Locos por el running, por qué no puedo parar de correr aunque estemos bajo cero

  • Cuerpo
cat-icon-on-post

No importa que las temperaturas bajen o que los termómetros se desplomen, los locos del running salimos a correr aunque se nos hiele el aliento. No es locura, es pasión por un deporte que ofrece muchos beneficios y satisfacciones. Incluso parece que cuanto más adversas se vuelven las condiciones meteorológicas, más disfrutamos. Está claro, no podemos parar de correr aunque estemos bajo cero.

El running engancha, da igual que haga frío

correr-invierno1

Todas las estaciones del año son buenas para correr, pero el otoño y el invierno tienen algo especial. Cuando bajan las temperaturas es como si la naturaleza nos desafiara: ¿te atreves a correr con tanto frío? A mí me encanta sentir esa sensación de fresco mientras corro, sabiendo que poco a poco voy entrando en calor y al final me sobra hasta el cortavientos.

Está claro que no es cuestión de sufrir, tenemos que protegernos del frío cuando salimos a correr, una vestimenta adecuada es muy importante. Este consejo es fundamental para los que empezáis a correr, vaya que se os quiten las ganas el primer día de la helada que os caiga.

En casa calentito no se está mal, pero pensar en salir a correr por mucho frío que haga es un reto y una motivación. Es bueno salir de la zona de confort y echar una carrera en estos días que bajan las temperaturas. Una vez que uno calienta piensa: “todos en sus casas con la calefacción y yo aquí, dándole al running”.  Eso también lo hace especial, saber que pocos se atreven en estos días de frío y tú eres uno de los valientes.

El frío no es un impedimento, es una motivación

correr-invierno2

La época fría también tiene su encanto. Está el ritual de ponerte la ropa más técnica de invierno: braga, guantes, gorro…parece que uno se viste para ir a la guerra. La sensación de ir corriendo cuando hace mucho frío pero llevar las principales zonas abrigadas tiene su aquel, es como ser inmune a las bajas temperaturas.

Ahora la noche también cae antes y la ciudad tiene unas luces y un ambiente especial. Seguro que ahora no te encuentras con tanta gente cuando sales a correr, la ciudad está a tus pies y tienes mucha “pista” de entrenamiento para ti solo. Al inspirar, las fosas nasales nos recuerdan cuáles son las temperaturas y, al espirar, el vaho da fe del esfuerzo.

Correr no es un deporte, es una forma de vida. Una vez que te enganchas al running no puedes parar y el invierno no es un impedimento. Más de una vez te sorprenderás a ti mismo corriendo con frío bajo la lluvia, incluso bajo la nieve, y te dirás: “pues si que me gusta esto de correr”. Es más, seguro que hay días que por las adversidades meteorológicas te creces más y piensas que qué mejor para pasar la tarde que corriendo y disfrutando.

Que no os quepa duda, no pararemos de correr aunque estemos bajo cero. El frío no es más que otra motivación para salir a correr, otra excusa para ponernos las zapatillas y disfrutar de lo que nos gusta hacer. Como le diría a mis compañeros de entrenamiento: “no hace frío, solo hay poca intensidad de carrera”.

En Ciudadano 0,0 | Beer runners, deporte y cerveza
En Ciudadano 0,0 | Salir a correr 5km

Imágenes | János Bálazs, RVWith Tito

[Total:0    Promedio:0/5]

Comentarios

compartir en redes

3 thoughts on “Locos por el running, por qué no puedo parar de correr aunque estemos bajo cero”

  1. Efectivamente, correr es una de las actividades más adictivas. A mediodía, antes de comer, con este solete de invierno es especialmente apetecible.

  2. Siempre que voy con la bici y veo a la gente correr (y no estabas tú), pienso que es mucho más esforzado, pero si tanta gente dice que engancha, tiene que ser verdad. Supongo que a mí lo que me falta es ponerme y habituarme.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.