Frenos bici

Elementos críticos de seguridad en la bici: los frenos

Frenos bici
Mantener la seguridad en la bicicleta es algo básico que nos puede evitar más de un percance o en caso de sufrirlo que sea lo más leve posible, tanto para nosotros como para otros vehículos o peatones. Hoy vamos a hacer un repaso a uno de los elementos críticos de seguridad en la bici como son los frenos. Es importante que estén en perfecto estado, ya que, sobre todo si nos movemos en ciudad, las paradas en semáforos, cruces de calles, etc. suelen ser mucho más frecuentes que en carretera o montaña.

Aunque en ciudad no se alcancen velocidades tan elevadas, lo cierto es que nos movemos en un entorno donde tenemos que estar muy pendientes de peatones que cruzan sin mirar la calzada, vehículos que no señalizan sus cambios de dirección, señales viarias, etc. por lo que tener los frenos a punto será una garantía para evitar incidentes. Si quieres recibir éste y otros artículos de seguridad en la bici, puedes suscribirte a nuestra newsletter para recibirlos de forma mensual en tu correo electrónico.

Tipos de frenos de bicis que nos podemos encontrar

frenos para bicis modelo v-brake

Hoy en día en la mayoría de las bicicletas encontramos un freno de tipo V-brake, que es el más familiar en las bicicletas de montaña, unas de las más populares en nuestro país. Es un freno que no es demasiado complicado de ajustar, además de ser bastante preciso para que se accione cuando apretamos la maneta y nos ayude a disminuir la velocidad o incluso parar si es necesario.

Si vuestra bicicleta es un poco más antigua, quizás tengáis el modelo anterior, los frenos cantilever, característicos por una posición de los cables en triángulo en cuya base estaría la rueda. Son un poco más complicados de ajustar que el modelo V-brake, y además menos precisos, por lo que si os lo podéis permitir mejor invertir un poco y cambiarlos, ya que no es demasiado complicado ni costoso.

freno de bicis modelo cantaliver

Si nos vamos un poco más atrás todavía en el tiempo, podemos encontrar los frenos de varilla, cuyo mecanismo se acciona en lugar de por un cable de acero, que tensamos desde las manetas, por una pequeña varilla que comunica con los frenos y que hace que la pinza se cierre al accionarlos desde el manillar. Son frenos que llevaban bicis más antiguas y que ahora podemos ver en modelos vintage o en bicis restauradas.

Por último, dentro de los modelos de frenos de zapata, podemos encontrar los frenos de pinzas donde el sistema de frenado va fijado a la horquilla y recubre la rueda con una pinza, que al accionar el freno se cierra sobre la llanta, provocando la disminución de velocidad. Era el sistema más común de frenos antes de la popularidad de las bicicletas de montaña y hoy lo vemos en bicicletas de carretera. Es un freno muy preciso y sencillo de ajustar.

freno para bicicletas de pinza

Hasta aquí todos los frenos que hemos visto eran frenos de llanta, es decir, la zapata ejercía la presión sobre la llanta de la rueda para disminuir su velocidad. Pero también tenemos otro tipo de frenos son los que ejercen la presión sobre el buje de la rueda. Un ejemplo son los frenos de tambor, muy utilizados en bicicletas europeas, ya que son frenos que resisten muy bien las condiciones meteorológicas adversas puesto que van cerrados.

Los frenos de tambor son algo más pesados y complicados que los frenos de llanta. Además, al estar conectados al buje de la rueda, la sustitución rápida de la misma o reparación de un pinchazo es algo más engorrosa que en un freno de tipo V-brake. Por contra tienen un duración mayor y menor mantenimiento, además de que con el paso del tiempo, cada vez van frenando mejor. Sin embargo, los frenos V-brake tienen, por lo general, mejor potencia de frenado.

freno de bici tipo tambor

Dentro de esta categoría de frenos de buje también se encuentran los frenos de contrapedal últimamente muy de moda ya que los incorporan las bicicletas tipo fixie. Se llaman así porque frenan la rueda al dar pedales hacia atrás. Si vamos a utilizar estos frenos en la ciudad será más cómodo si nos ayudamos de un freno delantero de zapata, ya que estos frenos contrapedal tienen menos potencia, pueden hacer derrapar la rueda si frenamos en curva, lo que también atrae a muchos ciclistas urbanos hacia una conducción más deportiva.

Por último, dentro de la categoría de frenos de buje se encuentran también los frenos de disco, que son más caros que el resto, pero nos dan un potencia de frenado mucho más efectiva. Este tipo de frenos son los que suelen incorporar las bicicletas de descenso como las cross-country o las bicicletas eléctricas, por citar dos ejemplos.

Mantenimiento correcto de los frenos de bicicleta

frenos de disco para bicis
Como hemos visto, dependiendo del tipo de frenos que tengamos necesitarán más o menos mantenimiento. Los frenos de llanta suelen ser más sencillos de ajustar mientras que los más complicados son los frenos de disco, con los que somos principiantes mejor confiarles la tarea a un mecánico especialista. Sin embargo, siempre hay algunas cosas que podemos hacer nosotros mismos, como ajustar la tensión de la maneta, para que empiece a frenar nada más apretarla.

También es importante que las llantas estén limpias y las zapatas no estén rígidas, algo que suele ocurrir con las bicicletas que llevan mucho tiempo sin utilizarse o son muy viejas. En este caso se puede desmontar y lijar la zapata, pero mi consejo es que las sustituyáis por otras nuevas para recuperar la capacidad de frenado de vuestra bici.

Las zapatas de los frenos deben quedar lo más próximas posibles a la llanta de la rueda, sin que lleguen a rozar en la misma. En los frenos V-brake podemos ajustar con un pequeño tornillo que incorporan en la leva, el elemento que las sujeta y que hace que la zapata se acerque o aleje de la llanta en función de si apretamos o aflojamos. Aquí funcionan como un conjunto, es decir, que si apretamos una aflojamos la otra.

También existen modelos de frenos que se pueden ajustar mediante arandelas, lo que hace que centrar el freno sea sencillo. Otro elemento importante para el correcto funcionamiento de los frenos son los cables de acero. Es raro que tengamos que sustituirlos, aunque si la bici ha pasado tiempo a la intemperie se pueden oxidar y quizás sea lo más conveniente. Una vez sustituído tendremos que tensar el cable para tener un ajuste lo más fino posible.

Como habéis visto tenemos una gran cantidad de variantes en los frenos de nuestras bicis. Es importante mantenerlos bien, algo que no es demasiado complicado y a lo que podemos coger el truco rápidamente. En todo caso, si no sabemos cómo, yo recomiendo hacer alguna revisión de forma periódica a la bici que la deje en perfecto estado, frenos incluidos, para poder circular tranquilos y evitar algún susto que otro.

En Ciudadano 0,0 | Puesta a punto de la bici por El Tío del Mazo
Imágenes | Jack Thurston | Richard Masoner / Cyclelicious | Carlos Roberto

,

Newsletter No te pierdas ninguna novedad

    Echa un vistazo
    • Beatriz

      Importantísimo. Que no frenen al 100% es peligrosísimo, sobre todo, en algún paso de cebra y sitios donde necesitas inmediatez y exactitud, que no te valga frenar un par de metros más allá. Alguna vez he conseguido ajustar la presión yo misma, acortando un poco la trayectoria de los cables. Pero una vez, por mucho que los acortaba, no terminaban de frenar y en el taller me vieron que era porque tenía desgastadas las zapatas. Importante cambiarlas de vez en cuando.

      • Carlos Roberto

        Es muy importante conocer las distancias de frenado de nuestra bici para poder reaccionar a tiempo, y también llevar la mano siempre próxima a las manetas para poder accionarlos cuando toca

        • Beatriz

          Ah, por supuesto. Yo, la mano, no la suelto del manillar salvo en ocasiones cortísimas y siempre una sola. Pero siempre llevo los dedos extendidos, rodeando las manetas, no vaya a ser….

    • Maria Sanjuanbenito Bonal

      ¡Totalmente de acuerdo! Hay que ir frenando poco a poco, desde lejos, para que esos frenazos no tengn consecuencias desagradables, a mas de uno he visto clavarse en mal sitio el manillar y la barra por esos frenazos.