Convertir tu bici en eléctrica es posible

Convertir tu bici en eléctrica es posible: Cinco alternativas

Cuando hablamos de bicicletas eléctricas, uno de los inconvenientes que pueden tener a la hora de atraer a los usuarios de la bici es que muchas veces ya tienen una bicicleta y no tienen espacio para meter otra más. Pero esto tiene fácil solución ya que existen distintos kits que nos ayudan a convertir nuestra bicicleta en una bici eléctrica sin necesidad de adquirir una nueva. Como vamos a ver convertir una bici en eléctrica es posible y te damos cinco alternativas para conseguirlo.

Ya preguntamos por los motivos que nos impulsan a comprar una bicicleta eléctrica, uno de los motivos era la facilidad para superar cuestas para usuarios que muchas veces no tienen la forma física óptima o que utilizan la bicicleta también con carga en su día a día. Ahora es el momento de ver algunas de las mejores alternativas para conseguir esta ayuda al pedaleo con nuestro motor eléctrico.

Convertir tu bici en eléctrica con e-Bike kit


Vamos a comenzar por un kit que nos va a permitir transformar en eléctrica nuestra bicicleta en menos de cinco minutos. Los kits de e-bike nos ofrece distintos tipos que nos van a permitir tener más o menos autonomía, que va desde los 15 kilómetros para los recorridos más cortos a 45. La velocidad que pueden alcanzar estos motores de asistencia al pedaleo llega a los 25/30 km/hora.

Una de las ventajas de las que presumen es la posibilidad de instalarlos en menos de cinco minutos. También por la calidad de las baterías que son fabricadas por Samsung o Panasonic y de ión-Litio, una de las soluciones más solventes hoy en día para este componente fundamental en la bicicleta eléctrica. Contiene todo lo necesario para el control del motor de asistencia al pedaleo y nos recomienda el kit a montar en función de las características de nuestra bici, como el tipo de frenos que tenemos. Los precios van desde los 340€ en adelante.

Rubbee, la alternativa que llega de Kickstarter para convertir tu bici en eléctrica de forma cómoda


De Rubbee ya hemos hablado en Ciudadano 0,0. Se trata de un proyecto que nació gracias a la financiación colectiva y que tiene como gran virtud ser un sistema que podemos montar y desmontar en menos de un minuto, lo que facilita su uso en cualquier tipo de bicicleta, y sobre todo, para distintas bicicletas o miembros de la familia. Nos facilita una autonomía de 25 kilómetros y tiene un tiempo de recarga de dos horas.

Se trata de un pequeño motor que enganchamos debajo del sillín y que gracias empuja la rueda trasera a través de su rodamientos que se aplica directamente en la cubierta de la rueda. Lo mejor de todo es que el sistema nos lo llevamos con nosotros, con lo cual queda a salvo de robos si tenemos que aparcar la bicicleta en la calle. La parte negativa es su precio, que no es muy económico y está en los 900€, por lo que no es el más asequible del mercado.

La rueda de Copenhague, la bici eléctrica controlada por tu smartphone


Cuando hablamos de cinco bicis con las que nos gustaría movernos por la ciudad ya mencionamos la rueda de Conpenhague, una rueda que aprovecha la energía cinética, que no usa electricidad y que controlamos desde nuestro smartphone que fue diseñada por ingenieros del MIT.

La gran ventaja de esta rueda es que al pedalear, los sensores, junto con una app para smartphone, miden la cantidad de esfuerzo del ciclista en cada pedalada para facilitar la asistencia del motor eléctrico cuando es necesario. El motor se recarga cuando vamos en llano o cuesta abajo, al frenar o si pedaleamos hacia atrás. Ahora parece que esta rueda se va a comercializar aunque su éxito dependerá en gran medida del precio de salida.

BionX, la rueda que transforma tu bici en eléctrica


BionX es una rueda que incorpora un pequeño motor en la rueda trasera de nuestra bici. Podemos sustituir la rueda trasera de la bici por la que incorpora el motor de BionX, para lo cual lo único que debemos hacer es colocar los piñones en la nueva rueda. Después para conectarla a la batería es muy sencillo, ya que esta se coloca utilizando los soportes habilitados en el cuadro para el bidón de agua.

Tenemos distintos tipos de baterías que nos van a facilitar más o menos autonomía. También tenemos un completo sistema de control que nos va a permitir seleccionar el grado de ayuda que queremos que nos facilite el motor eléctrico de la bici. También un sensor en el freno que lo desconecta cuando hemos accionado el freno. La facilidad para colocar y quitar la batería es otro de sus grandes ventajas. El inconveniente está en su precio, ya que no es un sistema precisamente barato, que parte de los 1.200 euros. Su gran ventaja es que utilizado en modo bici, sin asistencia, no retiene nada por lo que no habrá problemas si nos quedamos sin batería, más allá del peso extra que cargamos.

DBRevo, la rueda mágica para convertir tu bici en eléctrica


DBRevo apuesta por introducir el motor de la bicicleta eléctrica en la rueda delantera, al contrario que en el resto de opciones. Esto tiene la ventaja que tenemos una doble tracción, la delantera que realiza el motor eléctrico mientras que la rueda trasera es la que nosotros impulsamos con los pedales.

La desventaja es que tenemos al incorporar todo el mecanismo en la rueda delantera, que tiene la forma de una rueda lenticular, no será muy práctica si pedaleamos en zonas que tienen viento. Está disponible para bicicletas con ruedas de 20 o 26″, con un motor de 24V y 250W. Además de la facilidad para la instalación, tiene un coste medio que está en torno a los 500€.

Ahora ya os toca a vosotros decidir, ¿cuál es vuestro sistema favorito para convertir tu bici en eléctrica?

En Ciudadano 0,0 | La Sonrisa Eléctrica, iniciativa para fomentar la movilidad urbana en bici eléctrica | Bici eléctrica o convencional ¿Cuál es mejor para cada caso?
Imagen | Docklandsboy

,

Newsletter No te pierdas ninguna novedad

    Echa un vistazo
    • Beatriz

      Está muy bien que no sea necesario comprarse una bici nueva si se quiere tener una eléctrica y ya se tiene una normal.

      • Carlos Roberto

        Yo alguno de los sistemas que aparecen si que me lo plantearía si tuviera que hacer recorridos más largos en ciudad y conozco a muchos que también lo harían. El principal inconveniente es el precio, aunque si fuera un sustituto para el automóvil seguro que se amortiza rápidamente