Bici los fines de semana y spinning, ¿son compatibles?

Bici los fines de semana y spinning, ¿son compatibles?

Bici y spinning, ¿son compatibles?

Alguna vez cuando he hablado con alguien sobre montar en bicicleta o realizar salidas en grupo los fines de semana para divertirnos con los amigos el spinning se ha mencionado en la misma. Pero, bici los fines de semana y spinning, ¿son compatibles? Depende un poco de qué es lo que buscamos. No es lo mismo el entrenamiento que quiere alguien que practica triathlon que los que tenemos un uso más lúdico de la bicicleta.

El spinning es una actividad que se lleva a cabo en los gimnasios utilizando para ello dos elementos básicos, la bicicleta estática y la música o el ritmo, que nos nos van a ayudar a realizar un entrenamiento en bicicleta de forma amena y divertida, realizando un esfuerzo físico muy concreto, en un periodo de tiempo muy corto.

Ventajas de spinning para el ciclista urbano

Bicicleta y lluvia

El spinning puede ser una buena solución para mantenernos en un buen estado de forma. Sobre todo en los momentos más crudos del invierno, cuando tenemos mal tiempo y lo cierto es que coger la bici es incómodo. No vamos a disfrutar de nuestro desplazamientos al trabajo, de nuestras rutas, etc. Es en estos casos donde el spinning nos puede ayudar a no quedarnos absolutamente parados y mantenernos en forma.

También para aquellos que tienen menos tiempo libre entre semana. Yo soy de los que me desplazo habitualmente en bici al trabajo, pero no todo el mundo puede hacerlo. Y muchas veces no nos sobra el tiempo para llegados a casa coger la bici y hacer una salida de una hora. O simplemente en nuestra rutita es más sencillo hacer este mismo ejercicio en grupo, dentro de una clase de spinnning, donde podemos estar acompañados de otros amigos, que organizarnos para quedar todos y salir en grupo a rodar con la bicicleta.

Porque otro de los factores que influyen es la falta de luz. Parece que no, pero apetece menos salir a montar en bici si cuando llegamos a casa ya es de noche, algo bastante habitual en invierno. Si salimos por caminos, queda prácticamente descartado, si salimos por ciudad hay que ir tomar precauciones y hacerse visible al resto del tráfico. Si tenemos carril bici es una buena alternativa para mantenernos activos, pero no siempre es posible.

Por eso el spinning en muchos casos se convierte en una alternativa divertida para dar pedales entre semana, ya lo hagamos nosotros solos o compartamos con los amigos este tiempo. Parece que no, pero hacer la clase, una ducha y luego unas cervezas para hidratarnos apetecen, sobre todo con mal tiempo, más que una salida al aire libre.

Inconvenientes del spinning frente a la bicicleta de calle

Bici y ciudad
Pero claro no todo van a ser ventajas, también tiene sus inconvenientes. Para los ciclistas menos iniciados y que tenemos menos nivel las clases de spinning suelen ser más exigentes. Se convierte en una hora o 45 minutos de pedaleo continuo, donde no hay descanso ni tiempo para recuperar. Claro que podemos pararnos, pero el factor vergüenza también influye en muchos casos…. y aguantamos más de lo que nos gustaría.

Después está el ritmo al que se plantean las clases. En muchos casos pasamos el umbral del pedaleo rítmico y tranquilo al sprint, pasando de realizar un esfuerzo de resistencia a un esfuerzo de velocidad. Personalmente soy más amigo del primero que del segundo, así que aunque para mejorar nuestra condición física, puede que nos pase factura a la hora de volver a coger la bici en ruta, donde el esfuerzo es más de resistencia y no se suelen realizar aceleraciones bruscas.

bici-paseo

Por último muchas veces pensamos que por hacer una clase de spinning dos días por semanas estamos preparados para hacer más kilómetros de los que sería habitual. La clase se realiza en un entorno ambiental controlado, factores como frío o calor, viento, etc. podemos acusarlos en exceso cuando salimos de nuevo a la calle con nuestras bicis. Nos confiamos y luego podemos pagarlo con un sobresfuerzo. Esto es importante controlarlo y siempre que realizo alguna salida más larga con los amigos lo comentamos, que la última pedalada sea para volver a casa…

Yo me quedo con la bici al aire libre

Aunque no es un mal complemento en determinadas circunstancias, personalmente me quedo con la bici al aire libre. Prefiero invertir el tiempo extra en ir al trabajo en bici o en dar un paseo por mi ciudad con la bici entre semana siempre que tengo tiempo. Si puedo ya me tocará salir los fines de semana para hacer rutas más largas para disfrutar con los amigos.

En Ciudadano 0,0 | Aplicaciones para ciclistas urbanos que te mejoran la vida
Imagen | Wikipedia | Francis Bourgouin | Paul Krueger | Tulane Public Relations

,

Newsletter No te pierdas ninguna novedad

    Echa un vistazo
    • guigui

      yo creo que son perfectamente compatibles. Depende del momento y el tiempo q tengas para usar cada una de ellas. Es más creo que son un buen tandem de mantenimiento

      • Carlos Roberto

        Yo el spining no lo he probado y estoy acostumbrado a esfuerzos más largos y prolongados. Supongo que me costaría adaptarme a pesar de estar habituado a coger la bici

        • guigui

          yo no soy amante del spinning pero es una buena manera de mantenerse en forma cuando viene el mal tiempo y no podemos sacar la bici todo lo que quisiéramos.

    • Beatriz

      Compatibles, claro que son. Pero yo personalmente nunca cambiaría el ciclismo real por el spinning. Si tuviese que hacer obligatoriamente algo en el gimnasio haría cualquier otra cosa, pero nunca spinning. Insisto en que es un gusto personal, pero para mí me parece una tortura. Nunca lo he hecho, pero cuando los veo en la sala sudando como pollos, aguantando música discotequera y con un monitor que les grita sin parar me parece lo contrario a algo que desearía hacer. Sin embargo, montar en bici de verdad tiene una serie de ventajas, como respirar el aire puro, ver paisajes, desplazarse a mayor velocidad que el caminar, escuchar la música que de verdad te gusta, etc… que me parecen innegociables. Aunque tenga que subir cuestas y el esfuerzo acabe siendo similar al del gimnasio, la experiencia me parece incomparable.