Anuncio de los hackerspaces

Movimiento Maker, otra forma de consumo es posible, compartiendo conocimiento

En Ciudadano 0,0 estamos siempre pendientes de las iniciativas que fomentan la participación de los ciudadanos en cualquier proceso de nuestra sociedad. Por ese motivo, ahora nos hacemos eco del Movimiento Maker, ya que lo encontramos muy acorde con nuestras ideas. Se trata de un movimiento ciudadano que se extiende a nivel mundial y que se basa en que los ciudadanos podamos fabricar nuestros propios productos, con la ayuda de la tecnología y de los conocimientos que otros han compartido a través de redes sociales.

Si eres una persona con iniciativa, a la que le gusta participar y mantenerse activa en todos sus frentes y además crees que es posible otra forma de producción o que es necesaria una revolución en la economía, seguro que querrás estar al día de publicaciones como esta, por lo que te puede interesar suscribirte a nuestra Newsletter.

Compartiendo conocimientos

La filosofía del DIY: hazlo tú mismo

Podríamos considerar el Movimiento Maker como una extensión tecnológica de la cultura DIY o Do It Yourself (hazlo tú mismo/a). Esto se refiere a que los usuarios, no necesariamente cualificados al respecto, pueden penetrar en procesos de fabricación que tradicionalmente se restringían a la industria, como el trabajo del metal o la programación informática. La idea es que nos convirtamos en personas más participativas, que formemos parte de los procesos de fabricación.

Taller Maker

De esta forma, lo que se hace es aprovechar las facilidades que nos prestan los ordenadores y la comunicación a través de Internet con personas que pueden ayudarnos, para darle un nuevo impulso al bricolaje y la construcción. La filosofía se basa en que cualquier persona que tenga acceso a la red puede descargarse diseños y prototipos (en código abierto u Open Source) y pasara a la fabricación por su cuenta.

Según se comenta, este movimiento está revolucionando la economía estadounidense. Algunos ya hablan hasta de una nueva revolución industrial. No sé si llega a tanto, pero lo que está claro es que se trata de una “democratización web del poder de manufactura”, como definió Chris Anderson, uno de los impulsores de este movimiento. El movimiento es una cuestión global, cada día más masiva, que se expande mucho más allá de EE. UU. Por ejemplo, en Latinoamérica tiene mucha repercusión.

El Movimiento Maker y el aprendizaje

DSCF2939

Entre los intereses del Movimiento Maker se encuentran cuestiones tecnológicas muy avanzadas, como la electrónica, la robótica, las máquinas pre-programadas o CNC, y las impresoras en 3D, una tecnología que va a sorprendernos mucho y sobre la que hablábamos el otro día. También se ocupan de cuestiones más artesanales, como el trabajo del metal y de la madera.

Estas tecnologías y habilidades se fomentan en lo que tienen de inventivo, es decir, en la creación de prototipos y en el aprendizaje creativo y divertido, a través de la práctica (lo que ellos denominan “aprender haciendo”). Se motiva mucho la satisfacción con el trabajo bien hecho y la colaboración entre ciudadanos en un entorno social. Las personas que comparten el interés del Movimiento Makers se reúnen en lugares de trabajo comunes, talleres sociales o compartidos, que se conocen como Hackerspace o Fab Labs. En estos lugares es fácil ese intercambio que conllevará aprendizaje. Además, se congregan en la Feria de los Maker, que se viene celebrando desde 2006.

¿Dónde puedo encontrar a otros Makers?

Aprendizaje común

Si te interesa ver de cerca estas fabricaciones y participar en ellas, ya puedes hacerlo en diferentes lugares de nuestro territorio. Por ejemplo, en Barcelona se celebrará el 22 de junio la 2ª Mini Maker Faire y ya están abiertas las inscripciones. En la ciudad Condal encontramos también uno de los laboratorios de fabricación o Fab Labs. Existen Fab Labs en Bermeo, León, Sevilla, Valencia, Asturias y un largo etcétera que podemos consultar en este listado. En Madrid el Makespace ya es una realidad, además de que Medialab-Prado organiza muchas actividades relacionadas con el Movimiento Maker y tiene a disposición de los usuarios impresoras 3D para que se aprenda su uso.

Las comunidades de Makers se reúnen también en Internet, en redes sociales específicas para esta filosofía. Por ejemplo, Instructables es una página donde se pueden encontrar diseños e instrucciones o a la que puedes subir los tuyos, si has inventado algo. En esta publicación lo que encontramos es un listado de enlaces a noticias sobre el Movimiento Maker. Por ejemplo, uno de los artículos que se enlazan aquí nos dice que los Makers ya están cambiando el mundo de forma radical, mientras que este otro artículo habla de la dimensión que está tomando el Movimiento Maker.

Maker Faire Bay Area 2011

La propia filosofía del Movimiento Maker deja claro que lo único que te hace falta para convertirte en otra persona que participa en la fabricación es una conexión a Internet, así que no debe importarte que los laboratorios de fabricación o los talleres comunes te queden lejos. Puedes ponerte manos a la obra después de buscar lo que necesitas por Internet. Si fabricas alguna cosa, nos encantaría que nos comentases tu experiencia.

También te interesa | We- Traders: iniciativa ciudadana cultural que transforma la ciudad.

Fotografías | James Bastow, Wikimedia, Wikipedia, Medialab Prado (3 fotografías), Wikimedia,

 

Newsletter No te pierdas ninguna novedad

    Echa un vistazo
    • Carlos Roberto

      Los talleres donde podemos acudir y fabricar nosotros mismos determinadas cosas o reparar algunas de las que tenemos son muy interesantes. También tengo mucha fe en las posibilidades de las impresoras 3D para acabar con la obsolescencia programada de muchos productos

      • Beatriz

        Yo estuve el otro día en esto de Media Lab Prado y me encantó. El sitio es una chulada, un poco como los mercados estos de los que hablábamos en otro post y como el Matadero, pues es una antigua fábrica reciclada y renovada. Además, también tenían allí impresoras de 3D y me pareció algo fascinante. Es una pena que la demostración era a otra hora, pero me habría encantado verlas en funcionamiento. A ver si otro día me paso cuando coincida con un taller.