¿Matricularías la bici para evitar su robo?

  • Cuerpo
cat-icon-on-post

Hace años cuando las bicicletas eran un vehículo muy popular y no existían tantos vehículos a motor muchos ayuntamientos matriculaban las bicis de los vecinos. Es una forma de identificar la bicicleta y evitar su robo tal y como ocurre con los vehículos a motor. Pero si no es obligatorio nada impide que se pueda quitar la placa, por lo que no sería una garantía. Sin embargo existen diversas iniciativas que buscan registrar las bicis, de alguna forma identificarlas lo que dificulta su robo.

Se trata de que las bicis puedan tener algo similar a una matrícula o un número de bastidor. Cada vez son más las ciudades que cuentan con una Oficina de la Bicicleta que guarda un registro de las bicis de ese municipio o que se han unido a Bicirregistro. Para identificar la bici es necesario darse de alta en el servicio web que tiene un coste de 7€ por bicicleta.

¿Cómo se evitan los robos de bicicletas con una matrícula?

La disminución de robos se logra gracias a un registro normalizado y único para cada bicicleta, que recoge todos los datos en un listado a nivel nacional, e identifica cada una de las bicis a través de unas pegatinas de registro que son indestructibles e imposibles de eliminar de la bicicleta. Estas pegatinas dejan un rastro que en caso de que se pinte encima la policía puede leer e identificar en caso de denuncia de robo.

La bicicleta se registra a nombre de una persona en un ámbito geográfico concreto. La ventaja que ofrece este modelo es que para la Policía es mucho más sencillo identificar al dueño de una bicicleta que ha quedado abandonada por la calle, que se ha encontrado en un depósito cuando se ha procedido a desarticular una banda dedicada al robo de bicis, etc. También para las tiendas de compra-venta de segunda mano y particulares, que tienen un registro donde identificar posibles bicis robadas antes de comprarla a una persona que no es su legítimo dueño.

También saber que con la marca de la pegatina que colocamos en la bici dejará un rastro que aunque se elimine dicha etiqueta se puede verificar, gracias a la tecnología que utiliza. El rastreo en caso de conseguir arrancar la pegatina permite identificar la bici a través de luz ultravioleta. Existen un gran número de ciudades adheridas a Biciregistro o que tienen los suyos propios creados, de manera que tenemos una red local que dificulta la venta posterior de las bicis robadas.

Matricular bicis

La ventaja de este modelo frente a otras opciones tecnológicas es su precio, 7 euros de coste de la pegatina, que ya solo con estar incorporada dificulta la venta. Si se utilizan otros productos tecnológicos, como podría ser un GPS o un avisador o alarma son un poco más costosos y sólo salen rentables en el caso de bicicletas de gama alta, eléctricas o aquellas que tienen un precio elevado.

Lo cierto es que la matrícula como tal genera cierto rechazo a algunos usuarios ya que consideran que es el primer paso para un mayor control sobre los ciclistas o la imposición de tasas municipales, obligaciones de contraer seguros para estos vehículos, etc. Más o menos las mismas obligaciones que tienen los vehículos de tracción a motor, algo ya desmentido por la DGT, en lugar de comprarlos con otros como patines, Segways o similares que podemos encontrar circulando por la ciudad.

Aparcar la bici de forma segura

bici-segura

Al final la cuestión fundamental a resolver es poder dejar la bici correctamente aparcada y estar tranquilos sabiendo que estará en el mismo sitio cuando volvamos a por ella. Esto implica que debemos tomar determinadas medidas de seguridad a la hora de fijar la bici a los aparcamientos a ella destinados que impidan su sustracción o robo.

Normalmente los candados más resistentes implican un mayor peso ya que están fabricados con acero. Esto hace que muchos ciclistas prefieran otro tipo de cierres que pueden ser más cómodos, flexibles, más fáciles de transportar y que no añadan tanto peso a la bici. También esto implica que son más endebles y más fáciles de forzar. La otra opción podría ser hacerse un seguro antirrobo, pero lo cierto es que no demasiadas compañías nos ofrecen una cobertura a tal fin.

Lo ideal es dejar la bici de forma segura siguiendo algunos consejos básicos. Además es interesante saber que no se deben anclar a elementos del mobiliario urbano, señales de tráfico, etc. que está expresamente prohibido y además pueden entorpecer el paso a los peatones.

Imágenes | iStock Photos | Kris Krug

[Total:0    Promedio:0/5]

Comentarios

compartir en redes

3 thoughts on “¿Matricularías la bici para evitar su robo?”

  1. Pues es un poco tontería porque hay una cosa que está clarísima. Si te roban la bicicleta no la volverás a ver JAMÁS.

    ¿Acaso hay alguien a quien le hayan parado para pedirle “los papeles” de la bici? Es absurdo. Con tener bien apuntado en una factura a tu nombre el número de serie de la bicicleta (suele estar grabado bajo el eje del pedalier) va que chuta. ¿Acaso los ladrones no van a saber dónde está la identificación de la policía para a continuación quitársela?

    Lo veo una tontería que para colmo conecta con la idea que les va a rondando por la cabeza desde hace tiempo: Tenernos contaditos y fichaditos para poder empezar a freírnos a impuestos.

    1. Por una parte estoy de acuerdo contigo, no sería necesario, pero no todo el mundo guarda la factura de la bici o se apunta el número de serie. Por otro lado, en mi localidad si se hacen periódicamente exposiciones de bicis que se han recuperado de robos y que la Policía no ha podido identificar a los dueños para que se pase a reclamarlas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.