Hidratación en bici, comparte tus secretos

  • Cuerpo
cat-icon-on-post

Una de las recomendaciones más importantes para evitar el golpe de calor sobre la bicicleta cuando las temperaturas son tan altas como las estivales es hidratarse bien. Eso lo tenemos claro, pero a veces no es fácil encontrar el lugar de sujetar el bidón en la bicicleta.

Veremos formas de transportar la bebida en los diferentes modelos de bicicletas: en uno o dos bidones atornillados al cuadro, en una mochila de hidratación, unas latas en las alforjas, un botellín de plástico medio congelada en el bolso, una botella blanda en el maillot… Si te interesa este tema o cualquier otro relacionado con el ciclismo, ya sea urbano o deportivo, suscríbete a nuestra Newsletter.

Cuándo beber mientras hacemos ciclismo

Cuando vamos en bici, se recomienda beber antes, durante y después de pedalear, debido a el cuerpo va perdiendo líquidos, especialmente en épocas de mucho calor, y por eso habrá que beber cada 10-15 minutos, además de echarnos agua sobre el cuerpo o por encima de la cabeza.

El antes y el después están claros y no hay ningún problema para echar unos tragos en esas ocasiones, lo complicado es beber mientras pedaleamos, dado que en mucha ocasiones no es fácil encontrar en la bici un lugar donde llevar el agua o los líquidos que queremos beber. Más abajo veremos las diferentes opciones para llevar agua cuando nuestra bici no tiene un espacio específico.

agua fresca bici

Qué beber cuando vamos en bicicleta

El agua es más que suficiente para la hidratación encima de la bici, pero en alguna ocasión lo que llevemos con nosotros no será suficiente, así que nos resultará necesario comprarnos alguna bebida por el camino. En un caso así, las isotónicas nos vendrán bien para recuperar los minerales perdidos.

Además de saber dónde llevar el agua, otra de las dificultades que nos encontraremos para hidratarnos sobre la bici en verano es la de conservar fresco el líquido. Lo normal es que los bidones que llevamos sujetos al cuadro estén expuestos al solo o cerca de nuestro cuerpo, que desprende calor. Por eso puede ser interesante meter en el congelador la botella la noche anterior con la mitad del agua que vayamos a llevar y luego rellenar el resto.

Cuando el agua que cabe en los bidones no es suficiente, nos veremos obligados a rellenar. Y aquí surge una nueva complicación, dado que no siempre encontraremos fuentes en nuestro camino. Lo mejor es tener planificada la ruta de modo que sepamos que aproximadamente en el momento en el que se nos gastará –a medio camino, por ejemplo— haya un lugar donde rellenarla.

Cómo transportar bebida en la bicicleta

Habitualmente, las bicis de tamaño normal o grande, tienen suficiente longitud de cuadro que es muy sencillo colocar el soporte para el bidón de agua. Algunas ya llevan practicados dos agujeros para el efecto y con varios modelos se podrán llevar hasta dos botellas, cosa muy útil para recorridos largos o personas que necesiten hidratarse con mucha frecuencia.

que? beber en bici

El problema llega cuando la bici tiene un cuadro muy corto o con una forma triangular tan cerrada que no queda espacio para el bidón. Ocurre así con algunos modelos de bicicletas plegables, en los que no existe lugar físico para situar la botella. Los fabricantes en ocasiones indican un lugar que no es propicio porque está demasiado cerca de la rueda y la abertura se llena de barro y otra suciedad, además de que queda tan abajo que es casi imposible extraerla en movimiento.

Tanto si es este tu caso o si simplemente te cuesta soltar una mano mientras pedalear para sacar la botella y beber, es probable que te hayas planteado otras maneras de llevar las bebidas en la bici.

Mochilas de hidratación

Las mochilas de hidratación son un buen invento para personas que no son tan hábiles a la hora de extraer el bidón del soporte y no quieren detenerse a beber o aquellas que tienen una bici sin espacio para la botella.

Se trata de una pequeña mochila que cuenta con una abertura en la parte superior. Dentro de la mochila va un depósito de agua de plástico del que sale un tubo que atraviesa ese agujero y llega hasta la zona de la boca. Beber con una de ellas es mucho más fácil y presenta la ventaja de que, si el agua está fresquita, nos aliviará el calor de la espalda. Pero puede ser algo incómodo cargar con toda una mochila solo para el agua.

bido?n agua bicicleta

Transportar la bebida para la bici en el bolso, las alforjas o la cesta

Si nuestra bicicleta cuenta con una cesta, llevar el agua no será problema, salvo por los pequeños botes que pueda pegar cuando pasamos por algún bache. Pero la facilidad de acceder a la bebida y de volver a dejarla será total. Otra forma de aprovechar el cestillo es retirarle el depósito a una mochila de hidratación de las que hemos descrito más arriba y colocarlos sobre la cesta para beber por el tubito de plástico: comodísimo.

En las alforjas, sin embargo, la cosa se pone complicada, por lo que refrescarse significará obligatoriamente efectuar una parada. Lo que se puede hacer en estos casos –si no hay ningún otro sitio donde llevar el agua— es aprovechar semáforos y cruces para beber. Para lo que sí nos servirán es para llevar unas latas que disfrutaremos al llegar al destino.

Algunas personas montan en bici con una gran bolsa de bandolera cruzada y colocada a la espalda. Dentro, además de todo lo que necesitemos para el día a día, podemos llevarnos una botellita de agua de la que echar mano cuando nos detengamos o cuando nos llegue la sed.

Cyclist resting and drinking isotonic drink. Backlight, sunny summer day.

Lleva la bebida en la propia ropa

Algunas prendas para ciclismo incluyen unos bolsillos traseros bastante capaces y ahí se pueden llevar pequeñas botellitas de agua, aunque puede resultar algo incómodo tenerlas pegadas a la piel, además de que se calentarán antes con el contacto con el cuerpo. Para estos casos, será recomendable optar por los envases para agua de plástico no rígido, que tomarán la forma del líquido y dejarán de molestarnos cuando estén vacíos.

Síntomas de deshidratación

Llevemos donde llevemos el agua o cualquier otra bebida, lo importante es que evitemos la deshidratación, dado que es una consecuencia muy probable si salimos en bici en verano. A pesar de beber constantemente, podemos sufrir un golpe de calor, así que será importante estar pendientes de los síntomas para detectarlo y parar a tiempo. Si notamos ligeros vahídos, excesiva temperatura y rojez en el rostro o visión borrosa, probablemente signifique que estemos cerca de sufrir una pájara. Antes de que nos ocurra, mejor buscar una sombra y descansar.

Imágenes | iStock Photos

Comentarios

compartir en redes

12 thoughts on “Hidratación en bici, comparte tus secretos”

  1. Yo siempre llevo un bidón congelado más de la mitad de su capacidad, luego relleno el resto con agua. Con el traqueteo de la bici me suele durar unas dos horas fresca. A partir de aquí, parar y renovar el agua es básico.

      1. Si voy en ruta, las gasolineras son mis mejores amigas. En Mallorca, las fuentes de agua potable no abundan, pero si hay mucha cultura de agua embotellada, que es fácil de encontrar hasta con máquinas dispensadoras abiertas 24h.

  2. Yo en salidas muy largas lo que hago es congelar un bidón entero, así me dura mucho tiempo frío y lo aprovecho para pasármelo por piernas y brazos si el sol aprieta. El otro lo congelo a la mitad, tal y como dice Carlos. No hay nada peor que beber agua caliente cuando vas en bici…

    1. Jo, para mí el problema es que llevar un bidón me resulta difícil porque mi tipo de bici está diseñada de tal forma que ningún tubo del cuadro es lo bastante largo como para albergar un bidón. Tiene abajo del todo un par de agujeros donde yo siempre llevaba atornillado el bombín. Como ni lo usaba y un día se me rompió el soporte y tiré el bombín de rabia, podría poner ahí el bidón. Pero está muy debajo, en una zona a la que le llega todo el barro. Me da un poco de asquito poner ahí el bidón, del que luego tengo que beber. No digamos ya llevar dos bidones, eso es imposible.

      Lo que he hecho este verano es comprarme una pequeñita mochila de hidratación. El truco de congelar también lo hago. Congelo una parte del agua que cabe, teniendo cuidado de que el hielo no obstruya la entrada y la salida. Y, por la mañana, relleno el resto con agua del grifo. Así, siempre la tengo fría. Lo malo de estas mochilas es tener que absorber con mucha fuerza para que el agua llegue (y que sabe un poco a plástico, aunque eso me da igual).

        1. No sé a qué enganches te refieres (¿sabes alguna marca o nombre para que los busque en Google? Muchas gracias). Si es en la tija, tampoco hay altura suficiente. Parece que solo puede ir ahí. De hecho, pregunté en el FB de la marca de la bici y el único sitio que me dijeron es ese y no me gustó demasiado.

          1. Sería más o menos de este tipo, donde la botella queda debajo del sillín. Requiere un poco de práctica para volver a dejar el bidón, pero te acostumbras rápido

          2. Sería cuestión de probarlo, aunque lo veo un pelín incómodo. Más que por meter y sacar el bidón, por llevar ahí eso, tan cerca.

  3. Al planificar la ruta tengo en cuenta los lugares en los cuales puedo aprovisionarme de agua. Suelo llevar una botella a medio llenar, para evitar mucho peso y voy tirando de ella. Posteriormente la voy rellenando a la par que hago un pequeño descanso. Si la ruta es urbana, en cuenta los bares en los que son “amables” y te rellenan la botella, y si la ruta es por fuera de la ciudad, busco en el mapa los pueblos por los que paso, y ahí localizo una fuente en la cual poder rellenar la botella.

    1. Qué bien te lo planificas. Por donde yo voy, suele haber alguna fuente también. En otras épocas del año, con ellas me basta y ni llevo hidratación. Pero ahora en verano, el intervalo entre una fuente y otra puede ser demasiado. Además de que en algunas me da no sé qué beber por si las han utilizado los perros. Debería haber fuentes por la calle a la altura de los humanos.

  4. Me gustaría saber si existen pastillas o algún otro tipo de producto que sirvan para hidratar. Que quiten la sed y que al cuerpo le valgan como hidratación. Para ir en la bici no es tan importante porque no pasa nada por llevar peso, pero lo pregunto para excursiones de senderismo o cosas así. Muchas gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *