Sopa casera de pollo destacada

Cinco formas de aprovechar los restos de pollo asado: Receta de sopa de pollo y jamón

  • Gastronomía
cat-icon-on-post

El pollo asado es una de las comidas más populares y en todos los hogares lo comemos de vez en cuando. Es frecuente que cuando preparamos o compramos un pollo, no nos lo comamos entero y por eso queremos proponeros cinco formas de aprovechar los restos del pollo asado, con cinco recetas entre las que incluimos una sopa de pollo y jamón para combatir el frío.

Es una pena que dejemos las sobras arrinconadas en la nevera en lugar de darles un estupendo destino con las propuestas que os vamos a proponer hoy. Cuando las llevéis a la práctica, incluso compraréis un pollo más grande para que os genere más sobras para hacer estas estupendas recetas Nolotiro.

Si quieres recibir en tu correo más trucos y consejos como éstos no dejes de apúntate a nuestra newsletter mediante este formulario para estar siempre al día recibiendo puntualmente nuestras publicaciones. 

 

Cuando tengamos pollo asado para comer, hay una tarea importante que podemos hacer antes de empezar, ya que tenemos previsto aprovechar todos los restos. En una fuente, separamos las piezas del pollo que nos vamos a comer: las pechugas, los muslos y contramuslos, las alas.

Si lo hacemos con cuidado, podremos de paso ir poniendo los huesos y las pieles en una cacerola para preparar con ellos el caldo de nuestra sopa. Además, los trocitos de carne más pequeños que se desprendan al trinchar el pollo y los que están pegados a la carcasa del pollo, los vamos dejando en un platito de forma que puedan ser aprovechados para otras recetas.

Con estos sencillos preparativos, ya tenemos todo listo para nuestras cinco recetas Nolotiro con los restos de un pollo asado.

 

Cinco formas de aprovechar los restos del pollo asado

  1. Cortando una de las pechugas en lonchas, podemos tener un fiambre casero de pollo con el que preparar el mejor sándwich de pollo con bacon, lechuga y tomate para la cena.  Este sándwich de pollo BLT –las iniciales de los demás ingredientes– es uno de los preferidos en los países de habla inglesa. Tuesta dos rebanadas de pan y úntalas con un poco de mayonesa. Coloca sobre una rebanada dos hojas de lechuga, dos rodajas de tomate y un poco de pechuga de pollo asado. Pon encima dos lonchas de bacon crujiente y cubre con la otra rebanada de pan tostado.
  2. Si en lugar de sándwich prefieres hacer una ensalada especial, reserva una de las pechugas. Córtala en tacos de un centímetro de lado y mézclala con hojas de lechugas variadas, una manzana cortada en rodajas muy finas y aliña con salsa rosa. Esta jugosa ensalada de pollo a la que también puedes añadir nueces o avellanas es estupenda para cenar y cunde muchísimo. Así no ponemos siempre atún en las ensaladas, y con la variedad las comeremos con más gusto.
  3. Con los trocitos de carne de pollo que hemos separado en el platito, podemos preparar estas deliciosas empanadillas de pollo y maíz. Es muy sencillo. Saltea los trocitos de pollo y el maíz con un poco de mantequilla y añade una cucharada de harina. Cuando se forme una masa, ve añadiendo poco a poco un vaso de leche hasta formar una especie de bechamel espesa y utilízala como relleno para las empanadillas. Cocínalas en el horno hasta que estén doradas y verás como te gusta el resultado.
  4. Si os sobran suficientes trocitos de pollo, una solución clásica es preparar unas croquetas. Hoy os proponemos que las hagáis con pollo y huevo duro porque aporta un delicioso sabor y cremosidad a la bechamel. Pica la carne de pollo en trocitos pequeños. Ponlos en una sartén y añade 50 gr de mantequilla. Después, añade dos cucharadas de harina y remueve con una cuchara de madera hasta que toda la harina se pegue al pollo. Añade un poco de leche y remueve la masa hasta que absorba todo el líquido. Sigue añadiendo la leche poco a poco. En unos minutos tendrás la bechamel preparada. Añade dos huevos duros picados y dales unas vueltas antes de apagar el fuego. Deja enfriar la masa y forma las croquetas pasandolas por huevo batido y pan rallado. Fríe las croquetas en aceite bien caliente y disfruta de su sabor inolvidable.
  5. Y como última receta, nuestra propuesta Nolotiro, una sopa casera de pollo y jamón idónea para combatir el frío del invierno que nos dejará bien saciados, reconfortándonos con cada cucharada.

Cómo hacer una sopa casera de pollo y jamón

En la cacerola, tenemos los huesos y pieles de pollo que hemos separado antes de comer para que estén sin tocar y sin rebañar por los comensales. Pelamos y limpiamos un puerro y un par de zanahorias y las añadimos a la cacerola.

Si nos ha sobrado algo de la salsa del pollo, podemos incorporarla también a la cacerola, ya que dará un sabor excelente al caldo. Después cubrimos todos los ingredientes con un litro y medio de agua fría. Ponemos al fuego y dejamos que el caldo vaya cociendo lentamente.

Para que tenga un poco más de sabor añadimos un hueso de caña de jamón y dejamos que el conjunto mantenga la ebullición durante 1 hora y media.

Es preferible que no lo hagáis con fuego fuerte para que el caldo quede muy transparente porque si hierve a borbotones quedará más turbio.

Al principio de la cocción es normal que los huesos de pollo suelten sus impurezas que formarán una espuma en la parte superior de la cacerola. Con cuidado podréis retirarlas con una cuchara o una espumadera para que el caldo esté siempre bien limpio.

Transcurrido el tiempo de la cocción, colamos el caldo con un colador grande y pasamos el caldo resultante a frascos de cristal para meterlos en la nevera. Después de un par de horas, la grasa del caldo estará flotando y podrá ser retirada sin esfuerzo.

Para hacer la sopa, llevamos nuestro caldo desengrasado a ebullición y añadimos unos fideos o unos taquitos de pechuga de pollo y de jamón y servimos muy caliente, para que sea un plato bien reconfortante.

Si nos queréis ayudar con vuestros trucos y usos para aprovechar las sobras de pollo asado, déjanos tus ideas en los comentarios que pueden sernos útiles a todos para hacer nuevas recetas de aprovechamiento.

Imágenes | Paco Becerro
En Ciudadano 0,0 | Receta de empanadillas para aprovechar los restos del cocido
En Ciudadano 0,0 | Recetas con cerveza. Pollo guisado con cerveza y setas
En Ciudadano 0,0 | Cómo hacer la receta de sopa castellana

[Total:0    Promedio:0/5]

Comentarios

compartir en redes

3 thoughts on “Cinco formas de aprovechar los restos de pollo asado: Receta de sopa de pollo y jamón”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.