Así consigo llegar presentable al trabajo cuando voy en bici

  • Cuerpo
cat-icon-on-post

Ahora que el buen tiempo parece que nos empieza a acompañar de forma más estable uno de los motivos para no ir al trabajo en bici es llegar al mismo de una forma más o menos digna para afrontar nuestra jornada laboral. El sudor, la ropa arrugada o pegada al cuerpo, son básicamente los principales inconvenientes. Pero no es nada que no se pueda vencer de forma sencilla, sobre todo si sabemos cómo llegar presentable al trabajo si vas en bici .

Ya hemos comentado alguna vez los beneficios de ir en bici al trabajo, o por qué nos gusta ir en bici al trabajo. No se trata de hacerlo como una obligación, sino aprovechar este desplazamiento para disfrutar con nuestra bici. Si queréis estar al día del mundo de la bicicleta urbana podéis suscribiros a nuestra newsletter y os llegarán mensualmente a vuestro correo.

El trayecto, ¿cómo elegir el mejor para ir en bici al trabajo?

En bici al trabajo, transportar cargas
Disfrutar de nuestro desplazamiento hasta el trabajo en bici es clave. Por eso tenemos que buscar el mejor recorrido para nosotros, que no siempre es el más corto. Elegir una ruta que evite pendientes pronunciadas, que tenga menos semáforos y así evitamos paradas o que sea por calles más tranquilas y sombreadas pueden ser de gran ayuda.

En mi caso combino la ruta por calles tranquilas con un tramo de carril bici que me facilita parte del recorrido. Además es bastante sombreado, lo que evita que cuando tengo que ir en las horas de más calor el sol me esté dando de plano. Además es ligeramente pendiente hacia abajo, lo que permite ir bastante relajado en el pedaleo.

Una ventaja que no se suele tener en cuenta de ir en bici al trabajo es que el tiempo de desplazamiento varía muy poco de un día a otro. No vamos a encontrar atascos, no tendremos problemas a la hora de aparcar y si nuestro ritmo es más o menos similar es como vivir en “El día de la marmota”, puedes contar las pedaladas que tienes que dar hasta la parada que tendrán que hacer en el próximo semáforo, lo que evita que des más pedales de los necesarios, puesto que aunque quieras tendrás que parar. Esto nos permite ir un poco más relajados en el trayecto.

Cómo evitar el sudor al llegar al trabajo

Cómo evitar el sudor y llegar con la ropa impoluta al trabajo

Para llegar presentable al trabajo si vamos en bici es fundamental salir con tiempo. Como sabemos cuánto tiempo vamos a tardar, minuto arriba, minuto abajo, en lugar de salir para llegar justos de tiempo, tratemos de llegar cinco diez minutos antes. De esta forma, el pequeño sofoco que se sufre al dejar de pedalear, y que nos de el aire en la cara, al parar, lo pasamos tranquilamente, sentados en un banco a la sombra o en la oficina si ya tenemos aire acondicionado.

En mi caso lo acompaño de un pedaleo moderado que evitará el sudor. Al igual que si vamos a trabajar andando un tramo no tenemos por qué llegar sudando porque hemos ido muy rápido, si vamos en bici, el modo de desplazarnos más eficiente, lo que hago es dejarme ir en el último tramo, con un pedaleo muy relajado, sin forzar, con pequeños momentos donde no doy pedales y aprovecho la inercia.

Si además tenemos una postura erguida el aire evitará que vayamos sudando. Hacemos un esfuerzo mínimo en el pedaleo y la postura en la bicicleta nos ayuda a refrescarnos, sobre todo si vamos en calles en sombra. Por eso son más adecuadas para estos desplazamientos las bicicletas de ciudad o paseo, más que una bicicleta de montaña o de carretera, que por la postura que llevamos nos da menos el aire, y al ir más inclinados nos incita a ir más rápido, a forzar más el pedaleo.

Si tenemos que llevar algún objeto, mejor utilizar una cesta o alforjas que una mochila a la espalda, que se pegará a la misma y hará que no se refresque tanto como sería necesario. Si no vamos a transportar mucho peso o sólo queremos llevar un bolso, lo mejor es que sean de tipo bandolera, que vayan a un lado y no molesten a la hora de pedalear. En mi caso, aprovecho uno pequeño que me coloco en bandolera, hacia la espalda, corto y que no me supone ningún problema en el pedaleo.

¿Cuál es la mejor ropa para ir en bici al trabajo?

Ropa para ir al trabajo en bici
Para la mayoría de la gente no será necesario ir “disfrazados de ciclistas” para ir al trabajo en bici. Mientras que la ropa para montar en bici suele ser muy ceñida al cuerpo pare evitar que el viento ralentice nuestro avance, en este caso es todo lo contrario. Tanto la postura erguida, como una ropa más holgada juegan a nuestro favor.

Si igualmente llegamos al trabajo y el sudor es inevitable tenemos varias alternativas. Por un lado, podemos utilizar una camiseta interior técnica, transpirable que se ajusta al cuerpo y evita que el sudor pase a nuestra camisa. Bastará quitárnosla cuando lleguemos al trabajo para estar perfectos delante de nuestra mesa de trabajo. Si no tenemos esta camiseta podemos utilizar el truco de ponernos dos, y nos quitaremos la que utilizamos como interior al llegar.

También tenemos la posibilidad de adquirir alguna prenda específica para montar en bicicleta urbana. Algunas marcas tienen camisas adaptadas para ciclistas urbanos, que no importa lo que sudes, que llegarás al trabajo hecho un pincel. Eso si, baratas, lo que se dice baratas no son. En mi caso tengo una taquilla en el trabajo, por lo que al llegar me cambio de ropa y afronto mi jornada laboral sin ningún problema.

Un momento de aseo personal al llegar

Elementos de higiene al llegar al trabajo en bici
Pero igualmente, si no tenemos una taquilla basta llevar la prenda que queremos llevar en el trabajo en nuestra bolsa o mochila. Si además tenemos alguna cajonera donde podamos guardar algún objeto personal, podremos tener un kit de aseo que nos permita retocarnos un poco al llegar al trabajo.

Lo mismo que tenemos un cepillo de dientes, podemos tener un peine, tanto si vamos con casco como si no, unas toallitas refrescantes que nos servirán para limpiarnos brazos o piernas y un poco de desodorante o colonia. Aquí depende mucho de la infraestructura que tengamos en el trabajo. En algunos podemos tener la suerte de disfrutar incluso de ducha, por lo que tenemos todo lo necesario para estar perfectos en nuestro trabajo después de llegar con nuestra bici.

Después la vuelta a casa será menos problemática, ya que podemos llegar y ducharnos tranquilamente. Si tenemos que realizar alguna parada en el trayecto, realizar alguna compra, etc. ya sabemos como actuar para conseguir.

En Ciudadano 0,0 | Cómo conseguir ir al trabajo en bici, vencer a la pereza es posible
Imagen | Flickr | Pixabay | Flickr | Pixabay | Carlos Roberto

compartir en redes
  • Beatriz

    Es fácil si no son muchos los kilómetros que hay que hacer. Pero con el soletazo que pega, especialmente cuando te paras en un semáforo, está casi garantizado sudar, por eso, sobre todo lo de llegar un momentín antes y poder asearse un poco está muy bien. Incluso se puede llevar una ropa para cambiarse. Pero es algo que en las ciudades muy calurosas ocurre aunque vayas andando o en transporte público, es casi imposible no sudar, aunque sea estando unos minutos en la calle. Como dice mi madre en broma: “trabajar con estas temperaturas es una ordinariez”, jaja.

    • Carlos Roberto

      Yo tengo suerte de tener una especie de taquilla, así es más fácil guardar algo para asearte un poco o tener una camisa de repuesto y si un día llegas un poco más justo de tiempo y con el esfuerzo al final acumulado en forma de sudor, pues te cambias y arreglado