muchas veces un poco de imaginación y un mucho de cariño hacen maravillas dando una utilidad diferente a la original para muebles y otros objetos