15 recetas de platos fríos y saludables para comer en la oficina y trabajo

  • Gastronomía
cat-icon-on-post

Ayúdanos con este divertido quiz a mejorar nuestro blog para que disfrutes mucho más tus visitas 🙂

 

¡Empecemos!

 


Empezamos con las temperaturas agradables y los días ya son largos, por lo que se puede hacer más cuesta arriba que en invierno pasar la jornada encerrados en la oficina, viendo por la ventana los rayos del sol y envidiando a quienes pasean por las calles. Para las personas que suelen llevarse la comida hecha y consumirla en el lugar de trabajo, ya habíamos recomendado la posibilidad de salir a comer al parque o a una placita. Dedicando el mismo tiempo que siempre nos tomamos en la pausa para el almuerzo, nos parecerá que hemos aprovechado mucho más.

Si también estás a favor de darle una vuelta a tu rutina para que todo parezca distinto y los días de trabajo resulten más agradables, suscríbete a nuestra Newsletter, y recibirás los consejos más destacados para hacer tu día a día mejor.

Comidas para llevar al trabajo

Vamos a ofrecer 15 sugerencias de platos o tipos de plato que se pueden llevar en un tupper y que se pueden comer en el exterior. Serán ideas de alimentos que fríos saben igual de bien que calientes o incluso mejor, más refrescantes. De cada idea que ofrecemos, damos también variaciones posibles, así que con este post no necesitarás repetir comida en todo el verano.

Está claro que lo más socorrido en lo que se refiere a platos fríos para el verano son las ensaladas que, además, son muy fáciles de llevar en un tupper. El aliño lo llevaremos al trabajo aparte, en un frasquito pequeño de cristal que hayamos reciclado de las especias o en un pequeño tarro con tapa con rosca.

Elegir una opción saludable y recurrir a las ensaladas durante toda la temporada no significa que comamos siempre lo mismo, pues una ensalada, como su propio nombre indica, es una mezcla de cosas que admite tantas variedades que no necesitaremos repetir sabor por mucho que incidamos en esta preparación.

Pasta Salad

Ensalada de pasta con pollo a la mostaza

Vamos a empezar por recomendar la de pasta con pollo y un toque diferente que le vendrá del aliño de mostaza. Los ingredientes necesarios para una persona son 100 gramos de pasta, 1 pechuga de pollo, tomates secos y dos cucharadas de mostaza antigua, además de sal, aceite y vinagre, claro.

Se pone a hervir la pasta con una pastilla de caldo y, cuando esté en su punto, se escurre y se moja para enfriarla y que no se pegue. La pechuga, hecha en plancha o sartén, se pica sobre la pasta y se añaden los tomates secos una vez preparados. El aliño puede hacerse aparte, mezclando la mostaza con el aceite, el vinagre y la sal. Si se toma templada puede estar deliciosa, pero también admite servirla fría. Un toque de lascas de parmesano por encima terminará de redondearla. Una variación de esta ensalada puede ser cambiar la salsa de mostaza por una de curry.

tomate relleno

Tomates rellenos crudos

Se trata de un plato que se puede consumir frío, además de la variedad al horno que ya conocemos y su preparación es muy sencilla: solo habrá que vaciarlos y dejarse llevar con el relleno. En cuanto a lo que elijamos para el interior, diría que lo mejor es quedarse con lo que más nos gusta o lo que en ese momento haya por casa y nos puede servir para hacer una receta de aprovechamiento. Pueden rellenarse de atún y aguacate, por ejemplo, de arroz y maíz, de una ensalada estilo rusa de verduras con mayonesa, de surimi con salsa rosa, de queso y jamón york…

Además de los tomates rellenos, podemos preparar muchos otros alimentos de la misma forma, como huevos, aguacates, pimientos, calabacines, berenjenas, etc…

Comida trabajo: prepara en cinco minutos tu plato favorito

Dependiendo de las facilidades que tenga cada lugar de trabajo, podremos llevar los platos más o menos preparados. Si en nuestra oficina o fábrica contamos con una pequeña cocina, por básica que sea, podemos llevarnos los ingredientes y prepararnos allí un plato completamente fresco.

Melón con jamón

Un ejemplo de este tipo de recetas que no requiere prácticamente preparación y que, de todas formas resulta muy sabrosa es el melón con jamón. Si tenemos espacio en un pequeño frigorífico, podemos llevarnos esa mañana un cuarto de melón o medio si es de cantalupo, y un paquetito de jamón serrano.

Con solo un cuchillo y algo de habilidad lo podemos preparar de forma muy vistosa y ser la envidia de la oficina. Se pueden cortar rajas de melón y poner las lonchas de jamón por encima, aunque con algo más de imaginación, también se puede hacer un corte en zigzag y colocar el embutido en pequeñas lascas o sacar las bolitas de la fruta con una cuchara de helado y servirlas en un plato junto al jamón.

Espárragos con una salsa muy especial

Llevarnos al trabajo una lata de espárragos resulta muy fácil e igualmente sencillo es servirlos sobre un plato para dar cuenta de ellos en el parque, la plaza más cercana o la terraza del edificio donde trabajamos. Lo que pasa es que puede resultar poco apetecible comerlos tal cual, así que proponemos llevar una salsa para acompañarlos, creándoles una camita. Se puede llevar un salmorejo o hacerles por ejemplo esta vinagreta de sésamo y aguacate.

Ensaladas con ventresca

Las ensaladas con lechuga, espinacas, brotes, etc… dan para muchísimas posibilidades. Podemos hacer también ensaladas con legumbres, arroz y otro tipo de ingredientes. Encontramos aquí doce recetas de posibles ensaladas, con las que resultará imposible aburrirse.

Para añadir algo un poco diferente, os presento uno de los platos a los que más recurro yo, que son las ensaladas a base de ventresca de atún. Las suelo preparar con dos variedades. O bien sobre cogollitos de lechuga, aderezados con un sazonador que tiene bastante pimienta y quizá acompañados de un pequeño toque de queso fresco o requesón para contrarrestar los sabores fuertes de los ingredientes principales. Otra forma es escoger unos tomates muy buenos –que pueden proceder de nuestro huerto urbano— y unas cebollas rojas. Ambos hay que cortarlos en láminas finísimas. Se añade la ventresca y para el aliño es importantísimo contar con sal gorda o sal marina en copos y un buen vinagre de Módena.

ventresca

Burrata con tomates raff

La ensalada de tomate y mozzarella, es decir, la caprese, ya es un clásico y resulta muy rica si se adereza con pesto. Ahora que encontramos cada vez en más tiendas la burrata, podemos darle un giro y convertirla en una auténtica joya para gourmets. El queso, ya que se vende al vacío, dentro de una pequeña bolsita de plástico, lo podemos llevar al trabajo sin problemas. Escogeremos, de entre todos los tomates posibles, unos raff o kumato para que estén a la altura de la burrata o la burratina. Y solo con queda aliñarlos. Deliciosos.

Burrata

Strudel salado para servir frío

Otra de las opciones para tomar fría es el strudel o pastel. El clásico es el de manzana, pero también se pueden preparar con ingredientes salados para tomarlos de plato principal o plato único. Por ejemplo, encontramos aquí una receta de requesón, cebolla y patata. Tanto este como el de setas y espinacas, además de que se pueden tomar fríos o calientes, es un plato apto para vegetarianos y resulta delicioso. Lo encontramos también entre las opciones de comida elaborada con sobrantes, para no abandonar nunca nuestra filosofía Nolotiro. En su versión para carnívoros, encontramos la versión que lleva jamón y espárragos o esta otra receta de strudel con puerros y panceta que suena también muy sabrosa.

Receta fácil fría para llevar comida oficina

Parece algunas veces que la carne no se presta a comerse fría, pero no siempre tiene por qué ser así, pues algunas carnes ya preparadas se pueden consumir a cualquier temperatura. También veremos alguna receta de pescado para que no todo lo que comemos frío sean verduras y hortalizas.

Chuleta de Sajonia

Aquí entra, por ejemplo, la chuleta de Sajonia o filete de Sajonia, que es una carne de cerdo que ha pasado por salazón y está un poco ahumada. Se puede pasar vuelta y vuelta por la plancha, pero admite comerse tal como viene. En el tupper, junto a la chuleta, podemos llevarnos algo de verde para acompañar o quizá una crema fría como primero. Entre tanta comida ligera, ingerir un día para variar unas cuantas proteínas nos vendrá muy bien para la salud.

Chuleta de Sajonia

Pastel de cabracho

Uno de mis platos fríos favoritos es el pastel de cabracho servido frío sobre pan tostado y con un toque de salsa rosa para acompañar. La preparación es algo más complicada que la de otras recetas que incluimos en el post, pero lo que nos importa en este caso –su transporte— resulta sencillísimo, pues una vez hecho, se guarda en el frigorífico y se mantiene perfecto durante varios días. Solo hay que sacarlo y tomarlo frío o llevárnoslo en un tupper para tomarlo en el descanso del trabajo tanto en un parque como en cualquier otro exterior.

Tortilla de verduras

Si la idea es llevarnos la comida al trabajo en un tupper y luego salir al parque o a una placita a comerla sobre la hierba, lo que hacemos se parece mucho a un picnic. Por eso, no puede faltar aquí una de las recetas más habituales en las excursiones. Recomendando platos para llevar al campo, mi compañero os sugería la tortilla de patatas también conocida como tortilla española.

Podemos tomar esta receta y extenderla a todas sus variedades posibles, entre ellas, la tortilla de verduras o tortilla paisana, que resulta económica, fácil de preparar y sirve para dar salida a productos sobrantes de la elaboración de otros platos. Habrá tantas posibilidades como combinaciones se nos ocurran de las verduras que encontramos en nuestra tienda habitual o en los maceteros de nuestro huerto urbano.

Tortilla_de verduras

Ajoblanco de almendras

Una de las cosas que más refrescan en verano son las sopas frías. Además de estas tres refrescantes recetas, os sugerimos preparar un delicioso ajoblanco que resulta tan sabroso como fresquito en un día de mucho calor. Aquí podemos ver una explicación de su elaboración, para la que requeriremos almendras, pan duro, agua, ajo y aceite.

Este tipo de cremas pueden parecer más complicadas de llevar a la oficina por riesgo de que se viertan, pero podemos resolver el problema utilizando un frasco de cristal de conservas o un termo. Las neveritas acolchadas, además de para preservarlo en su temperatura ideal, nos servirán para que no se rompa de un golpe, especialmente si vamos al trabajo en bici o en transporte público. En una bolsita aparte, nos podemos llevar las uvas ya cortadas y las almendras tostadas que se ven en la foto, para terminar de darle el toque de chef.

Quiche lorraine

La quiche es otra de esas recetas que pueden servirse tanto frías como calientes y que están deliciosas de las dos maneras. Así que, si tenemos microondas en el trabajo y podemos darle un toque, pues perfecto. Pero si no contamos con esa posibilidad o queremos llevarnos la comida al exterior, como quien hace un picnic, no tendremos ningún problema en disfrutarla fría. Al igual que ocurría con el strudel, podemos hacerla de muchas maneras, como por ejemplo, con brócoli o con requesón y calabacines, ambas perfectas para vegetarianos.

Quiche

Recurriendo al hojaldre, también es fácil llevarse ya preparadas tartaletas, volovanes o milhojas de verduras, requesón y otros ingredientes que igualmente se prestan para ser consumidos fríos.

Frittata

Algo similar a la quiche o quizá más parecida a la tortilla, la frittata es un plato que se está poniendo muy de moda en los brunch, es decir, en esos desayuno-almuerzo que solo se pueden disfrutar los fines de semana, teniendo toda la mañana y parte de la tarde para nosotros. Para llevarla al trabajo y comerla fría es una opción también buena, ya que la parte que se parece más a un pastel permite esta posibilidad. Se puede confeccionar con una gran variedad de ingredientes, principalmente, con verduras o también esta cuatro quesos que suena de maravilla.

Frittata

Sandwiches saludables

La solución de la que más se echa mano cuando hay que comer por ahí de toda la vida ha sido el bocadillo, pero no lo asociamos con a comida saludable, ya que el pan de barra predomina sobre cualquier otro ingrediente.

Sin embargo, podemos preparar unos sándwiches muy saludables, si elegimos pan de centeno o multicereal y escogemos unos ingredientes variados y ligeros. Una opción son las pechugas de pavo a la plancha –que no presentan ningún problema para tomarse frías— con hojas crudas de espinacas y aderezo de albahaca. También suena muy apetecible este de pollo, bacon, lechuga y tomate. Para que nos resulte variado, podemos sustituir de vez en cuando el pan de molde por falafel o pita. Lo preparemos como lo preparemos, si optamos por el emparedado, no nos hará falta ni el tupper.

sandwich

Con tantas recetas y las posibles variaciones que te hemos sugerido dentro de cada una, ya puedes empezar la temporada saliendo del trabajo a la hora de comer para degustar estas delicias al aire libre. Puedes llevarte cada día dos de estos platos, eligiendo uno que consideres más adecuado a entrante y otro que te suene más contundente para que sirva de principal o también puedes optar por la sencillez de llevarte solo una de las recetas, para tomarla como plato único, eso ya queda a elección de cada persona. Y ya nos contarás cómo lo disfrutas.

Más recetas frías para tupper | El tupper en verano, tres recetas refrescantes para llevar al trabajo.

Fotografías | Pixabay, Wikimedia, Cristiano Betta, AVLXYZ, Marianne Masculino, Comopiensocomo, Snow pea and bok Choi, Hotel Gastronómico Casa Rosalía, Wikimedia, Wikipedia, Javier Lastras, Acebal, William Neuheisel, Sylvar, Wikimedia y Mike Fernwood.

[Total:6    Promedio:3.8/5]

Comentarios

compartir en redes

9 thoughts on “15 recetas de platos fríos y saludables para comer en la oficina y trabajo”

  1. La ensalada de tomate y burrata me encanta… claro que das unas recetas estupendas para cualquier día. La quiche Lorraine cae seguro, que hace mucho que no la hago

    1. Sí, son cositas muy fáciles de preparar (salvo un par de excepciones) para que llevarse la comida al curro no signifique un trabajo extra 😉

    1. Para ir al trabajo y para cualquier otra ocasión en la que haya que comer frío y transportar la comida. Por ejemplo, esta noche tengo que viajar muy tarde y me haré unos bocadillos con la idea de más abajo de que tengan algo de verdura.

  2. Yo en verano haré propósito para ir comiendo más en el trabajo y no hacerlo al llegar a casa, que si no acabo comiendo a las cuatro y ya es muy tarde. Las recetas frías me van a venir muy bien

    1. Por un lado, en casa se come más a gusto. Pero también lo de las cuatro que dices… uf, qué tarde. Comiendo ahí lo bueno es que ya regresas con otra tranquilidad 😉

  3. realmente me prarece excelente y saludable pero deberia integraser en cada receta los carbohidratos que se unen con las ensaladas y proteinas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.