Cómo estar cómodo en la bici, mis cinco trucos infalibles

  • Cuerpo
cat-icon-on-post

Cuando vamos por la ciudad con la bici tenemos que pedalear de forma cómoda, no tenemos que adoptar posturas forzadas o que nos resulten inadecuadas para el pedaleo de manera que, sin darnos cuenta, y debido a la repetición del esfuerzo puedan degenerar en alguna pequeña lesión. La pregunta que puede surgir es ¿Cómo estar cómodo en la bici? Mis cinco trucos infalibles para la bici de ciudad son muy sencillos y todo el mundo los puede aplicar.

No somos ciclistas profesionales ni vamos en una contrareloj, así que olvidaos de esas posturas forzadas para minimizar el efecto del viento cuando montáis en bici. La postura más habitual de un ciclista urbano es más erguida, de manera que pueda controlar el entorno, ya sean otros vehículos o también peatones que puedan interferir en su camino, tanto si vamos por carril bici como si nos desplazamos por la calzada.

Altura del sillín, elige tu altura de confort

Una de las cosas que suele hacer todo el mundo cuando coge una bicicleta por primera vez es regular la altura del sillín. Es el equivalente a entrar en un coche y adaptar el asiento a la altura adecuada de los pedales. Es algo muy fácil de hacer, sobre todo si tenemos un ajuste automático, lo que evita utilizar llave para subir o bajar el sillín.

Para los ciclistas más expertos la altura ideal del sillín es aquella que nos permite llegar justo de puntillas al suelo. De esta forma al estirar la pierna en el pedaleo se aprovecha toda la fuerza y no se van a resentir nuestras rodillas. Es muy útil cuando hacemos marchas largas o en carretera, pero en ciudad, donde hacemos constantemente parones puede resultar menos práctico o incluso inseguro para los ciclistas nóveles.

Para los ciclistas que comienzan lo ideal es que se baje un punto esta altura recomendada, no mucho más, ya que si no la rodillas pueden sufrir lesiones a la larga. No se recomienda que la altura sea la que nos permite apoyar toda la planta del pie en el suelo sin bajarnos del sillín.

Para los parones tenemos distintos trucos, que van desde inclinar la bici hacia el lado donde apoyamos el pie, hasta utilizar los bordillos para situarnos en las paradas, a los que llegaremos cómodamente apoyando todo el pie. Si vuestra bici tiene barra baja también es muy cómodo bajar directamente del sillín en las paradas.

Tipo de sillín recomendado para estar más cómodo

Tan importante es la altura como el tipo de sillín. Existen muchos modelos, desde los más clásicos que incorporan amortiguación, a los más modernos que van partidos con un pequeño agujero en el centro, que suelen usarse para las rutas más largas. Lo más probable es que a poco que se prolongue nuestra ruta la primera vez que cojamos la bici acabemos con cierto dolor donde la espalda pierde su casto nombre, pero en un par de días acabamos acostumbrándonos.

Los sillines suelen ser estrechos y alargados. Los de gama más alta incorporan gel en los apoyos lo que evita estos primeros días incómodos hasta hacerse al hábito del pedaleo, siempre que la ruta sea más o menos larga. También hay disponibles accesorios que incorporan este gel para hacer nuestro sillín más confortable, aunque si no se fijan bien, pueden resultar contraproducentes ya que se van moviendo de un lado para otro al impulsarnos con los pedales.

Los sillines más anchos, aunque puedan parecer más cómodos, al principio nos darán los mismos problemas hasta que nos adaptemos. Personalmente no me acaban de gustar ya que a la hora de pedalear con ritmo me entorpecen un poco. Si vamos a ir de paseo son muy fiables, sobre todo a la hora de coger baches ya que suelen llevar amortiguación.

Altura y tipo de manillar

Lo mismo que al sillín se le presta mucha atención, el manillar suele ser un gran olvidado a la hora de ir cómodos en la bici. También podemos regular el manillar en altura, para tratar de que nuestra posición sea más erguida. No tenemos que forzar nuestras cervicales, algo que puede ocurrir por ejemplo, con las bicicletas de montaña o carretera en ciudad, que no suelen estar ajustadas para ir siempre con la vista al frente, sino más bien para ir con la cabeza agachada.

Y esta no suele ser la postura habitual en la ciudad. Levantar un poco el manillar o utilizar unos adaptadores para el mismo que nos permitan tener una posición más erguida puede ser una buena solución. Esto por lo que se refiere a los manillares planos habituales, pero tenemos algunos especiales de tipo mariposa que nos ayudan a tener una posición más erguida en ciudad.

Los manillares de carretera o cuerno de cabra no son adecuados para ciudad ya que obligan a adoptar una postura forzada para llegar a los frenos, que utilizamos constantemente en nuestros trayectos. Otra cuestión es si tenemos un sistema de frenado de contrapedal, tal y como se puede dar en las fixies, lo que nos permite tener posturas más relajadas.

Tipo de pedal para la bici urbana


Para mi el pedal es fundamental para estar cómodo en el pedaleo. Un pedal plano y antideslizante es básico, que sea igual por las dos caras, para no tener problemas a la hora de arrancar de nuevo tras un parón. Pero opiniones hay para todos los gustos. Por lo general las bicicletas de gama más baja suelen llevar un pedal de plástico muy básico que no suele ser confortable para pedalear.

Los pedales automáticos, muy utilizados en bicicletas de carretera y montaña se desaconsejan para montar por ciudad, más que nada, porque requieren tener un zapato especial con el enganche. Aunque los ciclistas más expertos en su uso tienen gran práctica a la hora de ponérselos y quitárselos, si tenemos que usar la bici en ciudad lo mejor es utilizar unos mixtos, que permitan usarlos con o sin estas zapatillas que incorporan el enganche automático. Su gran ventaja es que no perdemos fuerza en la transmisión del pedaleo.

Otra opción son las punteras o los calapiés, que nos ayudan a llevar el pie más sujeto y en la posición correcta para no perder fuerza del pedaleo. Nos ayudan también a situar el pie en la posición más correcta, y en lugar de impulsarnos en el pedal con el medio del pie, pedaleamos apoyando la zona de la base de los dedos.

Desarrollos y cambios


En caso de que vuestra bici tenga desarrollos y cambios tenemos que adaptarnos al terreno en el que vamos y el ritmo del pedaleo que queremos llevar. Mucha gente no se adapta y prefiere tener un solo piñón y con eso se arreglan. Los platos más pequeños son adecuados cuando vamos a subir una cuesta. Con los piñones ocurre lo contrario, para subir una cuesta tenemos que movernos hacia los más grandes.

Lo mejor es llevar una cadencia de pedaleo adecuada y constante, a ello nos ayudan los cambios de plato y piñón que iremos moviendo en función del terreno o de cuántos metros queremos avanzar por pedalada. El máximo avance lo conseguimos con el plato más grande y el piñón más pequeño. Para ciudad yo me siento más cómodo llevando un pedaleo alegre, por lo que esta combinación sólo la utilizo cuando voy cuesta abajo.

Si paramos y nos toca arrancar mejor tener un desarrollo que nos permita volver a alcanzar rápidamente nuestro ritmo de pedaleo habitual y luego si necesitamos ir más rápido bajar piñones. Tampoco hay que abusar del cambio y estar constantemente moviéndolo, en pocos días sabremos en qué combinaciones nos sentimos más cómodos.

Seguro que existen otros muchos aspectos que nos ayudan a ir más cómodos. El tipo de bici es fundamental, pero eso ya es otra cuestión. ¿Cuáles son vuestros trucos para ir cómodos en la bici?

En Ciudadano 0,0 | El placer de ir a mi trabajo en bicicleta
Imagen | Double Feature | tnarik | mermadon 1967 | Wikipedia | Pilar Ponte

Comentarios

compartir en redes

3 thoughts on “Cómo estar cómodo en la bici, mis cinco trucos infalibles”

  1. La fórmula ideal para que la bicicleta resulte lo más cómoda posible es que ésta esté hecha a medida. Es una opción muy cara, pero no hay color. La ropa adecuada también ayuda mucho, determinadas costuras pueden convertirse en un infierno con el paso de los kilómetros.

    1. Yo casi me conformaría con comprármela de mi talla, que entre unas cosas y otras ya he tenido dos que eran un poco pequeñas… Sobre el tema de ropa es muy importante en salidas largas, y también tener unas mallas con una buena badana para que al acabar la ruta en perfectas condiciones

  2. Cambia muchísimo de una bici que se adapta a ti y tiene buenos desarrollos a otra. La primera que tuve hace año y pico era normalita y todo me costaba mucho. Cuando ya me compré otra sabiendo lo que hacía (tampoco cara, un precio normal), mejoró mucho mi comodidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.