Las claves del snorkel, buceo, kayak y surf, los deportes “urbanos” de las ciudades costeras

  • Cuerpo
cat-icon-on-post

Sin duda son los deportes “urbanos” del verano en las ciudades costeras. Somos muchos los que en verano vamos a la playa y practicamos algunos de estos deportes. Hoy vamos a ver algunos aspectos clave para practicar snorkel, buceo, kayak y surf, para sacarle todo el partido y disfrutar de forma segura. Si eres de los afortunados que todavía estás de vacaciones, seguro que te serán de utilidad. Como consejo general para todos ellos: acudir a un profesional que nos pueda orientar en estas prácticas, sobre todo si queremos hacerlas bien e ir mejorando de forma eficaz. Si te gustan las noticias relacionadas con los deportes urbanos, no dejes de apuntarte a nuestra newsletter y las recibirás cómodamente en tu correo.

El Tour Ciudadano 0,0 estará por ciudades costeras como Gran Canaria y Tenerife desde el 21 al 14 de Agosto, así que podemos aprovechar para hacer estos deportes urbanos al mismo tiempo que nos unimos al Tour Ciudadano 0,0: deportes urbanos de costa y baloncesto, ¿qué más se puede pedir?.

Snorkel: consejos para echar un vistazo al fondo del mar

A todo el mundo le sorprende la primera vez que echa un vistazo al fondo del mar y ve el maravilloso mundo que hay debajo. El snorkel solo necesita de un equipo básico formado por gafas (aconsejable máscara), tubo y aletas (opcionales), para disfrutar del fondo marino.

Una de las clave de este deporte es relajarse dentro del agua. Al principio no es muy cómodo respirar con el tubo y tener la nariz atrapada en la máscara, pero una vez que conseguimos coordinar la respiración, es todo un placer permanecer mucho tiempo con la cara dentro del agua. Si te da algo de miedo al principio, mete la cabeza para respirar con el tubo en una zona donde hagas, pie, así te darás más seguridad y estarás más relajado y tranquilo. Incluso puedes hacer ejercicios de respiración fuera del agua.

Snorkel

Las gafas son clave, porque nos van a permitir ver bien el fondo del mar. Lo primero que tenemos que hacer es ajustarlas bien a la cara, para que no entre agua al más mínimo movimiento. Vale la pena gastar algo más de dinero en unas gafas buenas, ya que las más económicas suelen empañarse y deteriorarse en poco tiempo.

En cuanto a las aletas, no son imprescindibles, pero ayudan a moverse, sobre todo si vamos a hacer ciertas distancias y no solo permanecer estático. Es otra forma de nadar, pero el truco de las aletas no está en moverlas desde el tobillo o la rodilla, sino moverlas desde la cadera. El movimiento de aleteo debe comenzar con el movimiento de la pierna desde la cadera.

Si vamos a hacer snorkel cerca de zonas rocosas, debemos de tener mucho cuidado con el oleaje y las corrientes, ya que sin que nos demos cuenta podemos acercarnos demasiado. Es aconsejable, sobre todo cuando queremos ir a zonas específicas o más alejadas, rodearse de profesionales, ya que conocen la zona, las corrientes y las mejores zonas donde hacer snorkel.

Buceo o submarinismo: el hermano mayor del snorkel

Submarinismo

Si has hecho snorkel y te gusta, sin duda el siguiente paso es el buceo. Bucear con botella o hacer submarinismo requiere de un curso previo en una escuela de buceo para aprender las nociones básicas que requiere el sumergirnos a más profundidad y con la ayuda de las botellas de aire comprimido. Una vez que hacemos las prácticas en piscina y dominamos la técnica, estaremos listos para irnos al mar.

Si nos gusta mucho el snorkel y vamos a estar de vacaciones unos días en una zona donde merezca la pena bucear, os recomiendo buscar una escuela de buceo que os habilite para hacer submarinismo, ya que es una experiencia única.

El buceo ya requiere de más logística y medios técnicos, por eso es importante ir acompañados, sobre todo de personas que conozcan la zona donde vamos a sumergiernos. Aunque ya tengamos el título que nos habilita para bucear.

Kayak: otra forma de conocer la costa y hacer deporte

Hace pocos días que estado haciendo kayak por la costa granadina y tengo que decir que es una forma estupenda para desplazarse de una playa a otra y conocer la zona. Desde el kayak vemos la costa desde otro punto de vista, pudiendo explorar zonas donde andando no podemos llegar.

Como en los deportes anteriores, ir en el kayak con alguien que conozca la costa va a ser un punto a favor, ya que va a saber cuál es el mejor momento para coger al kayak y que el oleaje, viento o corrientes no nos pongan muchas dificultades nuestra salida.

Kayak

Lo primero que hay que saber es cómo remar y cómo dirigir el kayak, una vez que sepamos estos, que no requiere más de 15-20 minutos de aprendizaje básico, estaremos listos para darle al kayak. Uno de los primeros errores que se pueden cometer es remar con fuerza, con la intención de avanzar más. La clave está en remar de forma constante y metiendo el remo bien, así no nos cansaremos muy pronto y avanzaremos sin prisa pero sin pausa.

En muchas playas se organizan excursiones en kayak en grupo, una forma estupenda para que alguien nos enseñe cómo remar y dónde ir. Por supuesto, al hacer kayak es recomendable el uso de chaleco salvavidas, al igual que llevar un bote estanco, donde podemos meter nuestras pertenencias sin que se mojen.

Surf: el deporte que nunca pasa de moda

Sin duda el rey de los deportes “urbanos” de la costa. El surf nunca pasa de moda y es que es un deporte que da mucho juego. A todos nos han gustado las olas grandes cuando de pequeños íbamos a la playa. Pues imagínate poder subirte a una de ellas encima de una tabla.

Un paso previo al surf puede ser el bodyboard, donde utilizaremos una tabla más pequeña y manejable y donde no nos pondremos de pie, sino que cogemos las olas tumbados y con las pies fuera de la tabla. El bodyboard nos va a ayudar a hacer esa toma de contacto con las olas y el aprender a “remar”, algo muy importante para poder subirnos a una ola.

Surf

En el surf la elección de la tabla es fundamental. Si somos principiantes y cogemos una tabla de avanzados, no disfrutaremos nada. Las tablas de principiantes son las longboard, que son más largas y tienen mayor flotabilidad, lo que nos permitirá tener más estabilidad al coger las olas y hacerlo con más facilidad.

Como hemos dicho antes, “remar” en la tabla es fundamental para subirnos a la ola. Hay que practicar esa remada, que tiene que ser enérgica y explosiva, para poder coger la ola. Los días con olas más pequeñas son perfectos para comenzar a tomarle el pulso a las olas y saber cuándo empezar a remar.

Pasar de estar tumbados estar de pie es el siguiente paso. Este es un gesto que en las escuelas de surf se suele enseñar “en seco”, es decir, fuera del agua. Una vez que hemos cogido la ola,  con un gesto rápido de extensión de brazos nos pondremos sobre nuestros pies en la tabla, con rodillas flexionadas para mejorar el equilibrio.

El surf es un deporte muy técnico y requiere de profesionales para su enseñanza, al menos en los aspectos básicos. Una vez que nos enseñan a coger olas, ponernos de pie en la tabla y guardar el equilibrio, el surf se convierte en un deporte que engancha y donde siempre se busca una mejor ola que poder surfear.

compartir en redes
  • Carlos Roberto

    Reconozco que soy más de snorkel, pero algunos amigos utilizan mucho la piragua y ganas de probar no faltan