Cómo transportar objetos frágiles en la bici y que el paseo no termine en catástrofe

  • Cuerpo
cat-icon-on-post

Para hacer deporte, para desplazarse, para pasar un rato agradable, la bicicleta es un medio que sirve para casi todas las funciones y hemos demostrado que no es necesario renunciar a ella en casi ninguna ocasión, dando consejos sobre cómo montar en bici con lluvia, con mal tiempo, con nuestra mascota y transportando la compra. Lo único que podría causarnos dudas es la posibilidad de utilizarla cuando nuestra carga es delicada y quebradiza.

Por ese motivo, vamos a ver diferentes soluciones, tanto caseras como de accesorios del mercado, al problema de cómo transportar objetos frágiles en la bici. Si te interesa moverte sobre tus dos ruedas, sea cual sea la circunstancia y no quieres renunciar a pedalear, eres de los nuestros, así que apúntate a nuestra newsletter.

Cómo montar en bicicleta evitando baches, caídas, vibración, giros bruscos

Bicycle tourist with loaded bike riding on an empty road

A diferencias de otros vehículos, las bicis que solemos usar en las ciudades, al carecer de amortiguación, sufren mucho más el impacto de los baches, así que cualquier carga frágil podría romperse con un meneo, especialmente si son varios objetos quebradizos, como unos cuantos vasos o botellas, que se resquebrajarían al chocar entre sí. La primera medida de precaución que podemos tomar es tratar de evitar esos baches, así como las caídas y la vibración.

Para conseguir minimizar estos efectos, tendremos que disminuir nuestra velocidad con el fin de estar muy atentos a cualquier irregularidad del terreno, para poder sortearla a tiempo y sin dar un giro brusco en su lugar. Para evitar vibraciones, lo mejor será elegir la ruta de antemano, renunciando a las calzadas empedradas o las pistas de tierra: por una ocasión, escogeremos solo las calles bien asfaltadas, aunque el recorrido resulte más largo.

paquetes delicados en bici

Sujetar el manillar con fuerza y mantenernos en una línea lo más recta posible, ayudará. Si hay que subir poyetes o pasar altillos, renunciaremos a saltar y lo haremos en pie con la bici en volandas. En general, haremos lo posible por no caer al suelo con bicicleta y todo, pero en las ocasiones en las que transportamos objetos frágiles, nuestro cuidado será aún mayor.

Cómo colocar objetos frágiles en una bicicleta

Pero por muchas precauciones que tomemos, será muy difícil evitar que la bici pase por baches o comience a vibrar, por lo que lo más importante será colocar la carga frágil de manera segura y protegida. Si, como decíamos más arriba, portamos vasos o cosas de vidrio o cerámica, lo ideal es envolverlas individualmente con papel o plástico de burbujas para que no choquen entre ellas.

Crear una “camita” acolchada para situar sobre ellas nuestra carga frágil prevendrá muchas fracturas, incluso cuando únicamente se trata de un objeto. Si hacemos la compra habitualmente con la bici y en nuestra lista se incluyen huevos frescos, la precaución será similar a la que pongamos con el carrito: situarlos arriba del todo y con el cartón bien cerrado.

the thailand traditional beige tiffin carrier in bicycle basket

Pero además de un quiebro por choque con otros objetos, es fácil que lo que transportemos se nos caiga al suelo, dado el poco espacio habilitado para transporte en las bicicletas, así que será bueno ver cómo sujetar a la bicicleta la carga que llevamos y evitar por todos los medios que se desplace.

Cómo transportar objetos en una bicicleta

Para transportar algo en la bici, contamos con diferentes lugares en los que podemos colocar soportes. En la parte delantera, sobre la primera rueda y más allá del manillar, llevaremos una cesta o una superficie con correas de sujeción. La mejor parte de llevar la carga delante es que nos sentiremos muy tranquilos porque la veremos constantemente y sabremos que no se nos está cayendo, pero con toda seguridad irá dando tumbos con todos los baches.

Sobre la rueda trasera se puede llevar un portaequipajes al que se le puede colocar una caja, otra cesta, un maletín fabricado a propósito o unas alforjas que caigan a los lados. Será interesante que estos depósitos vayan cerrados para que la mercancía no salga despedida o, si no, tendremos que usar correas o pulpos, como los que se ponen en las bacas de los coches, así como mallas que recojan por completo la carga, sin dejar que se escape por un lado.

Silhouette of cyclist relaxing on the beautiful sunset

Lo más seguro para evitar las vibraciones es llevar la carga sobre nosotros mismos y para ello lo más cómodo es una mochila a nuestra espalda. Nuestro propio cuerpo canalizará la mayor parte de las vibraciones y se transmitirán mucho menos al objeto. Por lo tanto, para quienes llevan el ordenador portátil al trabajo todas las mañanas en bici, se recomienda transportarlo en una mochila de las que ya vienen preparadas al efecto con sus propias almohadillas.

Existen algunos portaequipajes acolchados, pero probablemente no resulten económicos, así que solo interesará adquirirlos cuando ese transporte de objetos frágiles sea muy habitual. Para algo ocasional, echando mano de gomaespuma, plástico de burbujas y papel de embalaje, podemos conseguir una protección suficiente.

Transportar en bici objetos delicados, aunque no sean frágiles

Los objetos que queremos transportar sobre nuestra bicicleta con sumo cuidado no tienen por qué ser quebradizos para darnos quebraderos de cabeza. Tal vez se trata de prendas de ropa que no se pueden manchar o mojar bajo ningún concepto y que, si las llevamos atrás en el portaequipajes, cogerán todo el barro despedido por la rueda. En estos casos, será imprescindible envolverlos sin dejar rendijas y tratar de colocarlos de manera que no se arruguen, sin apretar las gomas de sujeción.

Amsterdam,Holland- October 30th, 2011:Panning image of a young woman with umbrella riding her bicycle in a street in Amsterdam. Amsterdam is one of the most bicycle-friendly large cities in the world and is a centre of bicycle culture with good facilities for cyclists such as bike paths and bike racks, and several guarded bike storage garages.

Encontraríamos los grandes planos de arquitectura, los pósters, las láminas enmarcadas… entre otro tipo de objetos que, sin ser rompibles, queremos evitar doblar o arrugar. Los largos tubos de plástico que se suelen usar para protegerlos en la bici pueden resultar incómodos si los llevamos a la espalda, pues estorbarán nuestra posibilidad de sentarnos y levantarnos. En lugar de eso, podemos tratar de sujetarlos sobre el cuadro, a lo largo de la bicicleta, pero tendremos que asegurarnos de que nos van a desplazar.

Como conclusión, lo que queda claro es que cuando se trata de una bicicleta, las precauciones a la hora de transportar algo frágil han de ser mayores que cuando se trata de otro vehículo o de un desplazamiento a pie. Pero ni mucho menos significa que resulte imposible llevar objetos delicados en bici. Con paciencia y cuidado, seguro que llegan a su destino de una pieza.

Fotografías | iStock

Comentarios

compartir en redes

4 thoughts on “Cómo transportar objetos frágiles en la bici y que el paseo no termine en catástrofe”

  1. Yo lo más frágil que llevo en la bici es el portátil y va protegido por la mochila acolchada. Cuando tengo que transportar algo frágil intento que me coja también en esta misma mochila para protegerlo.

        1. Exacto. En el transportín, además de caerse, las cosas pueden romperse simplemente por un bache (un ordenador, no. Pero sí huevos, cosas de cristal o cerámica…). Por eso es mejor llevar los objetos frágiles en la cesta y protegerlos como sale en la foto. Además, en la cesta, vas viendo qué tal van (eso para quien tenga cesta, porque yo no tengo). Si no, en la mochila, a la espalda, también bien protegidos. En las alforjas, a lo mejor también se pueden alcolchar bastante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.