En bici con la mochila acuestas

En bici con la mochila acuestas, soluciones para llevar tu equipaje si pasas las vacaciones pedaleando

En bici con la mochila acuestas
Para aquellos que tienen la fortuna de pasar sus vacaciones haciendo una ruta en bicicleta una de las cosas a tener en cuenta es cómo llevar con nosotros todo el equipaje que necesitamos. Tenemos que pedalear para ir de un lado a otro, este es el objetivo, pero también disfrutar de unas vacaciones, de conocer nuevas ciudades, donde disfrutar del recorrido es parte del encanto del viaje. Por eso vamos a ver distintas soluciones para llevar tu equipaje si pasas las vacaciones pedaleando.

Vamos a ver diferentes alternativas para llevar con nosotros todo lo necesario, como si fuéramos un caracol con la casa acuestas. Tenemos que considerar además de transportar la carga cómo debemos repartir los pesos para que no nos desequilibremos en la bicicleta. También ofreceremos consejos para reducir el peso de lo que llevamos acuestas. Si queréis saber más sobre rutas en bicicleta para las vacaciones u otros temas de ciclismo urbano podéis suscribiros a nuestra newsletter y los recibiréis cómodamente en vuestro correo electrónico.

Un poco de entrenamiento previo con carga y la mochila en la bici

Lo primero que tenemos que pensar si vamos a estar durante varios días pedaleando es que tenemos que tener práctica, un poco de entrenamiento. Seguramente si hemos decidido hacer unas vacaciones en bici es porque ya montamos de forma habitual durante el resto del año. Pero normalmente lo hacemos en nuestra bici, en la que llevamos un bidón de agua y poco más. Estamos acostumbrados a llevar el peso mínimo.

En este caso, si vamos a irnos de vacaciones es importante realizar unas cuantas salidas con la carga completa. No es necesario que tengamos el mismo equipaje, pero si más o menos el mismo peso y repartido tal y como lo vamos a llevar en la bici, con mochila, alforjas, remolque o cualquier otro método. Tenemos que entender cómo cambia el equilibrio en nuestra bici, pero también las inercias en subidas y descensos, donde tenemos que ser más cautelosos.

Las alforjas y otros accesorios, los aliados para llevar todo lo que necesitamos

Alforjas y mochila para la bici
Con respecto a las formas de llevar nuestro equipaje, lo más habitual es utilizar las alforjas. Para pequeñas rutas podemos utilizar las alforjas traseras, que suelen tener una bolsa en el ambos laterales y en la parte superior. La capacidad de carga la medimos por litros. Además se suelen fijar otros elementos como sacos de dormir, esterillas, o tiendas también en la zona trasera de la bici.

También podemos añadir alforjas en la rueda delantera. Es importante que en esta zona no carguemos demasiado peso, ya que es donde llevamos la dirección de la bici y puede ser incómodo para trazar los giros. Es importante, tanto en las traseras como en las delanteras, que sean impermeables, sobre todo si no queremos que nuestra ropa esté empapada cuando lleguemos al destino si tenemos mal tiempo.

Otras zonas pequeñas para las cargas suelen situarse en el manillar de la bici, donde se acopla una pequeña bolsa que por lo general nos servirá para llevar documentos y las cosas que más necesitamos a mano. También una bolsa para llevar debajo del sillín donde se suelen llevar las herramientas y todo lo necesario para hacer pequeñas reparaciones en nuestra ruta. Además tenemos pequeñas bolsas que incorporamos al hueco del cuadro, donde muchos llevan portátiles tablets o similares, ya que por tamaño suele ir perfecto en esta zona.

Para las alforjas delanteras y traseras se suele montar un soporte de metal o transportín, que ayude a llevar el peso y sujetar las alforjas sin que se desplacen, algo que podría ser peligroso. También nos ayudará a sujetar más enseres con pulpos para que vayan bien sujetos. Tenemos que tener en cuenta que tienen que ofrecer la menor resistencia al viento posible, por eso mejor que vayan lo más compactos posible.

Remolque para bicis, una alternativa muy cómoda para rutas con poco desnivel

carrito-carga
Si acumulamos tanto equipaje que no nos cabe en nuestras alforjas una buena alternativa son los remolques para bicis. Es habitual verlos para llevar niños pequeños en la ciudad, pero en las rutas interubanas se utilizan para arrastrar la carga de forma más cómoda, sin tener que llevar el peso en la bici.

La verdad es que necesitamos practicar antes si vamos a llevar uno de estos carritos de carga, ya que en descensos y subidas pronunciadas, en las curvas, etc. modificarán nuestra forma de ir en bici. En todo caso, las vacaciones en bici no son para competir, alcanzar grandes velocidades. Personalmente he probado este sistema, aunque la carga era infantil lo cierto es que se sufre bastante en las cuestas si son muy pronunciadas, por lo que yo lo recomendaría para recorridos llanos.

También tenemos la tendencia, como tenemos más espacio, a llevar muchas más cosas de las que necesitamos. Es importante saber controlar cuánto equipaje llevamos, el peso del mismo y tener en cuenta que los kilos pesan, sobre todo si tenemos cuestas, más de lo que pensamos. Estos carritos vienen muy bien si tenemos que llevar algo voluminoso en nuestro recorrido.

El coche escoba, la forma más cómoda de llevar nuestra carga

Por último existe una opción muy cómoda para llevar las cargas, aprovechando el coche escoba, o el coche en el que viajan otros miembros de la familia. De esta manera nosotros vamos en bici, haciendo lo que nos gusta, pero si otros miembros de nuestra familia no les apetece este plan, pueden desplazarse en coche, de manera que en la bici no tenemos que llevar carga.

Esta opción implica que tenemos que sincronizar los horarios de llegada y los recorridos. Tendremos que madrugar más si salimos con la bici y seguramente llegaremos un poco más tarde a nuestro alojamiento, pero es una opción perfecta para viajar cuando no a todos los miembros de la familia les gusta la bici. La parte más positiva es que si tenemos cualquier lesión o pequeño incidente y no podemos montar bastará con cargar la bici en el coche para poder continuar con normalidad con nuestras vacaciones.

En Ciudadano 0,0 | Si viajas en bici, despreocúpate del alojamiento

Imágenes | Pixabay 1 | 2 | Dion Hinchcliffe

, ,

Newsletter No te pierdas ninguna novedad

    Echa un vistazo
    • Ruiz

      muy buen articulo
      alforjas impermeables siempre!!!

      • Carlos Roberto

        Sobre todo si vamos por climas donde la lluvia nos puede acompañar de forma frecuente. Hay que huir de las alforjas baratas y buscar algo de calidad

    • Estoy planteándome hacer esta ruta en verano: http://www.euskadienbtt.com y esta información es muy útil. Aquí mi temor es cómo de incómodo es pedalear en cuestas con las alforjas…y si va a mermar mi rendimiento y esfuerzo.

      • Carlos Roberto

        Merma el rendimiento, pero más que las alforjas es el peso que pongamos dentro. Por ejemplo, si no tenemos que llevar tienda de campaña, lo mejor es llevar ropa técnica, varios mallots y culottes o algo de ropa para no ir siempre disfrazados de ciclistas. Aquí siempre menos es más y un kilo más o un kilo menos subiendo una cuesta se nota y mucho…

    • Beatriz

      En realidad, siempre nos llevamos muchas más cosas de las que necesitamos, todos esos “por si acaso”. Podemos reducir muchísimo el equipaje pensando y planificando bien lo que vamos a hacer y siendo realistas sobre lo que vamos a necesitar. No es imprescindible cargar con casi la mitad de lo que se suele llevar en una maleta normal.

    • Nisti

      Yo creo que lo mas importante a la hora de viajar en bici, es la ligereza. El equipaje debe ser muy espartano. Hay que reducir el peso y el tamaño de nuestros enseres todo lo que sea posible. Y despues hay que estudiar la mejor forma de llevarlo en la bici. Pero cuanto menos llevemos, mas disfrutaremos del viaje.