Cómo hacer jabones aromáticos en casa de la forma más fácil

  • Mente
cat-icon-on-post

Uno de los residuos que tenemos en nuestros hogares son los aceites. Ya sean los que nos han sobrado al freír algún producto que va a dejar sabor en el aceite, como pueden ser pescados o repostería, de algunas conservas o simplemente si utilizamos freidora y tenemos que sustituir el aceite es importante que no nos deshagamos de este residuo a través del sumidero ya que es contaminante. Por eso hoy vamos a explicar como reutilizarlo para hacer jabones aromáticos en casa de la forma más fácil. Si queréis recibir éste y otros contenidos similares cómodamente en vuestros correos electrónicos siempre podéis suscribiros a nuestra newsletter para disfrutar de ellos.

Hacer jabones aromáticos en casa, un proceso muy fácil

Puede parecer que hacer jabón en casa es muy complicado, pero realmente es un proceso muy sencillo. Como ya os explicamos en su momento, hacer jabones en casa es fácil y los ingredientes van a ser muy fáciles de conseguir. No se trata de hacer jabón de forma industrial, sino de aprovechar un litro o medio litro de aceite y fabricar nuestros propios jabones, que luego podremos regalar o utilizar como un elemento decorativo, además de útil, en nuestros lavabos. Para un litro de aceite necesitamos, un litro de agua y 180 gramos de sosa cáustica.

La única precaución que debemos tomar es que la reacción química va a desprender calor, por lo que mejor utilizar guantes y gafas para evitar salpicaduras o hacer la mezcla en un lugar ventilado. Después nos toca ir dando vueltas a la mezcla con una cuchara de palo o una batidora, lo que acelera el proceso. Si lo que buscamos es que los jabones tengan un buen olor, podemos añadir aceites esenciales a la mezcla. Yo prefiero añadirlos una vez que la mezcla de jabón se va compactando, un poco antes de llevarlo a sus moldes.

hacer jabones aromáticos

También podemos añadir colorantes para que el color del jabón sea el que nosotros deseamos. Bastará con unas pequeñas cantidades y sobre todo mucho cuidado en su manipulación, ya que una pequeña salpicadura en nuestra ropa luego hará que tengamos una mácula para toda la vida en el pantalón o la camisa. Otra posibilidad es añadir aromas frutales, frutas licuadas o ralladura de su cáscara para conseguir una textura más auténtica.

Si no disponemos de aceite, pero nos apetece crear nuestros propios jabones siempre podemos utilizar glicerina, un proceso muy sencillo para tener unos jabones aromáticos y decorados, ya que bastará con calentar la glicerina al baño maría para luego añadir los aromas y los elementos decorativos. Esta opción es interesante ya que los jabones de glicerina son transparentes y el resultado muy atractivo.

Alternativas para hacer jabones decorativos

Además de que nuestros jabones tengan buen olor, si queremos que su aspecto sea atractivo tenemos que decorarlos. Aquí tenemos muchas alternativas, además de las frutas y las limaduras de cortezas que les hemos dado podemos añadir otros elementos en el interior de los jabones. Un ejemplo son los pétalos de flores, si son flores grandes o flores completas si son más pequeñas, como pueden ser el diente de león, las margaritas o la flor del malvavisco. Aquí va al gusto de cada cual y los colores con los que vamos a fabricar los jabones.

hacer jabones aromáticos caseros

Otra alternativa es utilizar plantas aromáticas, que podemos cultivar en nuestro propio huerto urbano, como pueden ser la lavanda, la manzanilla, albahaca, menta, etc. Aquí decidimos en función de los olores que sean más agradables para nosotros o para la persona a la que vamos a regalar el jabón. Es importante que la mezcla quede distribuida a lo largo de todo el jabón para que no quede visible sólo en el fondo, sobre todo si hacemos jabón utilizando una botella como molde que luego iremos cortando en rebanadas para que queden discos redondos. Otra opción es ir colocando la mezcla en moldes individuales, pero recordar que siempre tienen que tener un drenaje minimo para que el jabón se vaya endureciendo.

Por último podemos utilizar conchas marinas para decorar los jabones. Si vivimos en una zona de costa será muy sencillo encontrar pequeñas conchas que podemos recoger y luego añadir a los jabones. Importante que no sean muy grandes, ya que en trozos pueden tener aristas que corten al lavarnos las manos.

Como habéis visto todo el proceso es muy sencillo de llevar a cabo. Podemos hacer jabones aromáticos caseros de la forma más fácil, ya sea con aceite o con glicerina, decorarlos y si somos mañosos, envolverlos o crear pequeñas cestas con distintos tipos de jabones para regalar a la familia o los amigos.

En Ciudadano 0,0 | Hacer jabón casero es fácil y barato si sabes cómo
Imágenes | soapylovedeb | Ricorocks | tat

compartir en redes
  • Maria Sanjuanbenito Bonal

    Los que son menos vistosos, son perfectos para blanquear la ropa. En cuanto a los de caléndula, aloe vera etc son cosméticos y dejan la piel muy limpia, sobre todo quienes tienen problemas de poros obstruídos, acné etc

    • Carlos Roberto

      Unos amigos míos también los usan sin aromas para el lavavajillas, lo añaden en escamas y la verdad es que los vasos y copas quedan espectaculares

  • Beatriz

    Me parece muy buena idea lo que comentas de regalarlos. Porque lo de aprovechar el aceite antiguo (nolotiro) para hacerlos sí los había visto, pero en aceites feos y que no huelen bien. Si se consiguen de colores y buen olor es una forma de hacer regalos muy bonita y personal y que se puede convertir en nuestra seña de identidad.

te recomendamos