Paul Krueger

Cómo conseguir ir al trabajo en bici, vencer a la pereza es posible

beneficios ir en bici al trabajo
Existe una forma muy sencilla de utilizar la bici cada día. Consiste en utilizar la bicicleta para nuestros desplazamientos al trabajo, pero lo cierto es que cuando lo comentas con alguien, en seguida empiezan a surgir excusas, inconvenientes insalvables, etc. Pero es posible salvarlos si tenemos la determinación necesaria. Por eso hoy vamos a ver cómo conseguir ir al trabajo en bici venciendo en muchos casos a la pereza.

El primer paso tiene que salir de nosotros. Tenemos que tener la voluntad necesaria de ir en bici al trabajo. Porque nos gusta la bici, porque queremos hacer un poco de ejercicio que de otra forma no haríamos, porque nos ahorra tiempo, etc. Tenemos muchos motivos por los que nos puede resultar beneficioso ir en bici al trabajo. Si queréis conocer muchos más podéis suscribiros a nuestra nueva newsletter y los recibiréis en nuestro correo electrónico.

No pongamos excusas, vamos a comenzar a pedalear. Ventajas de ir en bici al trabajo

Al trabajo en bici
Porque al final ésta y no otra es la principal razón en muchos casos para no afrontar el desplazamiento en bici al trabajo. Ya puede ser porque el trayecto es largo, porque es corto, porque hace frío, porque hace calor, porque tenemos después de trabajar que ir a otro sitio, porque la bicicleta aparcada en la calle corre peligro o simplemente porque nos da miedo compartir las calles con el resto de vehículos.

Podemos tener una excusa casi para cada día. En muchos casos son las que he venido oyendo de compañeros de trabajo cuando me preguntaban ¿hoy también has venido en bici? Pero todas tienen solución. ¿Qué el trayecto es muy largo? Pues vamos a combinarlo con trasporte público un tramo y otro en bici, y así acortamos los kilómetros que tenemos que recorrer. Otra opción es apoyarnos en un bici eléctrica que nos ayude a salvar estas distancias de forma más cómoda.

¿Qué hace frío? Basta con abrigarnos de forma adecuada para poder pedalear sin mayor inconveniente. Lo mismo con tiempo lluvioso, o cuando hace calor. Tenemos que llevar la ropa adecuada para el trayecto y las condiciones meteorológicas que vamos a tener. En invierno muchas veces nos basta con tener un chubasquero en la mochila para que si hay un cambio de tiempo podamos volver con nuestra bici de forma cómoda a casa.

bici-transporte-publico

Sobre la ruta más adecuada para ir al trabajo lo mejor es probar distintas alternativas. Hay iniciativas que nos van a ayudar a elegir la mejor ruta para nosotros, pero si no lo mejor es ir variando. Yo en mi caso suelo combinar dos, una para ir al trabajo y otra para volver. En la primera voy más tiempo sobre carril bici, pero no siempre, mientras que cuando vuelvo hay mucho menos tráfico y me permite circular de forma muy cómoda sin prácticamente tráfico a las horas que vuelvo.

Por lo que respecta a la bici aparcada en la calle aquí tenemos varias soluciones. En muchos trabajos no tenemos plazas de parking, pero sin embargo si tendremos espacio para guardar la bici. Otra opción es aparcarla en la calle, pero esto debemos hacerlo de forma segura, con un buen candado será mucho más complicado que tengamos un percance. Por otro lado también existe la posibilidad de subir la bici a nuestro trabajo, donde he visto como algunas bicis plegables directamente se guardaban debajo de la mesa de trabajo.

Piensa en positivo, donde los demás ven dificultad el ciclista ve un reto

Aquí por eso el ciclista que quiere usar la bici para ir al trabajo tiene que pensar en positivo. Dónde los demás ven dificultades nosotros vemos un reto que podemos salvar. Ya hemos visto como tenemos distintas soluciones, es más una cuestión de voluntad, y de hábito, que otra cuestión. Una vez que ya hemos creado el hábito de desplazarnos en bici al trabajo la verdad es que los días que no vamos notamos que nos falta algo.

El caso es que una vez que tenemos incorporada la bici en nuestra rutina de desplazamiento al trabajo es adictiva. Hasta no hace mucho el que iba al trabajo en bici era poco más o menos que un perro verde, pero lo cierto es que el número de gente que se desplaza en bici es cada día mayor y en muchos casos se puede hacer una parte del trayecto con otros compañeros de trabajo, lo que ayuda y mucho, a vencer los primeros inconvenientes hasta que tenemos creado el hábito.

Otra cuestión es que una vez que tenemos este hábito, tenemos que pensar en disfrutar de nuestro trayecto. Mientras que en las primeras salidas tenemos que forzarnos a salir, cuando ya tenemos hecha la rutina podemos prescindir de algunas salidas. Si tenemos un día de perros, pues tal vez cogemos el coche o vamos en transporte público, como mejor nos venga.

Todo está en nuestra contra, pero venceremos. Beneficios de ir en bici al trabajo

consejos para ir en bici al trabajo
Al final todos los inconvenientes los vamos salvando. El resultado es que nos vamos quedando con los beneficios de ir en bici al trabajo. Por ejemplo, los tiempos de viaje los tenemos muchos más medidos. No van a depender de los atascos, sino que desplazarse en bici al trabajo se convierte en “El día de la marmota”, donde sabemos cuanto tardamos hasta el próximo semáforo, si tenemos que apretar en el pedaleo o dejarnos llevar porque no cogerá en rojo, etc.

También a nivel físico notaremos una mejora notable, sobre todo si lo comparamos con ir en nuestro vehículo privado o en transporte público. Puede que no sean más que 20 minutos o media hora de pedaleo de ida y otra de vuelta, pero este ejercicio es una gran ayuda para nuestra salud, sobre todo si lo comparamos con no hacer nada.

También a nivel psicológico. Muchos de los problemas o inconvenientes que podemos trasladar de casa al trabajo y viceversa los afrontamos de otra manera si hemos reposado durante la pedalada de vuelta a casa. A veces cuando sales molesto por cualquier motivo del trabajo, poco a poco, según avanza el camino de vuelta a casa vas viendo que ese inconveniente no es tan grande, sino que con cada pedalada se ha disuelto como un azurarillo en un vaso de agua.

Por último tenemos que tener en cuenta el ahorro en transporte que podemos conseguir. Por ejemplo, en mi caso compré una bicicleta para ir al trabajo de gama baja, económica y práctica, que tenía todos los elementos que necesitaba. El resultado es que en cuatro meses la tenía amortizada, si comparaba con lo que me hubiera gastado en gasolina de ir en coche.

Y además ayudamos al medio ambiente ya que la bici no emite CO2 y esto es un granito de arena que ayuda a tener un mundo mejor. Es un motivo más que impulsa a muchos a coger la bici para sus desplazamientos diarios. Como habéis visto, puede que sean muchas las excusas que podemos ponernos para coger la bici para ir a trabajar, pero ninguna de ellas es insalvable. Vencer a la pereza es posible.

En Ciudadano 0,0 | El placer de ir a mi trabajo en bicicleta
En Ciudadano 0,0 | Cómo llegar limpio al trabajo si vas en bici
En Ciudadano 0,0 | Los beneficios de la bici

Imágenes | Paul Krueger | Richard Masoner / Cyclelicious | Annie Mole | Carlton Reid

,

Newsletter No te pierdas ninguna novedad

    Echa un vistazo
    • Sandra

      Yo entiendo que no todo el mundo puede coger la bici para ir al trabajo, pero animaría a que todos los que puedan lo hagan! Como muy bien decís en vuestro post, todo son ventajas 🙂

      • Carlos Roberto

        Estoy de acuerdo contigo, Sandra. Es más una cuestión de voluntad, de ver el lado positivo, de centrarnos más en las ventajas que nos va a ofrecer que pensar que los inconvenientes que tiene son insalvables.