Así renové mi viejo sillín para dejarlo como nuevo

  • Cuerpo
cat-icon-on-post

Una de las partes más sensibles cuando montamos en bici es la que sujeta nuestro cuerpo a la bici, el punto de apoyo que soporta gran parte del cuerpo, por eso el sillín es un elemento clave para estar cómodos en la bici. Hoy os voy a explicar cómo renové mi viejo sillín para dejarlo como nuevo paso a paso aprovechando materiales que tenía por casa.

El caso es que tenía un sillín de una bici plegable como el que veis en la foto, ancho y con unos preciosos muelles, pero que se había roto la tela justo por la punta de la parte estrecha. En lugar de ir a la tienda a por uno nuevo, decidí que había llegado el momento de poner en práctica el DIY, (Do It Yourself) también con el mundo de la bici. Si queréis leer más contenidos como éste u otros sobre el DIY, podéis suscribiros a nuestra newsletter y lo recibiréis cómodamente en vuestro correo de forma mensual.

Materiales que necesitamos para renovar el sillín de la bici

Materiales necesarios para renovar tu sillín
Además del un sillín viejo vamos a necesitar los siguientes materiales:

  • Tela para volver a tapizarlo, gomaespuma, alicates de pinza, cutter o tijeras, adhesivo de montaje y grapadora (imprescincible que se potente)

Como habéis visto son cosas que tendremos por casa con toda seguridad. Quizás el elemento clave es la tela que vamos a usar. En mi caso he elegido tela de un viejo toldo que pensaba tirar. Este tipo de tela es muy resistente, aguanta muy bien a la intemperie y sobre todo tiene el color amarillo que le va perfecta a mi bici. De hecho el toldo era amarillo y blanco que son los dos colores que tiene la bicicleta en la que pienso colocar el sillín.

Sin embargo podéis utilizar cualquier otra tela que tengáis por casa, pero es fundamental que sea bien resistente. Podemos utilizar un viejo bolso que vamos a tirar y darle un acabado en cuero al sillín que le de un aspecto más clásico o alguna tela de colores más vivos que creen un sillín más pop. Aquí una vieja mochila o bolsa de deporte también nos serviría para obtener la tela que necesitamos.

Restaurar el sillín de la bici paso a paso

Recuperar el sillín
El primer paso es retirar la tela vieja y deteriorada que recubre el sillín, para ello nos ayudamos con el alicate para retirar los elementos de sujeción del mismo, hasta que se queda limpio. Retiraremos elementos viejos que no estén bien sujetos y lo dejaremos lo más limpio posible.

En mi caso, al ser un sillín de muelles que se había salido de su posición he tenido que desmontar los muelles para ajustarlos y dejarlos bien colocados, algo que se puede hacer fácilmente con la ayuda de una llave plana. Para otro tipo de sillines este paso no será necesario en la mayoría de los casos.

Una vez que tenemos esto realizado vamos a utilizar el sillín para trazar un patrón, de forma más o menos exacta sobre la gomaespuma que hemos seleccionado y más amplia sobre la propia tela. En este segundo caso tenemos que hacerlo de forma amplia, para que nos cubra lo suficiente para recoger la gomaespuma y que quede bien fijado al armazón del sillín.

Lo siguiente que vamos a hacer es fijar las partes al sillín con la ayuda del adhesivo de montaje o pegamento que tengáis por casa. Esto no es indispensable, ya que al prensarlo luego debería quedar bien sujeto, pero para que no se mueva más y por comodidad sería una buena opción. Empezamos por la goma espuma y seguimos por la tela, haciendo que quede bien asentada.

Si queremos un sillín más blando, podemos utilizar en lugar de una gomaespuma una funda de gel que venden en muchas tiendas y cuyo proceso será igual. Esta funda la cortaríamos dejando sólo la parte del gel, que es la que sujetaríamos con cola de montaje al sillín. En todo caso, esta parte no es obligatoria en ninguno de los casos, depende del grado de dureza que nos guste en el sillín.

Sillín renovado

El siguiente paso consiste en recubrirlo con la tela de toldo. aplicamos adhesivo de forma generosa y fijamos bien. Una vez que ha secado, aquí convendría tener en cuenta lo que nos dice el fabricante del pegamento, comenzamos a fijarlo con grapas para que quede bien tenso. Lo ideal es ir poniendo una grapa en un lado, tensar y colocar otra en el contrario. De esta manera la tela aprisiona la gomaespuma y queda bien prieta.

Es muy importante en este paso que no queden arrugas, ya que de otra forma podemos hacer que el pedaleo se vuelva realmente incómodo. Una vez finalizado el proceso tenemos un bonito sillín renovado y como nuevo para nuestra bicicleta, pero sobre todo es un sillín único que nos identifica, que nosotros hemos customizado a nuestro gusto, con la tela que más se ajusta al estilo de nuestra bici.

Ahora el siguiente paso sería aprovechar más tela de ese viejo toldo para hacer algo más, ¿unas alforjas a medida? ¿una bolsita para llevar las herramientas colgadas del sillín? Lo cierto es que la creatividad y salida que podemos darle a estas telas antes de tirarlas nos permitirá tener una bici con elementos personales que nos identifican como ciclistas. Y vosotros, ¿os atrevéis a renovar vuestro sillín?

En Ciudadano 0,0 | Un sillín para cada tipo de ciclista, ¿ya has descubierto cuál es el tuyo?

Imágenes | Carlos Roberto

[Total:1    Promedio:1/5]

Comentarios

compartir en redes

2 thoughts on “Así renové mi viejo sillín para dejarlo como nuevo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.