Siete alternativas al running, si tenemos alguna pequeña lesión

  • Cuerpo
cat-icon-on-post

El running es un deporte muy exigente y en alguna ocasión puede que nos sorprenda una leve lesión. Lesiones por sobrecarga como periostitis o tendinitis pueden ocurrirnos de manera puntual y la única forma de librarnos de ellas es guardando reposo y dejando por un tiempo nuestro deporte favorito. Pero no te preocues, hay alguna que otra alternativa al running que te permitirán seguir estando en forma sin agravar la lesión. Hoy vamos a analizar siete alternativas al running para cuando tenemos alguna pequeña lesión. Solo tienes que elegir la/s que más te guste y esperar a que puedas correr de nuevo. Por supuesto, siempre consulta con tu médico o fisioterapeuta antes de hacer algún deporte si estás lesionado.

Si te gustan este tipo de noticias, puedes suscribirte a nuestra newsletter para recibirlas de primera mano en tu correo electrónico.

Elíptica: una actividad muy similar al running

Eli?ptica

Para mí es la alternativa perfecta al running, ya que el gesto y la mecánica de la activiad es muy similar al running pero se suprime el impacto, que es lo que normalmente nos hace lesionarnos. Puedes incluso entrenar de forma similar haciendo series, rodajes largos o cuestas. Si tienes lesiones por sobrecarga como periostitis, la elíptica es una opción muy válida a considerar.

Natación: el medio perfecto para evitar lesiones

Natacio?n

Cambiamos la tierra por el agua, un medio donde la gravedad se reduce y nuestras articulaciones, huesos y músculos no sufren tanto. Evidentemente, nadar no tiene mucha transferencia con correr, pero sí que se trabaja la parte aeróbica y gran parte de la musculatura. Esto, sin duda, nos ayudará a mantenernos en forma y a volver con buena forma física cuando podamos correr de nuevo. Eso sí, aviso, nadar engancha y puede que en lugar de una alternativa se convierta en un deporte a compatibilizar con el running. En lesiones como los esguinces, el medio acuático es perfecto para seguir manteniéndonos en forma.

Ciclismo: cambiando la zancada por la pedalada

Ciclismo

Sin duda el ciclismo es un deporte muy poco lesivo. Al igual que hemos visto en la elíptica, los pies no apoyan en el suelo, los pedales nos guían el movimiento y esto hace que no sea tan traumático. Cambiar el running por la bicicleta nos va a permitir seguir entrenando casi de la misma forma, pero cambiando la zancada por la pedalada. No vamos a mejorar marcas cuando volvamos a correr, pero si elegimos un recorrido exigente, los entrenamientos pueden ser igual de intensos o más que cuando salimos a correr.

Remo: una actividad muy completa

Remo

Aunque parezca que con el remo sólo trabajamos el tren superior, las piernas también trabajan de lo lindo. Una buena sesión de remo es equiparable a una de running, pero nuestros pies no van a sufrir tanto. Lo bueno del remo es que vamos a potenciar mucho el tren superior y la zona media (abdominales), algo muy importante en el running. No solo hay que correr, el entrenamiento de la fuerza muscular es importante y con el remo podemos aprovechar esa pequeña lesión que tenemos para mejorar la fuerza-resistencia.

Senderismo: el hermano pequeño del running

Senderismo

Si la lesión es leve y simplemente debemos guardar reposo porque la molestia aparece al correr, podemos aprovechar para hacer algo de senderismo o trekking esos días. La intensidad no es equiparable al running, pero podemos salir a la montaña para hacer trabajar de otro modo a nuestras piernas. Las pendientes y constantes subidas y bajadas es otra forma de hacer cambios de ritmo, a pequeña escala.

Body Balance: el gran desconocido

Body Balance

Si no te suena de nada esta palabra, no sabes lo que te estás perdiendo. Body Balance es una clase colectiva donde el objetivo no está relacionado con ganar resistencia o fondo físico. Aquí el fin es mejorar los músculos posturales y la respiración con ejercicios que requieren más de control que de potencia o resistencia. Si tu lesión te impide hacer deportes cíclicos o te han recomendado un reposo más restrictivo, las clases de Body Balance pueden ayudarte a mejorar tu postura para así, volver al running con una mejor técnica de carrera, algo que te puede salvar de lesionarte de nuevo.

Body Pump: para blindarnos contra futuras lesiones

 

Body Pump

Sin duda, mi clase colectiva preferida. Al principio, uno piensa que es una clase solo dedicada a trabajar la fuerza, pero el día que pruebas a ponerte un pulsómetro en clase, te das cuenta de que el ritmo es como si salieras a rodar, con pequeños sprint. En una clase de Body Pump vas a fortalecer el 90% de los músculos de tu cuerpo, y unos músculos más fuertes son unos músculos que protegen de lesiones y que te van a permitir correr más rápido.

Si te has lesionado y vas a estar un tiempo sin poder salir a correr, no te preocupes, tienes más alternativas para seguir manteniéndote en forma o mejorando otros aspectos del entrenamiento. Después de la lesión, volverás con fuerzas e incluso con menos probabilidad de sufrir lesiones en un futuro. Solo tienes que elegir la actividad que más te guste.

En Ciudadano 0,0 | Diez consejos para elegir tus zapatillas de running
Imágenes | Timothy Takemoto, Dr. Abdullah Naser, Jim Bahn, Rex Boggs, Clay Manley, Triángulo del Café TravelRon Sombilon, Wikimedia

Comentarios

compartir en redes

One thought on “Siete alternativas al running, si tenemos alguna pequeña lesión”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *