Cómo preparar el brunch ideal

  • Gastronomía
cat-icon-on-post

Seguro que en más de una ocasión has oído nombrar la palabra brunch, más o menos viene a significar tentempié a media mañana y procede de la unión de las palabras anglosajonas breakfast, desayuno, y lunch, comida. Y es que básicamente en eso consiste, fusionar el desayuno con el almuerzo para pinchar algo a media mañana después de habernos levantado más tarde de lo habitual, y así poder disfrutar con los amigos de esta moda gastronómica.

El brunch es una tradición anglosajona, y más concretamente estadounidense. Tendría dos versiones contrapuestas de su origen pues una se atribuye a los campesinos en el siglo XIX que hacían una parada a media mañana en su trabajo para pinchar algo, y otra mucho más “chic” que habla de un origen más aristocrático, una mezcla de desayuno y comida que realizaba la alta sociedad neoyorquina cuando volvían de cazar el domingo.

Sea como sea, lo cierto es que se está imponiendo en nuestro país con fuerza y si por lo general se celebra en bares y hoteles, hoy vamos a daros unos consejos para poder quedar como reyes si lo preparáis en vuestra casa ¿queréis conocerlos?

¿A qué hora celebro un brunch?

Como os comentaba anteriormente por lo general el brunch se celebra los fines de semana y más concretamente los domingos y festivos por la mañana, de once a dos de la tarde, después de no haber madrugado ya que suele ser la mañana posterior a una salida nocturna.

Existe otra modalidad de brunch “entre semana”, sería aquel organizado por cuestiones de trabajo, y se lleva a cabo cuando se hace un parón en una jornada laboral, reunión, o congreso para tomarse un descanso. Antes se llevaba lo de beber solo un café, en el famoso coffee-break, ahora tomamos algo más y disfrutamos de este desayuno-comida para seguir con fuerza hasta que la reunión acabe.

¿Cómo pongo la mesa para un brunch con los amigos?

El brunch puede tomarse sentado de forma más formal o de pie. Por lo general se suele hacer de esta última manera ya que se disponen los alimentos en la mesa en forma de buffet donde cada uno de los invitados irá picoteando a sus anchas entre aquello que más le apetezca, por lo que se transforma en una comida informal, sencilla y divertida.

Para preparar la mesa utiliza varias vajillas de tonos neutros con alguna de colores alegres, mezclando algo formal con algo más informal, pero eso sí, abundante y con todo tipo de platos, cubertería y vasos para las distintas preparaciones y bebidas, incluso se puedes utilizar menaje de distintas colecciones, adaptando cada fuente o plato al tipo de alimento que presentes.

Si quieres cuidar al máximo los detalles llena tu mesa de accesorios como tarritos para mermeladas y patés, bandejas, cestitas para los distintos tipos de panes y contenedores de madera con cierto aire vintage para las botellas.

Coloca los alimentos en menaje a distintas alturas para que todo el mundo pueda acceder cómodamente a la comida y viste bien tu mesa con un bonito mantel, nada de manteles desechables, sino que debes de buscar uno de lino o algodón mejor en tonos neutros como el blanco o beige.

¿Qué tipo de preparaciones sirvo en un brunch?

Aunque según los neoyorkinos el brunch perfecto debe de contener siempre huevos Benedict, una preparación de huevo, tostada y una especie de salsa holandesa, lo cierto es que el brunch admite multitud de platos dulces y salados así como bebidas tanto calientes como frías.

Sin embargo, hay una serie de ingredientes que no pueden faltar en nuestro brunch:

    • Alimentos ricos en proteínas como el jamón serrano, el jamón cocido, huevos, pescados en tartar o ahumados, carnes tipo de pollo mejor en forma de fiambre, ternera en por ejemplo un carpaccio, pero también patés y embutidos.
    • Alimentos ricos en hidratos de carbono como panecillos de distintas variedades, muesli, algún bizcocho casero, tortitas americanas que sirvan como base de distintos rellenos, tartaletas variadas, así como bollería artesana, cruasanes, suizos o napolitanas por citar alguna.
    • Dentro de los vegetales nombrar las ensaladas variadas y de fruta, fruta fresca en trozos o macedonias, también patatas en tortilla, pimientos y crudités de hortalizas como la zanahoria o el apio.

  • Productos lácteos como leche fresca, bebidas de avena, soja y almendras, queso fresco, yogures y también tablas de quesos variadas.
  • Las bebidas también ocupan un puesto importante en nuestro brunch, hay que servir bebidas con cafeína como el té y el café, pero también agua, zumos, batidos, refrescos y si lo desean nuestros invitados cerveza con y sin alcohol, y algún cóctel.

Con esto tenéis una base amplia para prepara en casa y para vuestros amigos un menú para vuestro brunch. Calcula las cantidades de forma generosa, piensa que vas a unir dos comidas en una y nadie se debería quedar con sensación de hambre. Espero que con estos consejos os animéis a preparar un brunch en casa y si ya lo habéis hecho, nos contéis vuestra experiencia.

En Ciudadano 0,0 | Infografía: Cómo evitar desperdiciar la comida
Imágenes | uggboy | Jaybergesen | gloomyl | megleo | Bashertome

compartir en redes
  • Juan Lara

    Se está poniendo muy de moda hacer los famosos brunch. Me ha gustado mucho la idea de ponerlo en plan buffet, con varias preparaciones y que cada uno vaya cogiendo a modo de picoteo. Ahora en verano con la variedad de fruta y preparaciones más frescas es ideal.

    • Esther Clemente

      La verdad es que se puede poner de todo, y todo muy apetecible, y si encima eres de los que te invitan y no de los que lo tienen que preparar, entonces ya es de diez,jaja

  • Carlos Roberto

    A mi me recuerda al almuerzo de los trabajadores que madrugan mucho y a las 11 de la mañana ya necesitan tomar algo contundente, pero en versión sofisticada. En lugar de una rebanada de pan con sobrasada o un pincho de tortilla, unos huevos benedict.

    • Esther Clemente

      Sí lo cierto es que a las once-doce yo tengo un agujero en el estómago que me apuntaba al brunch todos los días…

  • Beatriz

    ¡Qué apetitoso todo! La foto de arranque es preciosa. Y el post, muy completo y útil.

    Siempre quiero hacer brunch y no puedo, ya lo comentaba en un post de Teresa de hace tiempo en el blog. Lo que me pasa a mí es que me levanto temprano aunque no quiera y aunque sea fin de semana o vacaciones. Otra cosa que me pasa es que necesito desayunar nada más levantarme, no puedo dejar pasar horas, como sí pueden muchas otras personas. Así que, cuando llega la hora del brunch, podría comer, pero sería la comida. Eso sí, el tipo de alimentos que se suelen servir en un brunch me apetece siempre muchísimo, así que una idea podría ser tomármelos como almuerzo… o hacer una cosa de la que ahora se habla poco, pero que antes sí se comentaba más: la merienda-cena. Eso sí sería algo que entraría en mis horas de ingesta mejor que el brunch.

    • Esther Clemente

      Jaja qué recuerdos lo de la merienda cena, siempre que me llevaban a tomar un chocolate con churros recuerdo a mi madre decir esto ya te vale de merienda-cena, y claro, me encantaba la propuesta

  • TinaCocina

    Hola Esther! El brunch es el invento más maravilloso del mundo. Levantarte tarde y poder comer toooodo lo que te apetezca, tanto dulce como salado es una maravilla. Yo soy una gran fan de los huevos
    , están riquísimos! Muchas gracias por compartir tus ideas =)

te recomendamos