¿Qué hacemos con la ropa que ya no queremos?

  • Mente
cat-icon-on-post

Ropa en desuso, esa camiseta que en la tienda te encantó pero al llegar a casa te sentaba como un tiro, el jersey verde que te regala tu abuela todas las Navidades y te hace cara de acelga, cuando adelgazas, cuando engordas, la ropa premamá… Cada temporada retiramos de nuestros armarios ropa que por diferentes motivos ya no vamos a ponernos y que sólo ocupan espacio. ¿Qué hacéis con la ropa que ya no queréis?

Si os interesan los trucos, consejos y novedades, DIY, economía colaborativa y mucho más no dejéis de suscribiros a nuestra newsletter y lo podréis recibir cómodamente en vuestro correo.

DIY de ropa de otras temporadas

almohadones-ochos

Una buena manera de reutilizar ropa usada es transformándola en otra cosa. Ese  jersey tan bonito que le hiciste un enganchón en el codo o que en la tienda te sentaba genial y cada vez que te lo pones te preguntan si te encuentras bien, pueden ser unos espectaculares cojines para tu sofá.

Ya vimos que simplemente tienes que coserles las mangas y rellenarlos a la medida que más te convenga ¡et voilâ! tu sofá parecerá otro y la decoración de tu casa mucho más personalizada. Somos fans de la recicladecoración.

Si te gusta la idea también las camisas y camisetas son buenas para hacer cojines ¿Te imaginas qué divertido sofá puedes tener con todas las camiseras de los conciertos a los que has acudido, en forma de almohadones?

Claro que podemos unirnos al mundo de la personalización de la moda y “darle la vuelta” a ropa de otras temporadas. Podemos customizar nuestro armario con accesorios tan variados como coderas de telas diferentes, cambiando los botones, añadiendo o quitando, flecos, borlas, madroños o cualquier otro detalle marcado lemente pintando con rotuladores especiales las zapatillas de lona, los vaqueros, poniendo tachuelas o pegando o cosiendo parches.

Todos tenemos en el armario pantalones vaqueros que ya no nos ponemos: tallas grandes, pequeñas, premamá, tan rotos que son imponibles, siluetas imposibles que jamás volverán a estar de moda (mmmmm… esto es dudoso, pero no podemos esperar veinte años para verlo)

Las partes traseras de los pantalones vaqueros pueden ser unos bolsos preciosos y muy cómodos, perfectos para llevar de sport y diario. En el Blog Wonderful DIY nos presentan cinco modelos para que cada uno elija el que más le gusta. Fundas para el smartphone, el iphone, bolso de mano o shopping bag, todos los tutoriales para todos los estilos.

Reciclar ropa

ordenar armario

Una de nuestras grandes dudas ¿en qué contenedor metemos las bolsas con nuestra ropa usada? Desde las instituciones nos advierten que muchos desaprensivos hacen negocio con la solidaridad de los ciudadanos. Tú crees que tu ropa en buen uso va a parar a personas que lo necesitan y en realidad acaba en mercadillos de segunda mano por Europa,  y hay quien hace un negocio ilegal con tus cosas.

Hay que asegurarse de que los contenedores donde depositas la ropa son de organizaciones sin ánimo de lucro, porque para vender tus cosas puedes ir tú mismo a un mercadillo de segunda mano.

Con los tiempos que corren, la solidaridad está a la orden del día y si preferimos que nuestra ropa en desuso vaya a parar a personas que están pasando una mala temporada, tenemos que asegurarnos de que la dejamos en el sitio correcto. A día de hoy hay muchas organizaciones que se encargan de que llegue a su destino con éxito.

Nos dan garantías en Cáritas, las parroquias (atención que depende de la parroquia unas recogen ropa y otras no, pero te informan) y ONG laicas como Madre Coraje,en Andalucía,  ARopa2  en Zaragoza y muchas otras que podéis encontrar en la página web de la OCU, donde te informan de los contendores autorizados en cada provincia española, para que estés seguro de dónde donas tu ropa.

 Usos alternativos de mi ropa en desuso

DIYShow-cajasrecicladas

En España se introdujeron tímidamente hace unos años, pero a día de hoy es fácil encontrar tiendas que comprar ropa en desuso pero en buen estado para poner posteriormente a la venta. Vestidos de fiesta o ceremonia, equipos de esquí, trajes de firma, jeans americanos o brasileños, camisetas míticas y por supuesto todo tipo de accesorios como zapatos de marcas con renombre, bolsos de diferentes procedencias, pañuelos, bufandas, sombreros, foulares… Todo es susceptible de ser vendido en una tienda de segunda mano.

En otros países europeos como Alemania, Francia o Reino Unido llevan muchos años en marcha y aquí cada vez es más frecuente. Tanto tiendas como particulares que organizan mercadillos de segunda mano, pueden estar interesados en adquirir tu ropa en buen estado que ya no quieres.

Por otra parte hace tiempo que webs especializadas en ropa de segunda meno triunfan online: Percentil, que vende ropa hasta un 90% más barata que en la tienda o Weddalia, dedicada a las ropa de novia y fiesta, Milmodelitos, de ropa casual son algunas de las tiendas online donde puedes vender tu ropa en desuso y te dan garantías. En ellas se explica con claridad las condiciones de compra y venta.

 

En Vive 0,0 |  Llámalo coser o llámalo patchwork… ¡Lo bordamos!
En Vive 0,0 | Tiendas de segunda mano en Madrid o dónde puedo comprar y vender ropa usada

Imagen | iStock

Comentarios

compartir en redes

6 thoughts on “¿Qué hacemos con la ropa que ya no queremos?”

  1. Pues yo la uso para tener trapos para limpiar, para rellenar puffs pea sentarse y también la llevo a los contenedores de recogida cómo el que muestra la imagen

  2. Yo, al igual que Carlos, busco la ropa a la que pueda dar algún uso casero, como los trapos para limpiar. Lo que no puedo reutilizar, lo doy a una asociación de mi ciudad que se dedica a recoger ropa usada. Pasan por casa y la recogen, 2-3 veces al año, coincidiendo con la época de cambio de vestuario.

  3. Yo hago varias selecciones, lo que ha quedado pequeño a mi hijo, pero está bien, lo heredan mis sobrinos, lo que está bien pero ya no me vale, va al contenedor de recogida de ropa, el resto pues como casi todo el mundo, para trapos y demás.

    1. Si, nosotros también somos de pasarnos ropa. Con mis hermanas y mis primas la ropa de vestir, y con amigos tenemos lo llamamos el “tráfico de bolsas”, nunca salimos a cenar sin llevar una bolsa de ropa y recibir alguna.

      Por otra parte, al vivir en un barrio de reciente construcción se centralizan muchas peticiones en la parroquia, los domingos suelen preguntar después de las misas por zapatos de tal o cual número, uniformes, ropa deportiva, etc

  4. Tiendo a aculmular muchísima ropa y ya no me cabe en el armario. No es que gaste mucho dinero en ropa, al contrario, pero tengo cosas de hace muchísimos años y también ropa comprada a buenos precios, además de muchas cosas que me regalan… Así que suelo tener una caja donde guardo la ropa que uso poco y hay temporadas en las que ni siquiera la saco, se queda en el armario de un año para otro. Lo que estoy tendiendo a hacer es donarla a ONGs. Esto de los contenedores de la calle no me da muy buena espina, pero hay ONGs con tiendas donde reciben todo (hay cosas que las revenden y utilizan el dinero y las que están peor las reciclan). Hace un par de años hice una entrega enorme y ahora que toca cambiar de temporada pronto, seguro que lo volveré a hacer.

  5. Si la ropa que ya no nos sirve es muy buena (de marca o muy especial) y no queremos darla sin obtener nada a cambio, tenemos otra opción que es la de solicitar un puesto en uno de estos mercadillos itinerantes que ahora están tan de moda y que periódicamente se van instalando en las ciudades. La gente suele vender lo que fabrica o confecciona, pero también hay puestos de personas que vacían sus armarios. Por ejemplo, en Madrid, este fin de semana es el Mercado de Motores y ahí, además de diseñadores, hay gente que vende su ropa antigua que ahora ya tiene ese toque vintage que tanto se busca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.