Bici y agua para evitar el golpe de calor

Golpe de calor en verano, ¿se puede evitar?

Cuando recorremos la ciudad en bici una de las sensaciones más agradables es la suave brisa que nos acaricia y refresca, pero sobre todo en verano esto significa que cuando paramos sufrimos un pequeño golpe de calor, que se traduce en el comienzo de una mayor sudoración al dejar de recibir este aire que nos refrescaba. También se puede producir un efecto más grave consecuencia de la deshidratación y el calor extremo que es conveniente saber identificar.

En el primer caso existen diversos trucos para evitar que en nuestro desplazamientos en bici en verano llegar sudando a nuestro destino. Por lo general si salimos con un poco más de tiempo y en el último tramo antes de llegar nos dejarmos ir, regulando el esfuerzo es fácil evitar ponerte a sudar justo al llegar, incluso aunque ya no tengas el efecto del viento en el rostro al parar de pedalear.

Causas del golpe de calor

El golpe de calor se produce cuando nuestro cuerpo está expuesto al sol de forma prolongada o por hacer ejercicio en ambientes calurosos, de forma que el cuerpo pierde agua y sales esenciales para su buen funcionamiento. Se produce una dificultad para regular la temperatura corporal por los mecanismos habituales como la sudoración. Por eso es fundamental hidratarse siempre que montamos en bici.

Por lo tanto al contrario de lo que podría parecer montar en bici sin camiseta no es tan refrescante como parece. El problema es que en bici la sensación de calor muchas veces no es tan intensa por el efecto de la velocidad, pero las temperaturas en verano pueden llegar a ser muy altas en las horas centrales del día. Por eso no se recomienda hacer actividades al aire libre en estas horas en verano, sobre todo si estamos dentro de una ola de calor intenso.

Prevención del golpe de calor

Montar en bici en verano

Los consejos fundamentales para prevenir un golpe de calor son los siguientes:

  • Evitar la exposición al sol en las horas centrales del día y, en general, evita exposiciones prolongadas o dormirte al sol. Si salimos a pedalear mejor por una zona con bosque que tenga áreas de sombra que por carreteras despejadas donde el sol nos da de pleno.
  • Si notas cansancio o mareo para a descansar a un lugar fresco o ventilado. Es fundamental recuperar tu temperatura corporal normal lo antes posible
  • Cúbrete adecuadamente la piel, la cabeza y los ojos con ropa ligera que transpire bien, casco o gorra cuando este no sea obligatorio y gafas de sol. Esto te ayuda a prevenir tanto los golpes de calor como las quemaduras.
  • Consume abundantemente agua, líquidos o una San Miguel 0,00%, una de las mejores formas para ayudarte a hidratarte y recuperarte del esfuerzo. Evita las comidas pesadas de difícil digestión que hacen aumentar la temperatura interna.

Síntomas del golpe de calor

bici-golpe-calor

Los principales síntomas que nos permiten detectar un golpe de calor son una sensación de sed intensa y sequedad en boca,aumento de la temperatura corporal por encima de 39º, algo que si tenemos pulsómetros o relojes inteligentes podemos controlar. También es un síntoma una sudoración excesiva, la sensación de calor sofocante piel seca o agotamiento, cansancio o debilidad.

Lo que se conoce popularmente como una “pajara” cuando montamos en bici no deja de ser un síntoma de un posible golpe de calor en verano, aunque también tiene que ver con una alimentación inadecuada mientras realizamos esfuerzos en bici. Si además de todo esto sufrimos mareos o desmayos, vértigo o calambres musculares y dolor de estómago lo más probable es que estemos ante un golpe de calor por lo que debemos parar de montar en bici inmediatamente.

Primeros auxilios en caso de golpe de calor

peloton-ciclista

Si sufrimos un golpe de calor debemos tratarlo inmediatamente. Lo ideal es llamar inmediatamente a un médico o a una ambulancia. Mientras se espera, tenemos que enfriar el cuerpo, estar en una zona oscura o de sombra, si es posible poner paños de agua fría sobre el cuerpo o darse un baño o ducha fría. Si estamos en una zona próxima al mar o que tiene un río o un arroyo puede ser perfecto para lograr reposar. Si estamos en carretera una área de servicio puede ser nuestra salvación, más todavía si hay aire acondicionado.

Qué hacer y tratamiento

Si el golpe de calor no es severo nos recuperaremos de forma natural al bajar nuestra temperatura corporal e hidratándonos adecuadamente. En casos excepcionalmente graves puede requerir hospitalización para controlar las constantes vitales, por eso es fundamental pedir ayuda médica si notamos los síntomas antes mencionados. En todo caso antes de llegar a estos extremos es mejor prevenir que será la forma más saludable de seguir montando en bici y disfrutando de lo que nos gusta sin ningún riesgo para nuestra salud.

Imágenes | Thirteen Of Clubs | Martin from Tyrol | Pexels

,

Newsletter No te pierdas ninguna novedad

    Echa un vistazo
    • Merisjb

      Es fundamental la hidratación, ir bien hidratado ayuda a no sufrir golpes de calor. Siempre tengo las botellas de la bici en la nevera y no salimos sin ellas.

    • Antonio Hernández Arnal

      Lo que yo suelo hacer es intentar tener planificada la ruta, de esta forma se en que partes del recorrido tengo que realizar más esfuerzo y en cuales menos.

      También procuro ir bien hidratado y llevar en la mochila la botella de agua y alguna lata de bebida. A mi las que mejor me van son las de té con limón y azúcar. Una vez estoy llegando al final de la ruta voy reduciendo el esfuerzo de pedaleada de esta forma al llegar al final y parar, no suelo sudar. Si la ruta es lo suficientemente dura, planifico los descansos.

      • Juan Lara

        Bien apuntado: los descansos son muy importantes y hay que planificarlos para no fatigarnos en exceso, algo que favorecerá el golpe de calor.

      • Beatriz

        ¿No sueles sudar? Yo sudo aunque salga en invierno, cuando hace bajo cero y llueve a cántaros.

        • Antonio Hernández Arnal

          Hola Beatriz buenos días!!! Es algo que intento tener bastante controlado porque de esta forma también me hago a la idea de si he planificado bien la ruta y los descansos. Por el esfuerzo de la pedaleada lógicamente sí sudo, pero a lo que intentaba referirme es a que no me pega una sudada de mil demonios cuando paro por completo. Sea en invierno o en verano también procuro ir con ropa que me ayude con la transpiración. Tampoco es que yo sea un ciclista experto, más bien soy aficionadillo, sí procuro fijarme en lo que hacen los que tienen más experiencia que yo y suelo ser bastante preguntón con ellos, para aprender trucos. También suelo llevar tanto en verano como en invierno una camiseta limpia en la mochila y después de parar del todo y descansar cambiarme.

          • Antonio Hernández Arnal

            Por otro lado para aquellos que vivís en zonas costeras (yo vivo en Mallorca), otra cosa que hago (cuando salgo solamente a hacer ciclismo) es, al planificar la ruta, si voy a ir por el paseo marítimo o por las playas, busco los lugares donde hay duchas públicas y lógicamente en verano, si veo que el esfuerzo esta siendo considerable, en los descansos suelo utilizar las duchas de las playas para rebajar la temperatura corporal. También lo hago si la temperatura del día esta siendo elevada.

            • Beatriz

              Me parece muy buena idea lo de la ducha pública. Pero claro, te decía que yo sudo siempre porque para mí la bici no es un transporte, sino que me doy una vuelta porque lo disfruto. Así, como no tengo problemas con sudar (porque al llevar a casa me doy una ducha), sé que puedo ir a tope. Si la usase para ir al trabajo (no la uso porque curro desde casa), entonces me lo tomaría con más calma y procuraría no sudar, como dices tú.

    • Juan Lara

      Yo cuando salgo a hacer rutas largas procuro, además de beber agua, refrescarme echándome agua por brazos, piernas y cuello. De esta forma ayudamos a bajar un poco la temperatura corporal y no necesitamos generar tanto sudor para paliar el calor. Hacer esto cada 30 minutos es una ayuda bastante notable para ayudar a la termorregulación.

      • Beatriz

        En alguna web leí que habían inventado un vaporizador muy sofisticado
        para llevar en el manillar y accionar con una perita. Pero sin llegar a
        tanto, podemos llevar un botecito de plástico de agua (como los que
        tenían antiguamente en las peluquerías) y echarnos agua sobre la cara y
        cuerpo cuando nos paremos en un semáforo o cuando más calor estemos
        pasando.

    • Beatriz

      Lo fundamental es no hacer esfuerzos excesivos. Si hay que ir más despacio o hacer menos kilómetros, pues lo asumimos y ya está. El forzarse, mejor dejarlo para otra época del año.

      Para mí también es importantísimo, en estas épocas de tanto calor, elegir la hora a la que salgo. Me levanto antes incluso, con tal de salir cuando aún no pega tanto el sol. Si no me ha dado tiempo a salir temprano, ya lo dejo para la tarde/noche, no antes de las 20’00.

      • Antonio Hernández Arnal

        Esto que dice Beatriz creo que es importantísimo, sobretodo para aquellos que como yo no somos profesionales y la bici es un hobby. No ir por encima de tus posibilidades y ser consciente del esfuerzo que haces, y buscar horas de poco calor.

    • cat pj

      En mi caso utilizo la bici para desplazarme al trabajo. La ida es genial, tempranito, cuesta abajo y en 10 minutos estoy en la oficina así que apenas paso calor. La vuelta es un calvario, a pleno sol y con un calor de muerte y, además, cuesta arriba. Cuando llego a casa, la ducha evita el golpe de calor…

      • Carlos Roberto

        A mi me ayuda mucho que al llegar al trabajo la oficina tiene aire acondicionado y eso, cuando vienes con algo de sofoco de la calle ayuda. Al volver a casa, la ducha para quedarse fresquito como comentas es la mejor opción.

    • Beatriz

      No hay que confundir “golpe de calor” con que simplemente estemos pasando mucho calor. El golpe de calor es una cosa grave por la que podemos acabar incluso en el hospital. Consiste en que el cuerpo aumenta exageradamente de temperatura corporal, empezamos a encontrar difícil respirar, nos ponemos rojos… podemos incluso llegar a maerarnos.

      Lo que estamos diciendo aquí es cómo evitarlo. Pero si ya ha ocurrido, lo que hay que hacer es tratar de bajarle la temperatura a esa persona, llevándola a la sombra o a una zona frescan, quitándole lo que podamos de ropa, darle líquidos para que beba y echarle agua por encima (no demasiado fría para que no sufra un cambio brusco).

    • En mi caso, evitar las horas centrales del día y una buena ducha al llegar a casa me han salvado de algún jamacuco…