No sin mi bici, siete formas de llevarte la bici de vacaciones

  • Cuerpo
cat-icon-on-post

vacaciones-bici
Cuando nos vamos de vacaciones una de las cosas en la que los ciclistas envidiamos a los runners es que pueden seguir practicando su deporte. Unas zapatillas siempre caben en la maleta y una bici es más complicada de transportar. Pero no por eso tenemos que prescindir de llevarnos con nosotros la bici para disfrutar en vacaciones. Vamos a ver siete formas de llevarte la bici de vacaciones para que podamos practicar también en esta época de una de las actividades que más nos gustan.

Lo cierto es que muchas veces nos podemos quitar el gusanillo en el descanso estival acudiendo a tiendas de alquiler de bicis, donde además tenemos la posibilidad de probar otros modelos de bicis de última generación, hacer alguna ruta programada por la ciudad donde estamos o simplemente con bicicletas públicas de alquiler. Si os interesan estas noticias y otras similares sobre el mundo de la bici os recomiendo que os suscribáis a nuestra newsletter, donde recibiréis una selección de los mejores contenidos en vuestro correo electrónico.

Vacaciones con la bici viajando en avión

avion
Si hemos planeado realizar alguna ruta en bici por Europa o por otros lugares una de las cosas que debemos tener en cuenta es que la mayoría de los ciclistas prefieren hacer el viaje con su propia bici. Esto implica facturar la bici en el avión. Para ello es necesario que la bici vaya guardada en una maleta especial para bicis o una bolsa de viaje. Es importante desmontar los pedales y proteger elementos como el cambio o los desviadores.

A la hora de facturar lo habitual, aunque depende del tipo de billete que hayamos comprado, es que se tenga añadir un suplemento de equipaje, que va a partir de 15€. Si no tenemos maleta o bolsa, podemos facturarla en un caja de cartón. Lo más interesante es desmontar ruedas para que ocupe lo menos posible y vaya lo más protegida.

Trasportar la bici en vacaciones en tren

La bici en el tren
Es quizás el tren la mejor forma de viajar con la bici. Hoy en día hay muchos trenes que tienen vagones adaptados donde podemos anclar nuestra bici sin que estorbe hasta llegar a nuestro destino, especialmente en Europa, donde la cultura de bici es muy grande y es una demanda popular. En todo caso si no queremos llevarla anclada, siempre podemos apostar por llevarla como equipaje de mano.

En estos casos no suele ser habitual que nos cobren suplemento por llevar la bici, aunque depende del tipo de tren en el que viajamos. No es lo mismo un AVE que un regional, tanto en velocidad como en espacio para transporte de equipajes. Si son viajes cortos, yo prefiero llevarla conmigo y tener siempre controlada la bici.

Bici en autobús y ruta de camino

Bici en autobús
Otra de las alternativas es llevar la bici en el autobús. En general, hablamos de autobuses de línea, que nos llevan de una ciudad a otra y que no suelen poner inconvenientes si no tienen un exceso de equipaje. Aquí podemos encontrar problemas si vamos un grupo grande y tenemos que subir unas cuantas bicis al mismo autobús, pero uno o dos pasajeros no suele tener inconvenientes.

En este caso, si que es recomendable llevarlas en una bolsa de transporte, con ruedas y pedales desmontadas y elementos críticos protegidos, sobre todo por si llega alguien a última hora y tira su bolsa encima de un bulto que no tiene porqué saber que es nuestra bicicleta. Si son viajes organizados, por ejemplo un traslado del aeropuerto hasta el hotel de destino, los autobuses de recogida suelen llevar un pequeño remolque para todas las bicis.

La bici plegable me cabe en el coche

Bici en el autobús
Una de las ventajas de las bicis plegables es el poco espacio que ocupan. Más hoy en día que el plegado se ha estudiado a la perfección para que nuestra bici plegada ocupe poco menos que el espacio de una maleta. Si ya tenemos una bici plegable no habrá ningún problema para transportarla y sino siempre será un motivo más para hacernos con una.

En mi ciudad es algo que veo cada vez más a menudo, gente que baja con el coche a la ciudad, aparca fuera del límite de la hora regulada y saca una bici del maletero para desplazarse hasta el centro o su lugar de trabajo. Estos mismos luego les he visto en zonas de playa con estas bicis por los paseos marítimos disfrutando del carril bici al borde del mar.

Portabicis, cómo llevar la bici segura en el coche en vacaciones

La bici en el coche
De todas formas, si no tenemos bici plegable siempre podemos recurrir a un portabicis. Aquí tenemos distintos modelos disponibles, desde le portabicis de techo, que colocamos en la baca del coche al que va en el portón trasero, aunque estos sólo son aptos para los vehículos de cinco puertas.

Si utilizamos uno de estos últimos, lo normal es que las dimensiones de la bici excedan las normales del coche, ya sea por largo o un poco por ancho. En estos casos es importante saber que debemos llevar la señal adecuada indicada para las cargas que exceden las dimensiones del vehículo, ya que sino podríamos recibir una sanción. Es importante saber que la bici si va dentro del coche y hemos bajado los asientos traseros debe ir anclada, ya que es un riesgo para los ocupantes del mismo y también nos podrían sancionar por dicho motivo.

El remolque para bicis, perfecto para llevar varias bicis de vacaciones

Remolques para bicis
Si tenemos que llevar varias bicis lo mejor es buscar un remolque que podamos acoplar a nuestro vehículo. De esta forma tenemos la posibilidad de llevar las bicis y un espacio extra de almacenaje, que siempre es bienvenido en los traslados vacacionales. Este tipo de remolques suelen utilizarlos los que viajan con frecuencia con sus bicis, ya sea a su lugar de vacaciones o a realizar rutas de fines de semana. El inconveniente es que tenemos que poner la bola de anclaje a nuestro vehículo.

Las mensajerías son una buena opción para enviar la bici

Por último tenemos la opción de enviar nuestra bici por mensajería antes de salir nosotros de viaje. De esta forma realizamos el trayecto con la tranquilidad de que a nuestra llegada nuestra bici nos estará esperando. No es que sea un servicio especialmente caro si no es un trasporte urgente.

Aquí es necesario que la bici que nos llevamos de vacaciones vaya bien embalada. No nos admitirán la bici si no está dentro de una caja. Los precios varían de una mensajería a otra, pero nos la pueden enviar a cualquier lugar por algo menos de 50€. Es una buena opción si sólo vamos a realizar una parte del viaje en bici y luego continuamos.

Como habéis visto alternativas para llevarnos con nosotros la bici de vacaciones no nos faltan. Para mi es la mejor forma de disfrutar del tiempo libre en verano y no recuerdo uno de ellos desde hace mucho tiempo donde no haya salido a montar en bici en estos momentos donde estamos más relajados y más lo disfrutamos.

En Ciudadano 0,0 | Siete viajes en bici que te dejarán sin palabras
En Ciudadano 0,0 | Mensajería en bici

Imágenes | Pixabay 1, 2 | Timothy E Baldwin | Richard Masoner / Cyclelicious | Mílton Jung | 4nitsirk | Wikipedia

Comentarios

compartir en redes

4 thoughts on “No sin mi bici, siete formas de llevarte la bici de vacaciones”

  1. Pues para las familias siempre es un problema, nosotros optamos por alquilar, la verdad, porque se nos hace muy cuesta arriba cargar con todas las bicis, las mascotas y las maletas para 15 días. En el Norte es fácil encontrar en cada pueblo grande una tienda de alquiler de bicis.

  2. Lo de los aviones tiene que ser un problemón y sobre todo muy caro. Yo tengo que hacer un viaje dentro de un tiempo por un tema de trabajo. Estaré más de dos semanas en un sitio y me molaría mucho contar con una bici allí porque sé que me voy a aburrir un montón. Pues casi estoy pensando en que me compensa más comprarme una bici de segunda mano que llevármela o que incluso alquilarla. El alquiler (ya lo he consultado) cuesta unos 12€ por medio día y lo peor es que hay que devolverla antes de las seis de la tarde… a la hora a la que me molaría empezar a dar mi paseo. Y lo del avión ni idea porque voy con una lowcost, pero me imagino que más caro. Por unos 50€, sin embargo, se puede comprar una de 2ª mano, que luego se podría entregar a una ONG. Así que creo que sería lo mejor… con 4 veces que la alquilase me saldría por lo mismo.

    1. Yo casi me conformo con llevarme mi propio sillín, que es donde muchas veces está la diferencia, sobre todo si puedes hacer salidas un poco más largas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.