Cómo elegir el sillín de la bicicleta

Un sillín para cada tipo de ciclista, ¿ya has descubierto cuál es el tuyo?

 Cómo elegir el sillín de la bicicleta
Puede que sea una de las partes a las que menos atención prestamos de la bici, pero es una de las más importantes ya que es donde apoyamos nuestro peso para transmitir la fuerza al pedaleo. Se trata del sillín, un elemento que no notamos su influencia hasta que no llevamos un tiempo montados en la bicicleta. Es en ese momento donde podemos empezar a notar molestias si no hemos elegido bien, porque hay un sillín para cada tipo de ciclista.

Por ejemplo, no es lo mismo un sillín para hombres que para mujeres. Nuestra anatomía no es exactamente igual y en el caso de las mujeres un sillín con el que se sienten más cómodas suele ser un poco más corto que el de los hombres y un poco más ancho. Si os interesan los temas de actualidad de la bicicleta y queréis recibirlos en vuestro correo tenéis la opción de suscribiros a nuestra newsletter.

Cómo elegir el sillín de la bicicleta

Para los hombres, unos sillines cada vez más utilizados son los que van partidos, que tienen un pequeño agujero en el centro, ya que de esta forma no se presiona la zona prostática, lo que puede provocar que se quede adormecida la zona y las molestias que sufrimos después de una larga jornada de pedaleo son mucho menores. Son perfectos para salidas en bici de varias horas.

Aunque se tiende a buscar un sillín que sea blando, lo cierto es que suele ser un error. Un sillín tiene que ser firme, aunque puede contener elementos de gel que amortigüen el peso de nuestro cuerpo y hagan que cuando acabamos el paseo en bici no tengamos ninguna molestia donde todos os imagináis. También existen fundas acolchadas para acoplar al sillín, pero personalmente no me han funcionado bien, ya que se van moviendo con el esfuerzo y no me han resultado cómodas.

bicicletas retro

Un último aspecto a tener en cuenta es el tamaño de la rueda de nuestra bici. Una rueda de un diámetro pequeño no absorbe tanto el impacto como una rueda de tamaño mayor. Por ejemplo, en las bicis plegables los baches acaban por transmitirse a nuestro cuerpo. En este caso hay sillines con amortiguación, que incorporan elastómeros, que hacen que estos impactos se absorban por el propio sillín haciendo que la conducción sea mucho más cómoda.

Por último, un caso especial son los sillines Brooks, que se adaptan a nuestro cuerpo tras un rodaje hecho, que está más o menos en los 600 kilómetros, pero que nos garantizan que se van a durar toda la vida con nosotros. Lo cierto es que los ciclistas que los han probado, cambian de bicicleta, pero no cambian de sillín que mantienen cuando cambian de bici. Y vosotros, ¿con qué tipo de sillín os sentís más cómodos?

En Ciudadano 0,0 | La guía definitiva para no quedarte nunca tirado con tu bici en la ciudad
Imagen | Juanedc | Beverley Goodwin,

Newsletter No te pierdas ninguna novedad

    Echa un vistazo
    • Beatriz

      Ni me lo había planteado. Llevo el sillín que venía con la bici, que supongo que es para hombres porque lleva una ranura en el centro… siempre pensé que sería para expulsar el sudor, jeje. No me resulta incómodo, la verdad. Al principio le puse un cojín de gel porque no me mola nada llevar culottes acolchadas. Pero luego el cojín se deformó y entre que compraba otro me acostumbre a ir sin él y me resulta más cómodo. Es cierto que los primeros días después de llevar tiempo sin montar noto un poquito el roce o la presión que me ha hecho al ser tan duro. Pero luego me acostumbro.

      • Carlos Roberto

        Hombre, yo si salgo más de una hora si que me pongo un cullote que tenga una buena badana. Al principio fui a uno barato, pero al poco tiempo invertí en uno de más calidad y la diferencia entre uno y otro se nota. Por lo que respecta al sillín estoy mirando y cuando me pueda permitir creo que me pasaré a un Brooks de cuero…

        • Beatriz

          Lo que quizá sí le tendría que hacer al sillín es bajar la parte de delante, para que el peso se apoye más en lo que son los glúteos y los isquiones, que no se resienten tanto. A ver si me acuerdo esta tarde y lo cambio.