No seas un ninja en la bici, cómo hacerte visible para el resto de vehículos

  • Cuerpo
cat-icon-on-post

Cómo hacerte visible, luz delantera

Con el cambio de hora uno de los problemas que tenemos para disfrutar de la bici es la falta de luz. A mucha gente lo le acaba de convencer del todo eso de ir en bici por la noche, aunque para el ciclista de ciudad esto no es del todo un problema, ya que va a circular por zonas iluminadas en su mayor parte. Nuestra recomendación para circular de noche o con poca visibilidad es que no seas un ninja en bici, por eso vamos a ver cómo hacerte visible en bici para el resto de vehículos y peatones.

Porque no sólo se trata de los vehículos que circulan por la calzada, en muchas ocasiones son los peatones los que no ven a la bici, y no la escuchan como ocurriría con un vehículo a motor, si circula por el carril bici. De esta forma, muchas veces se pueden encontrar con la bicicleta encima cuando van a cruzar y llevarse un buen susto que si vamos atentos un buen timbrazo puede evitar. Si os gusta el mundo de la bici urbana y queréis recibir las mejores noticias cómodamente en vuestro correo podéis suscribiros a nuestra newsletter.

Cómo hacerte visible, aunque creas que está iluminado no te ven

Reflectantes y luces leds

Uno de los principales problemas que surgen en la ciudad es la percepción de visibilidad que tenemos cuando vamos en bici. Nosotros vemos a los coches que circulan, por lo tanto estamos seguros que es recíproco y que los conductores también nos van a ver. Al fin y al cabo circulamos por una calle iluminada, pero la realidad no es así.

Por esta razón es importante que llevemos elementos reflectantes en la bici, como son catadióptricos traseros, que son obligatorios, así como los que van en los pedales y en las ruedas. Son elementos que al reflejar la luz de otro vehículo nos van a hacer visibles, y permitirán al conductor anticipar nuestra presencia antes de que sea demasiado tarde. Tenemos que tener en cuenta simpre la diferencia de velocidad entre ambos vehículos y la distancia de seguridad que ambos deben guardar, no sólo en los adelantamientos, sino también para evitar alcances.

Esta es la misma percepción de visibilidad que tienen los conductores de vehículos averiados en carretera que están parados en un arcén, y una de las razones por las que os obligatorio poner un triángulo de señalización y llevar un chaleco reflectante si salimos del vehículo. En bici en la ciudad podemos llevar una banda para sujetarnos el pantalón, o simplemente alguna prenda que incluya algo reflectante, sobre todo en invierno si hacemos trayectos habituales, buscar alguna chaqueta que incluya alguno elemento de este tipo.

Un elemento reflectante hará que seamos visibles a 150 metros, una distancia que permitirá al conductor reaccionar de forma adecuada para evitar situaciones de peligro. Sin esto elementos, la teoría indica que somos visibles sólo a 40 metros, una distancia muy escasa cuando la tiene que recorrer un vehículo a motor.

Luces para la bici, ¿cómo elegirlas?

Cómo hacerte visible, luz trasera

Las luces que tenemos que llevar obligatoriamente en la bici, si circulamos por la noche o en condiciones de escasa visibilidad, son una delantera blanca y una trasera de color rojo.

En ambos casos las luces intermitentes están prohibidas y sólo pueden circular con ellas vehículos de emergencias, como ambulancias, bomberos, policía, etc. Es un error muy común llevar este tipo de luces en la bici, ya que muchos piensan que de esta forma se hacen más visibles. Siguiendo esta misma teoría, los taxis, por ejemplo, también les gustaría utilizar estas luces intermitentes, ya que de esta forma serían más visibles por peatones para pararlos.

Además tenemos que pensar que las luces intermitentes son muy molestas, tanto para otros conductores como para los peatones, donde además pueden dar lugar a problemas a determinadas personas que sufren alguna enfermedad que tiene que ver precisamente con las luces potentes e intermitentes.

Mi recomendación en este caso es que si queremos ser visibles busquemos una luz más potente, como mínimo de 100 lúmenes, con la que los otros vehículos y peatones nos va a ver si ningún problema. Lo ideal es que sea una luz que se pueda recargar vía USB, de esta manera no vamos a tener que estar pendientes de buscar pilas o de que estas se agoten.

Otra opción es utilizar las dinamos, que aprovechan la energía de nuestro pedaleo para generar la electricidad para la luz. Una opción más moderna son las dinamos bujes, que se incorporan en el buje de la rueda delantera y es la forma más eficiente de tener una luz potente y siempre a punto si que se agote. El único inconveniente es que quizás es el sistema más caro.

Faro dinamo buje

Algunos gadgets para hacerte más visible

De todas formas tenemos algunos gadgets que nos pueden ayudar a hacernos más visibles para otros conductores, como la mochila con intermitentes leds que señalizan nuestros giros. Similar a esta serían los guantes Leds , aunque aquí vamos a utilizar nuestras manos para señalizar.

Otra alternativa son las pegatinas reflectantes que podemos adquirir para colocar por la bici. Lo mismo ocurre con algunos modelos de llantas reflectantes para ruedas que serán bastante útiles para identificarnos como ciclistas cuando recibimos la luz de otro vehículo que está circulando. Similar a esta es esta luz que se ha puesto de moda y se acopla a la rueda en la válvula de la cámara, de manera que cuando rodamos se ilumina y nos hace más visibles.

Un sistema más evolucionado al modelo anterior son las Revolights, donde un sistema de leds calcula la velocidad de la bici para formar un arco delantero de luz blanca en el frontal de nuestra rueda y lo mismo en la rueda trasera aunque de color rojo. El principal inconveniente no es otro que su precio, unos 158 €, que no están al alcance de todos los ciclistas.

También luces de día en invierno

Por último tenemos que ser conscientes de la ciudad en la que vivimos, de la luz que tiene, de los días de lluvia o de las nubes que tendremos en invierno. Todo esto afecta a las condiciones de luminosidad y hace necesario que muchas veces también en invierno sea recomendable llevar las luces encendidas, sobre todo la trasera. En el caso de la delantera, en lugar de dejarla con la máxima potencia, podemos dejarla en el mínimo que nos permite el faro, que normalmente tienen distintas intensidades para seleccionar y que nos ayudará a que los vehículos que circulan en dirección contraria nos detecten mejor.

En Ciudadano 0,0 | Hágase la luz, los mejores faros para tu bici

Imágenes | Dustin Gaffke | Dianne Yee | Eukalyptus | cocoparisienne

[Total:0    Promedio:0/5]

Comentarios

compartir en redes

4 thoughts on “No seas un ninja en la bici, cómo hacerte visible para el resto de vehículos”

  1. Además de todo lo que comentas en el artículo y después de ver auténticas barbaridades cometidas por los usuarios de las bicis desde que se han instalado las bicis municipales (p.e. circular por el carril bus entre taxis y autobuses y cruzar la mediana para continuar por el carril central, no respetar los semáforos o meterse por la acera entre los peatones cuando se cierran los semáforos, entre otra serie de infracciones brutales…) me pregunto si no haría falta unas clases para ciclistas.

    Parece que serían necesarias una serie de recomendaciones antes de que suceda alguna desgracia…

    1. No estoy del todo de acuerdo. Estas mismas infracciones también las realizan las motos, los coches, las furgonetas de carga y descarga. Y lo de saltarse los semáforos ya no hablamos. La bicicleta es el último en llegar, pero no olvidemos que el que van en ella es un peatón, un conductor, un ciclistas depende de las circunstancias…

      1. No digo que sean todos los ciclistas, pero esta semana pasada he visto dos casos concretamente, que pudieron acabar en desgracia con anciano, ciclista que se salta semáforo y niños a salida de un colegio…increíble.

        Los motoristas pasan un examen y son continuamente sancionados por los municipales, pero los ciclistas no, o al menos todavía no he visto a ningún guardia parar a un ciclista…

  2. Cada vez las ciudades están más oscuras, supongo que por ahorrar, así que es peligrosísimo ir con iluminación flojita o, no digamos, sin nada de faros ni reflectores. Además de todo lo que se le puede poner a la bici (hay ideas superchulas en el artículo), está bien llevar una pequeña lucecita en el casco (los hay que las incorporan de serie atrás), de esa forma los demás usuarios se hacen mejor idea de la envergadura total que formamos como bulto entre la bici y nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.