13 recetas para picar sano entre horas y sobrevivir a la jornada de verano

  • Gastronomía
cat-icon-on-post

La jornada de verano que muchos disfrutan en esta época del año nos cambia un poco los horarios y los ritmos de comida. Generalmente se hace una jornada continua, de unas siete horas por lo que se suele entrar algo más temprano y se sale también antes de lo que es habitual. No suele haber tiempo de comida como tal, habitual de las jornadas partidas, por eso queremos ofreceros hoy 13 recetas para picar sano entre horas y sobrevivir a la jornada de verano.

Lo normal es retrasar un poco el horario del desayuno para que se acerque a la hora habitual de la comida. De esta forma cuando llegamos a casa o nos sentamos a comer no llegamos con tanta hambre, algo que nos hace descontrolar un poco la cantidad de comida que ingerimos, especialmente si es casera y también cuidar un poco más nuestra alimentación. Si os interesan estos temas sobre alimentación para estar saludables os recomendamos que os suscribáis a nuestra newsletter para recibirlos cómodamente en vuestro correo.

El pincho de tortilla, una receta para picar entre horas

Tortilla de patata
Si hay una comida típica para comer entre horas es el clásico pincho de tortilla, perfecto si además lo acompañamos de una San Miguel 0,0% bien fresquita. En este caso nos aporta la cantidad de hidratos más que necesaria para llegar a casa. Es ideal si vamos a retrasar mucho la hora de la comida, que si lo deseamos podemos hacer un poco más ligera al llegar a casa. La tortilla la podemos hacer el día antes en casa y comer al siguiente en el trabajo, tanto en frío como en caliente. Si la queremos hacer más ligera podemos añadirle verduras como espinacas, calabacín o espárragos trigueros.

Los frutos secos, perfectos para picar sin dejar nuestro puesto de trabajo

almendras
Si no podemos movernos del sitio, algo que me enseñó un compañero de trabajo es tener algún fruto seco para consumir sin tener que levantarnos del puesto. No se trata de comernos una gran cantidad, basta con un pequeño puñado de almendras, avellanas o similares, mejor si son sin cáscara para no ponerlo todo perdido. Es perfecto para esos momentos en los que sentimos esa sensación de hambre y evita que lleguemos a casa para hacer que saqueemos la nevera. También son perfectos para añadir a otras muchas recetas.

La fruta es nuestra aliada para comer sano entre horas

fruta
En verano apetece algo fresco y en estos casos nada mejor y más sano que la fruta. Además tenemos una cantidad buena de frutas para elegir, cerezas, manzanas, albaricoques, melocotones, ciruelas… Mejor si elegimos fruta de temporada, que estará en su momento óptimo de maduración y además nos saldrá más económica.

Tortitas de cereales, el complemento de hidratos perfecto

tortita de cereales
Este es otro complemento que podemos tener perfectamente el cajón de nuestro escritorio. Es perfecto cuando nos hemos retrasado, nos ha salido un plan imprevisto, etc. y la hora de la comida estamos viendo como no llega y nuestra sensación de hambre aumenta. Un par de tortitas de cereales y aguantaremos sin ningún problema. También las podemos consumir en forma de barrita, aunque para picar entre horas mejor las tortitas.

Pan con tomate, mediterráneo y muy sano

pan-con-tomate
Otra de las recetas clásicas de la cocina mediterránea, que es perfecta para comer entre horas es el pan con tomate. Además perfecta para preparar al momento en el trabajo, una buena rebanada de pan, mejor si es redondo que de barra, un tomate de rama para frotar contra el pan, un diente de ajo, unas gotitas de aceite y sal. Pocas cosas hay tan sanas y tan deliciosas. Y además nos aporta la energía suficiente para llegar a casa sin problemas.

Las ensaladas cuando se acerca la hora de la comida

ensalada
Si hemos desayunado un poco más fuerte de lo habitual, lo que podemos hacer es utilizar el tiempo de descanso que tenemos, que muchas veces lo hacemos para tomar un café y comer una ensalada directamente en el trabajo. Lo ideal es un poco antes de la comida, algo que nos evita comer en casa en función del tipo de ensalada elegida y luego podemos merendar algo en casa ya de forma más tranquila. Es una buena adaptación al horario de verano.

Encurtidos, un sustitutivo a los aperitivos habituales

gilda
Otra alternativa a los aperitivos tradicionales son los encurtidos. Mucho mejor y más sano comer unos cuantos pepinillos en vinagre que una bolsa de patatas fritas. Son perfectos para matar el hambre, nada mejor que una buena “Gilda” acompañado de una San Miguel 0,0%, algo sano y delicioso para matar el gusanillo perfecto para un parón antes de salir del trabajo.

Huevos revueltos, sencillos y muy versátiles

huevos revueltos
Otra opción que nos puede servir a la perfección para hacer una comida ligera y rápida en el trabajo son lo huevos revueltos. Además es una comida muy democrática, que admite todo tipo de preparaciones e ingredientes, de manera que los podemos hacer más ligeros mezcándolos con verduras, pero ponerles también más proteínas… Aquí van al gusto de cada cual y en función de la actividad que vamos a hacer durante la tarde.

El sandwich casero, mejor que el de máquinas

sandwich
Otro de los clásicos para comer entre horas son los sandwich, mejor si son caseros y hemos elegido bien sus ingredientes que ir a la máquina expendedora y coger el primero que encontremos. De esta forma podemos dar variedad a nuestra alimentación y elegir que tipo de comida queremos hacer.

Un yogur, perfecto para calmar el apetito

yogur
Otra de las recetas que nos pueden ayudar a sobrellevar el tener que comer más tarde es un yogur. Podemos buscar alguno de los que son ricos en proteínas o preparlos nosotros caseros. Para mi es una de las comidas perfectas para dar variedad a nuestras comidas entre horas en el trabajo y evitar caer en las rutinas.

Los batidos ricos en proteínas

zumos
En este caso es una forma muy refrescante y discreta de consumir fruta en el trabajo. Los batidos los podemos preparar en casa y añadir más ingredientes además de la fruta, como espinacas u otros similares además de enriquecerlos para que sean un poco más ricos en proteínas y tengan mayor efecto saciante.

Gazpacho, el plato estrella del verano

gazpacho
Otra de las comidas que podemos tener en nuestra taza discretamente en el trabajo es el gazpacho. En mi caso cuando empieza el verano, no falta en la nevera siempre casero y preparado a mi gusto. Para llevar al trabajo lo llevo en un termo con un par de hielos y se conserva fresquito sin necesidad de disponer de nevera. Una comida deliciosa y nutritivamente un gran aporte para nosotros.

Un pescado en conserva en tu dieta…

Por último algo que no puede faltar en nuestra dieta en verano, y que más que una receta es un ingrediente que podemos incluir son las conservas de pescado. Una buena ventresca, unas anchoas, un bacalao ahumado o en conserva son perfectos para acompañar, ensaladas, revueltos, sandwiches, etc. y nos van a ofrecer un aporte proteínico muy sano para nuestra dieta.

Las mejores recetas para picar

papas arrugás con mojo picón canario

Para picar entre horas necesitamos una receta que sea rápida de consumir. Por lo general vamos a tomar algo durante una pausa que no será de más de 15 minutos, por lo que lo ideal es no tener que calentar nada, simplemente sacar el tuper con nuestra comida y comernos nuestra receta para picar que mantendrá nuestro apetito a raya y no nos hará llegar a casa con un hambre desmedida que nos haga comer más de lo que necesitamos. Las chips de frutas o los gazpachos y batidos son muy socorridos en estos momentos, ya que nos aportan nutrientes y no suponen un exceso de aporte calórico innecesario.

Como ocurre con el resto de recetas, siempre será mejor consumir aperitivos o recetas para picar que hemos hecho nosotros mismos que irnos a la máquina de snacks que tenemos en el trabajo o la máquina de sandwich que no siempre son lo más sano que podemos comer para saciar nuestro apetito. Lo mismo podríamos decir de las salsas para acompañar nuestros platos. Cualquiera de las elaboraciones y recetas que hemos presentado pueden ser una buena opción. Bastan unas pocas almendras o nueces, por citar un ejemplo, para no llegar a casa con un agujero en el estómago y la sensación de que deboraríamos un jabalí cual Obelix.

Comidas para picar

Pícnic y bicis aparcadas en el árbol

Si lo que vamos a hacer es un sustitutivo de la comida de mesa y mantel con una comida para picar, quizás en este caso lo que necesitamos es una receta que no nos caiga muy pesada para poder seguir trabajando. Además en verano la jornada continua no suele tener una pausa muy prolongada, apenas 20 minutos, que normalmente se retrasan un poco más allá de la hora habitual del desayuno pero antes de la comida.

En este caso lo ideal es buscar un aporte de nutrientes adecuado. Frutas y verduras en forma de gazpachos o batidos, pescados y carnes en preparaciones listas para consumir, como un ceviche, paté de centollo o un carpaccio, y que nos darán la energía necesaria para llegar al final del día sin pesadez en el estómago ni tener hambre. Si además lo complementamos con una San Miguel 0,0% fresquita sin duda tenemos una comida muy completa, sana y rápida. Siempre podemos dejar la comida y hacer un after work con los compañeros para comer al aire libre.

Como habéis visto tenemos una gran variedad de recetas para picar entre horas, de ingredientes que podemos combinar de multitud de formas para no llegar a casa con la sensación de que tenemos un agujero en el estómago. De esta forma nos adaptamos al horario de forma sana en nuestro cambio de hábitos con la jornada de verano.

En Ciudadano 0,0 | 15 recetas de platos fríos y saludables para comer en la oficina
En Ciudadano 0,0 | Recetas para tupper

Imagen | Javi Vte Rejas | Javier Lastras 1, 2 | Pixabay 1, 2, 3, 4, 5, 6 | Wikimedia 1, 2 | Directo al paladar

En Ciudadano 0,0 | Recetas de zumos naturales

[Total:0    Promedio:0/5]

Comentarios

compartir en redes

3 thoughts on “13 recetas para picar sano entre horas y sobrevivir a la jornada de verano”

  1. ¡Muy buenos todos los sugeridos! Yo me decantaría por el tradicional pincho de tortilla y al pan con tomate le añadiría una lonchita de jamón de Jabugo, aunque está claro que para el verano, nada como un gazpacho y una fruta

    1. A mi me funcionan muy bien unos cuantos frutos secos, siete u ocho almendras o avellanas bastan, o nueces también, aunque esto tiene cáscara y es algo menos discreto.

  2. Mmmhhh, cómo apetece todo. Muchas veces lo de picar entre horas no es ya solo la gusilla de esos momentos en los que no es hora aún de alimentarse de pleno, sino porque las cosas con las que se preparan estos aperitivos y tapas son más apetecibles. Me suele gustar comer variado y fresquito y las cositas como las que planteas aquí casi todas entran dentro de eso que apetece tanto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.