boniatos guarnición

Cómo reparar una avería imprevista en la bicicleta

  • Cuerpo
cat-icon-on-post

Vamos pedaleando y de repente nuestra bici sufre una avería imprevista, ¿qué hacemos? Yo siempre llevo un kit de reparación rápido para la bici: llaves, destornilladores y desmontables para las ruedas, todo lo básico para poder hacer una reparación in situ. Pero esto es más habitual en las salidas de ocio por carretera o montaña que en la bicicleta urbana. ¿Qué hacemos entonces?

Lo primero que debemos determinar es la gravedad de la avería. Si es un pinchazo, lo ideal es utilizar parches o cambiar la cámara, pero en las bicicletas de ciudad muchas veces no llevamos las herramientas o no tenemos repuestos. Las ruedas tampoco suelen tener cierres rápidos, por lo que desmontarlas suele ser más engorroso. Lo ideal en estos casos es localizar alguna tienda de bicicletas cercana o una gran superficie donde comprar una pequeña ampolla de aire comprimido con líquido autoreparador, que impide que salga el aire sellando todos los poros y, a la vez, no tenemos que desmontar la rueda.

Arreglar un pinchazo es muy fácil si sabes cómo y tienes las herramientas adecuadas


Como habéis podido ver en el vídeo el pinchazo, que es la avería más habitual, se puede arreglar de forma rápida con la ayuda de unos desmontables y una cámara de repuesto. También podemos llevar parches, que nos ayudarán a dejar la cámara retirada lista para el próximo percance, sobre todo si vamos por el campo, ya que los pinchazos pueden ser más frecuentes.

Pero la lista de problemas o averías que pueden surgir en la bici son muy variados, desde problemas con los frenos a la cadena que se avería y necesitamos quitarle un eslabón o un radio que se ha roto. En este último caso, podemos seguir nuestro camino, pero un radio roto añade tensión al resto, por lo que si no se repara rápido se romperán más radios y al final la rueda acaba descentrándose y rozando con los frenos.

En este caso, lo mejor es llevar un buen kit de herramientas para no quedarte tirado. El objetivo no tiene que ser dejar la bici perfecta, sino acabar la ruta y poder volver al punto de partida, ya sea en casa o el coche donde hemos transportado la bici. Luego ya tendremos tiempo de reparar la avería de forma definitiva y no tener problemas.

Por ejemplo, si se nos parte un cable de freno y no tenemos uno de repuesto, será complicado solucionar el problema;  sin embargo nos permitirá llegar al punto de partida con más cuidado o desmontando el freno para que no roce la rueda y poder pedalear hasta nuestro destino final. Tiendas de bicicletas, hoy en día, son fáciles de encontrar y este es un repuesto que todas tienen, lo malo es que estemos en fin de semana o fuera de horas. Aquí la solidaridad entre ciclistas nos puede sacar del apuro y, si nos encontramos con otros, raro será que alguno no lleve el repuesto.

poniendo-parche rueda bicicleta

La cinta americana, las bridas o el lubricante son elementos básicos que junto con una herramienta universal muchas veces obran milagros. Las averías más frecuentes de la bici son sencillas de reparar, lo importante es tener un repuesto. Si vamos a hacer una ruta cicloturista o vamos a estar varios días fuera, nos interesa tomar nota para llevar todo lo que necesitemos a mano.

Aquí, además de las herramientas, tenemos que tener soltura con la mecánica básica. Centrar una rueda, sincronizar un cambio de bici o reemplazar un eslabón roto de la cadena son algunas de las cosas que tendremos que solucionar nosotros mismos. Por supuesto los ajustes en frenos o amortiguación de la bici también son básicos. Un bomba de hinchado es un elemento fundamental que tenemos que llevar con nosotros.

¿Qué pasa con las averías más graves?

averia-bici-grave

Si la avería es muy grave, al menos intento hacer una reparación provisional, para luego, en casa, arreglarla del todo. Pero a veces ni siquiera esto es posible. En mis años en bici he sufrido dos averías graves que no tenían reparación. En un caso fue una biela de la bici la que se salió y, al quedar la tuerca redonda, no podía hacer fuerza con el pedal y sólo podía pedalear con una pierna. Con un poco de paciencia y aprovechando la cuesta abajo logré llegar a casa, un poco más tarde de lo habitual y con una pierna un poco cargada pero sin problemas. La otra avería grave supuso la rotura de la ruleta de los piñones, donde se salieron los rodamientos y ya no tenía arreglo. Aquí si no tienes otra rueda no tiene solución y tienes que armarte de paciencia para llegar a tu destino o tirar de teléfono móvil para que vengan a buscarte.

En una salida por la ciudad siempre llevaremos un candado de bici a mano, por lo que podemos dejar la bici aparcada de forma segura y volver más tarde con los repuestos. Si salimos de ruta y vamos con más ciclistas lo ideal es repartirse entre todos las herramientas y repuestos a llevar y si vamos de ruta cicloturista por zonas o áreas poco pobladas sólo contaremos con nuestros propios medios, por lo que en estos casos más nos vale ir bien preparados, tanto en conocimientos para solucionar la avería como en repuestos y herramientas.

En Ciudadano 0,0 | Aplicaciones para ciclistas urbanos que te mejoran la vida

[Total:0    Promedio:0/5]

Comentarios

compartir en redes

3 thoughts on “Cómo reparar una avería imprevista en la bicicleta”

  1. Yo en ciudad no llevo nada, lo mejor dinero para un taxi si estoy muy lejos de mi casa y ahora hay algunos grandes que no tienen problema para llevar la bici como último recurso si nadie puede venir a recogerme. Cuando voy en carretera siempre llevo un kit básico de herramientas como el que comentas, una cámara de repuesto, etc. Recuerdo una vez que se me jorobó el cassette de piñones y tuve que llegar a casa con la inercia de la cuesta abajo que tenía la carretera… ¡menos mal que estaba bajando!

  2. Llevo algunas herramientas conmigo, pero no para reparar una avería (porque no sabría), sino para ajustar algo que se salga de su sitio o esté funcionando regular. Si me ocurriese algo estando muy lejos de casa, ya he fichado una idea que me pareció muy buena cuando la leí: las ambulancias para bicis. Ellos te recogen la bici y la llevan a un taller. La única vez que tuve un choque lo bastante grave como para no poder seguir montada en la bici, tenía un taller cerca (por casualidad) y la empujé hasta allí. Pero si me llega a pillar algo más lejos, el recurso de la ambulancia no me parece malo.

  3. Lo ideal son los Fixit, claro deberían estar montados en la ciudad pero te sacan de un apuro, puedes colgar tu bici y hacer reparaciones básicas y si no sabes como repararla tienen una opción con un codigo qr que lo lees con el telefono y te muestra un video de como hacer la reparación, las herramientas estan sujetas con un cable de acero para que no se las lleven.. se puede ver aqui http://www.ecourban.bike/index.php/fixit

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.