guardar bici en el balcón

Cómo guardar tu bici en el balcón y que se mantenga perfecta durante el invierno

guardar bici en el balcón

Con la llegada del mal tiempo la bici se empieza a dejar un poco de lado. Muchas veces acaba en el balcón, como una solución temporal, que se puede convertir en su ubicación definitiva hasta la primavera. Seguramene en la mayoría de los casos se hace con la sana intención de tenerla a mano para sacarla de nuevo un fin de semana que hace buen tiempo, pero unas veces porque hace mal tiempo y no apetece y otras porque tenemos planes, puede quedar aparcada en esta ubicación durante el otoño y el invierno. Por eso vamos a ver cómo guardar tu bici en el balcón y que se mantenga perfecta durante el invierno.

Porque muchas veces las terrazas y balcones son una solución al espacio que no tenemos dentro de casa y no sólo la bici, sino otras muchas cosas acaban acumuladas en este espacio exterior, sobre todo si vivimos en un clima frío o lluvioso en el que no apetece salir fuera de casa y aprovechar este complemento que tienen muchas viviendas. Si queréis recibir noticias y consejos del mundo de la bici podéis suscribiros a nuestra newsletter, donde las recibiréis de forma cómoda en vuestro correo electrónico.

Cómo guardar la bici en el balcón, la protección exterior

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que si dejeamos la bici en el balcón está en el exterior, es decir, aunque tengamos un balcón más o menos resguardado, a no ser que esté con un cerramiento acristalado, la bici sufrirá las inclemencias meteorológicas como cambios de temperatura, sol, suciedad, humedad o lluvia, etc. Por eso nos interesa que esté bien resguardada, porque igual que un par de días no pasará nada, si la dejamos aquí todo el invierno nos podemos encontrar con la cadena y la piñonera oxidados, los puños y el sillín decolorados por el sol, etc. aunque ya vimos que renovar nuestro sillín es bastante sencillo.

bolsa de protección bici

Lo primero es engrasar bien todos los elementos, como cadena cambios, desviadores, etc. Si sabemos que no la vamos a mover en una temporada existen grasas especialmente pensadas para proteger este tipo de elementos en el exterior del óxido, pero si la vamos a sacar de vez en cuando, aunque de forma menos habitual, bastará con un buen engrase. Una forma de proteger el manillar y el cuadro es con tubos de polietilieno de los que se utilizan normalmente en fontanería, de esta forma evitamos que estén tan expuestos o sobre todo evitar roces y golpes.

Pero lo recomendable es buscar una buena funda. Aquí tenemos disponibles desde 5€, que no dejan de ser un plástico con forma adaptada a la bici, a otras más caras en torno a los 40 – 60€ que son de un material parecido al neopreno y que aislarán nuestra bici a la perfección. También existe la opción de tener una funda de viaje, que nos obligará a desmontar alguna rueda y plegar el manillar, pero que a cambio nos ocupará un espacio mucho menor.

Por último, una opción muy recomendable si tenemos una buena terraza y vamos a dejar aquí las bicis de forma habitual es el arcón aparcabicicletas. Se trata de un arcón similar a los que se usan en jardinería para guardar herramientas pero que incluye unas guías para las ruedas de la bici que hacen que se queden perfectamente aparcadas. Es la mejor opción si tenemos que guardar varias bicis en el exterior de forma habitual, aunque su precio puede ser elevado, en comparación con las fundas.

La bici en el balcón, buscando su espacio definitivo

Cómo guardar la bici en el balcón

Porque en el balcón la bici tiene que tener su espacio definitivo. No podemos utilizar la barandilla como soporte, dejando la rueda delantera colgando. Esta cuestión puede ser peligrosa, ya que si por cualquier motivo la rueda se hubiera aflojado, podría caer a la calle. Por eso lo recomendable es utilizar alguno de los colgadores que tenemos disponibles para bicicletas, ya sean de pared o de techo.

Siempre podemos buscar cómo integrarla en casa, pero ni no es posible el objetivo es que la bici tenga su espacio definitivo y no esté de un lado para otro en la terraza como un elemento extraño. Además que de esta forma quedará fijada y si somos habilidosos no nos robará más espacio del necesario, quedando bien integrada, siempre a mano para que podamos disfrutar de ella si nos apetece cualquier día dar un paseo.

En Ciudadano 0,0 | Alquiler de aparcamientos de bici en la ciudad, ¿la mejor opción para evitar robos?

Imágenes | sophinette | Wikipedia | Decosfera

,

Newsletter No te pierdas ninguna novedad

    Echa un vistazo
    • Carlos Roberto

      Si te descuidas es una pena, porque no te das cuenta y llega enero y la bici todavía está donde la dejamos en septiembre

    • Beatriz

      Pues a lo mejor tengo que hacer algo parecido, no en mi casa, sino en otro lugar en el que a lo mejor tengo que comprarme una bici provisional y ya que me la compro, me gustaría que permaneciese hasta el año siguiente. Será un sitio cubierto, pero al aire libre y en un lugar de bastante mal tiempo, así que todos estos consejos me vienen genial. A ver qué tal aguanta.

      • Beatriz

        Al final, lo he hecho. Me he comprado una bici de segunda mano en un sitio en el que estoy provisionalmente y al que era complicado traerme la mía. Me ha costado baratísima, pero eso no quita que, si vuelvo el año que viene, me gustaría volver a encontrármela y el único sitio donde puedo dejarla sin pagar es a la intemperie, cubierta, pero en un exterior. Así que estos consejos me vienen guay.

    • Maria Sanjuanbenito Bonal

      Lo ideal es dejarla en el garaje colgada, facil y accesible, pero las Comunidades de vecinos tienen sus propias ideas sobre eso…sobre todo cuando no es mayoría

      • Carlos Roberto

        En teoría para aparcar la bici en el garaje, si es en tu plaza no debería haber problemas, si es en una zona común, tanto garajes como portales hay que plantearlo en junta, tiene que estar aprobado por unanimidad y registrado en acta. Luego lo llevas al notario para que de fe pública, y se incorpora al registro de la propiedad, con lo cual ya no podrán decir al cabo del tiempo que no puedes aparcar la bici entre esas dos columnas del garaje, o en esa zona del portal por la que no pasa nadie…